Vídeo: esto es lo más cerca que vas a estar de conducir un coche de la IndyCar

Señores de la FIA, tomen nota del vídeo.

Imagen de perfil de Javier Prieto

Seguro que después de la aventura americana de Fernando Alonso, te molaría conducir un coche de la Indycar. Ya sabes, dar gas a fondo, acariciar los muros y rodar con un pepino casi a 400 km/h. Bueno, vamos a parar el carro, que nos estamos flipando demasiado.

Sin embargo, la cruda realidad dice si no eres uno de los mejores pilotos de la Vía Láctea jamás conducirás uno de esos bichos. Quizás, y con mucha suerte, podrás hacerte una foto junto a uno de ellos.

Pero, tranqui que hoy vas a saber lo que se siente al conducir un Indycar gracias a un cámara de vídeo integrada en el casco de un corredor. El elegido fue Graham Rahal, quien nos deleitó con una conducción magistral en el GP de Detroit disputado en Belle Isle el pasado finde.

Quizás te preguntes que cuál es el motivo de haber elegido al tal Rahal, puesto que no ha ganado nunca la Indy 500. Probablemente, hayas pensado que tiene enchufe o un patrocinador millonario que ha querido que su protegido aparezca en los medios. Frío, frío.

Después de dominar las sesiones de entrenamientos con autoridad, ganó las dos carreras del sábado y domingo. Y lo consiguió con la mayor velocidad media registrada, 100 millas por hora, en el último cuarto de siglo. Ese es el motivo.

Anda, ponte el casco y los guantes, súbete con nosotros al Dahara-Honda de Rahal y disfrutar con unas vueltas al trazado urbano de 2,3 millas. Abróchate bien fuerte el cinturón de seguridad, que arrancamos. 

Por cierto, viendo las maravillosas imágenes que nos ofrece la cámara, ya va siendo hora de que los nuevos dueños de la F1, los estadounidenses de Liberty Media, tomen nota del invento.

 

Lecturas recomendadas