El nuevo destructor de 3.000 millones de EEUU…¡podría ser un fiasco!

Parece sacado de una película de ciencia ficción, pero podría terminar siendo el protagonista de una película de miedo para las arcas norteamericanas.

Ver galería

El destructor DDG 1000 Zumwalt de la armada de Estados Unidos es uno de esos barcos que intimidan por sí solo. Su aspecto es impresionante y consigue pasar casi desapercibido para los radares gracias a su construcción única, pudiendo pasar por un inofensivo barco de pesca. Su tecnología supone un salto hacia adelante en lo que a la guerra sobre el mar se refiere, pero los costes podrían hacer que este proyecto tan impresionante, no termine de ser todo lo bueno que parece a priori.

No te lo pierdas: Black Swan, el yate que harás olvidar al Bugatti Chiron

¿Por qué? Te preguntarás. Muy sencillo: el gobierno de EEUU proyectó un buque de guerra con un objetivo claro: ser eficaz en el combate mar-tierra, un magnífico destructor para apoyar ataques terrestres, pero siendo un barco multirol, capaz de desempeñar también misiones antiaéreas. El plan original era fabricar 32 buques, pero finalmente el proyecto se ha visto reducido de manera drástica: solamente se van a fabricar tres unidades.

¿Qué supone eso? Los costes de desarrollo de una tecnología tan innovadora son altísimos. Estos costes pueden ser asumibles si se produce una serie suficientemente grande, pero si todo este desarrollo se tiene que repartir entre únicamente tres buques, el gasto de cada uno de ellos es tremendo: cuatro mil millones de dólares, unos 3.300 millones de euros. Pero esto no es todo, ¡qué va!

 

Ver galería

 

Una de las particularidades de este buque es la instalación de los nuevos misiles guiados de Lockheed Martin, una joya de la tecnología capaz de dar en el blanco a más de 120 km de distancia (el doble de los misiles actuales), con una precisión nunca antes vista. Es la joya de la corona de este barco, pero se podría quedar sin utilidad. ¿El motivo? El mismo caso antes comentado: con un desarrollo tan costoso, cada proyectil tiene un precio que asusta: 800.000 dólares. Sí: ¡cada uno!

De esta manera, parece poco asumible un coste tan grande para una herramienta que, aunque útil, podría ser prescindible. La armada ya ha recomendado al congreso que se cancele el proyecto de los LRLAP (Long Range Land-Attack Projectile), pero la decisión todavía está en el aire. Si finalmente este misil no se desarrolla para el Zumwalt, este buque absolutamente impresionante podría quedarse sin uno de sus brazos de ataque más importantes, pasando de ser un barco temible a un impresionante yate de más de 3.000 millones de euros. ¡No te pierdas la galería, hay que reconocer que es imponente!

Tags

  • DDG 1000 Zumwelt
  • Barcos de guerra