Así fabrica Lego su Porsche 911 GT3 RS

¿Cómo se replica un cochazo real en una obra de miles de piececitas? Te lo contamos desde la fábrica de Lego.

Billund tiene el segundo aeropuerto más grande de Dinamarca, sólo superado por el de Copenhague. Sin embargo, y gracias a la presencia del conocido fabricante Lego, la ciudad es mucho más: algo así como el Maranello de los juguetes, un lugar de peregrinaje para los fieles de este mundo que a lo largo de muchos años ha creado con sus piezas todo tipo de figuras imaginables. Entre ellas, cómo no, multitud de máquinas con cuatro ruedas, los famosos coches de Lego (aquí tienes los 10 mejores coches de Lego por menos de 100 euros).

Sin embargo, y pese a que hay varios Ferrari made in Lego, es un Porsche el que nos ha traído a este rincón de Escandinavia. La división Technic ha presentado esta magnífica y funcional réplica del Porsche 911 GT3 RS de Lego, con su cambio de doble embrague, su volante y su motor. Una maravilla que queremos conocer más en profundidad y que, como los coches normales, también ha tenido su particular crash test.

 

Caja Porsche 911 GT3 RS Lego
El lujoso estuche incluye un gran manual de instrucciones.

 

Como muchas grandes compañías, Lego ha pasado por momentos mejores y peores en su historia. Tras un momento especialmente difícil a principios de este siglo, desde 2005 ha crecido un 18% cada año y ha alcanzado unos beneficios de 1.200 millones de euros. Además, la compañía todavía pertenece en su totalidad a la familia del fundador, Ole Kirk Christiansen (curiosamente, el padre de familia de Lego, Kjeld Kirk Christiansen, es todo un petrolhead). Astutos acuerdos de licencia con gigantes del entretenimiento como Star Wars, Harry Potter y Frozen han incrementado considerablemente la cuenta de resultados de Lego. Pero además, la compañía pretende que sus juguetes sirvan para “informar, educar y entretener” a una generación de chicos cuyos cerebros aún no han sido bombardeados por las videoconsolas.

Disponible en 140 mercados, no sólo es uno de los fabricantes de juguetes más grandes del mundo, también de los más queridos. Y no sólo por los niños... El 911 GT3 RS de Lego cuesta 299,99 euros (aquí puedes comprarlo), y en algunos países como el Reino Unido se agotó el primer día que salió a la venta. Y es que el fervor casi religioso que causan muchos productos Lego entre sus fans hace que la empresa danesa se encuentre en una posición de privilegio a la hora de elegir sus partners. “Necesitábamos un socio que trabajara con nosotros para crear algo realmente especial”, señala el director de Diseño de Lego Technic, Andrew Woodman. “Queríamos acceder a la gente que diseñó el coche real y a la fábrica. Afortunadamente, hay un montón de frikis de Lego en Porsche”.

 

Porsche 911 GT3 RS Lego
Cuatro de las 40 etapas del prototipo.

 

Las conversaciones se iniciaron hace tres años, cuando Woodman y otros miembros de Technic visitaron el centro de Weissach de la marca automovilística. Entre los frikis de Lego están el jefe del Porsche GT, Andreas Preuninger, y el vicepresidente de Motorsport, Frank Walliser, que incluso ha contribuido en el libro de instrucciones de esta obra de arte (si te gustan los retos, aquí tienes un vídeo para montar esta joya sin instrucciones). Y es que crear un producto como este GT3 RS no es tan fácil como hacer una casita con cuatro piececitas... En total, la réplica del deportivo está formada por 2.704 elementos -que es como llaman las piezas de Lego-. Teniendo en cuenta que el arsenal completo de la juguetera está formado por 3.600 (sin incluir los diferentes colores existentes -60-), está claro que el equipo de diseño se ha tenido que emplear duro para crear esta bestia sobre ruedas.

No obstante, la verdadera genialidad de todo esto es que sólo se han necesitado siete piezas nuevas para crear el coche, incluidas las llantas, las pinzas del freno, los elementos de la suspensión y los logos. El resto de los elementos del Lego GT3 RS son comunes a otras creaciones de Technic. El diseñador responsable es Uwe Wabra: cuanto más hablo con este excocinero convertido en mecánico, que tiene en su garaje entre otros un Escarabajo, un Fiat 1100 y un Chevy de 1927, más cuenta me doy de que es un genio. Por una sencilla razón: mientras que una persona normal incluso se lía cuando construye su figura de Lego con el libro de instrucciones, Uwe se adentra en un mundo desconocido, inventando sobre la marcha y utilizando piezas ya existentes para crear, en este caso, un modelo a escala y funcional de este Porsche.

“Es lo que nos enorgullece: hacer muchas cosas con la menor cantidad de elementos nuevos posibles. Es el reto del diseño”, afirma Woodman. Uwe hace un esquema de dónde quiere que esté cada elemento. Es una especie de juego de ajedrez gigante en 3D. Tienes que tener un punto de genio para visualizar todo el conjunto, ya que hay que resolver problemas continuamente. Woodman reconoce que puede haber hasta 40 prototipos del 911 GT3 RS; el primero, hecho sin tener acceso alguno a datos o imágenes del coche real. Después se creó un servidor seguro en el que se almacenó la información necesaria para hacer los render del Porsche de Lego. Sólo cuatro de los 11 diseñadores tuvieron acceso a todo el proyecto: la seguridad era una prioridad.

 

Porsche 911 GT3 RS Lego (puesto conducción)

 

Woodman y Wabra tuvieron que viajar continuamente de Billund a Weissach con prototipos que despertaban la curiosidad de los miembros de seguridad del aeropuerto (“los diseñadores de Lego gastan mucho tiempo en las salas de los aeropuertos si viajan con modelos secretos”, explica Woodman). Como ocurre a veces con los coches del mundo real, la fabricación del RS Lego se retrasó: el techo tuvo que hacerse más curvo, las proporciones se afinaron e incluso la marca vetó la tracción trasera del GT3 que Uwe había replicado. Por otro lado, el equipo decidió retirar los ventiladores para no quitar protagonismo al alucinante funcionamiento del motor. “Es una de las cosas importantes que hablamos con nuestros partners: el nivel de abstracción. Los diseñadores de automóviles se fijan en todo detalle, preocupados por cada curva que han creado... Entonces, nosotros les mostramos algo formado con líneas rectas y con agujeritos... Pero es que esto es un Porsche de Lego Technic, no un 911 GT3 RS real”. Un cierto ejercicio de imaginación es necesario para ver con los mismos ojos a una criatura que cuesta menos de un 0,2% que su hermano de chapa...

 

Texto: Jason Barlow / Fotos: Tom Barnes.

 

Lecturas recomendadas