Desvelado: el concept BMW Vision Next 100

La marca bávara cumple un siglo y lo celebra con el concept BMW Vision Next 100, que se lleva todas las miradas en la fiesta…

Ver galería

El concept BMW Vision Next 100 muestra el vehículo que imagina la marca dentro de un siglo. Y no es un SUV (menos mal) ni un hiperdeportivo; ni siquiera un coche volador propulsado por energía nuclear. La estrategia de la compañía se va a centrar en los sedán, pero muy dinámicos, dice Adrian von Hooydonk, su diseñador.

Son tan dinámicos, de hecho, que su forma cambia. Además, este prototipo utiliza como combustible algo que sus responsables no nombran… y es autónomo. Como el i8 Spyder presentado en el CES en enero, tiene dos programas: conduce él… o tú. Y cuando un humano está a los mandos, lo convierte en un ‘súper-conductor’. La realidad virtual te guiará, proyectando en el parabrisas la trazada y velocidad ideales. Asimismo, revelará obstáculos que no aparecen en tu campo de visión (como un ciclista tras un camión, por ejemplo. El vehículo se volverá semitransparente, permitiéndote ver al deportista).

Si incluso así crees que el concept Vision Next 100 es demasiado complicado -o, sencillamente, tienes cosas que hacer-, cambia al modo ‘Cómodo’. El volante se repliega y el asiento gira para que puedas recostarte y seguir con tu vida.

Ahora vamos con el tema de la modificación de formas (Hooydonk lo llama ‘geometría viva’). Los triángulos en el salpicadero -imitan la piel de un armadillo- te avisan, dándose la vuelta para mostrar un reverso en color rojo, de los riesgos que están próximos. Es casi subliminal.

En la carrocería se repite este patrón triangular. Las ruedas están bajo la ‘piel’ de este concept de BMW, por lo que, cuando las delanteras giran, las líneas se estiran para acomodarlas. En la zaga, el perfil se alarga con formas aerodinámicas que sugieren… velocidad.

El frontal del Vision Next 100 muestra, inevitablemente, la parrilla con el ‘doble riñón’, aunque Hooydonk apunta que no es necesario utilizarla como toma de aire (esto es una pista clara de que tras ella no hay un motor de seis cilindros en línea). Su cometido es acoger todos los sensores que este coche autónomo necesita para conducirse por sí mismo.

“Si puedes imaginar el futuro, ya has dado el primer paso”, nos dice el diseñador del concept. Y él ha imaginado algo muy bonito… Pero, ¿futuro? Rebajemos nuestras expectativas.

No te pierdas...

Los mejores concept cars de BMW.

Toyota U2 Concept (‘al cuadrado’, nada de música): la necesitamos.

Nissan Titan Warrior Concept: escapa del apocalipsis zombie.

Opel GT Concept: el futuro de la marca, en Ginebra.

Faraday FFZERO1, el concept car eléctrico de 1.000 CV.

Ferrari Manifesto Concept: el ‘cavallino rampante’ del futuro.

Tags

  • BMW
  • Concept Cars