Marchionne pone ojitos: ¿es viable una fusión del Grupo FCA con Volkswagen?

El mundo del automóvil está a la espera de grandes fusiones.

Fiat

Sergio Marchionne sigue poniendo ojitos a una posible fusión del Grupo FCA con el Grupo Volkswagen, una unión estratégica que colocaría al grupo resultante como el más grande del planeta, a distancia del resto. Y es que parece evidente que el mundo del automóvil está condenado a crear grandes grupos empresariales que controlen la mayor parte de los modelos que se puedan comprar en el mercado.

Te interesa: prueba del Alfa Romeo Giulia Veloce

Y es que el ahorro que puede suponer para el desarrollo de nuevos modelos es muy importante: compartir plataformas, motores, equipos de diseño, etc. Tras la compra de Opel por parte de PSA, parece claro que la tendencia seguirá siendo la de las adquisiciones o fusiones para crear grupos más fuertes y más rentables: y si hay una empresa que necesita algo así, esa podría ser el Grupo FCA, que incluye a marcas como Fiat, Alfa Romeo, Dodge o Chrysler.

A principios de marzo, Marchionne dejó caer que una fusión entre FCA y Volkswagen podría beneficiar a ambas marcas, aunque poco después rectificó, era tarde. Muller no dudó en dejar abierta la puerta a futuras negociaciones para hablar sobre el tema, pero dejó claro que debía ser Marchionne el que debía dar el primer paso: los grandes son los alemanes y si los italianos quieren unirse a su poder industrial, deberán darles algo de cariño.

 

 

Aprovechando este idilio de amor, Sergio Marchionne afirmó lo siguiente en declaraciones a Autonews: “Estamos pensando las posibilidades de futuro con anticipación: hay 4 o 5 constructores de coches globales y si hay una oportunidad para mejorar nuestros negocios, se hará. No he visto a Muller en seis o siete meses, pero intentaré reunirme con él en cuanto tengamos una oportunidad.”

De esta manera, Marchionne sigue dejándose querer y no sería raro que ambos mandatarios pudiesen hablar sobre el tema. Hablar: más allá lo veo complicado, al menos en el corto plazo. Eso sí, Marchionne tiene razón en una cosa: el acuerdo podría ser bueno para ambas partes. Los coches europeos del Grupo FCA podría mejorar su calidad y posicionarse como una opción más atractiva desde un punto de vista de diseño y deportividad, mientras que Volkswagen podría tener más facilidad para conquistar, de una vez por todas, el mercado americano, su punto flojo. ¿Creéis que es algo viable y posible?

Lecturas recomendadas