DriveClub VR: ¡ponte las gafas de realidad virtual y siéntete piloto!

Una nueva dimensión en videojuegos de conducción. ¿Estás preparado?

Ver galería

El DriveClub VR, apto para poder jugar con PS VR, puede cambiar la manera de ver los videojuegos de coches, de manera brutal y sin retorno. No hay mucha duda que los simuladores de coches (o motos) pueden ser los títulos más atractivos para utilizar con gafas de realidad virtual, ya que te permite de una manera más real ponerte en la carne del piloto, poder ver el trazado de una manera más sencilla, así como detalles que hasta ahora prácticamente obviabas, como el uso de los retrovisores. Ponte las gafas de realidad virtual y será lo más parecido a ponerte un casco y pilotar un coche que podrás hacer desde el sofá de tu casa.

Te interesa: los mejores coches y circuitos del Gran Turismo Sport

Ahora bien, ¿es tan bueno como parece a priori? Mis compañeros de Hobbyconsolas se han puesto al volante del DriveClub VR y aquí puedes ver el completo análisis que han realizado. En él parece evidente que, como casi todas las cosas en la vida, tiene cosas buenas y cosas malas. El DriveClub VR no es barato, ya que cuesta 39,99 euros, el doble que la mayoría de juegos, pero su recorrido puede ser mucho mayor. ¿Entre lo bueno? Contenido inédito exclusivo y nuevos elementos reciclados y optimizados para esta nueva tecnología.

 

Ver galería

 

Aburrirte no te aburrirás: DriveClub VR cuenta con 36 eventos, en los que se debe cumplir con una serie de objetivos clave, como por ejemplo realizar un determinado derrapaje o alcanzar una determinada velocidad máxima entre otros. Esos objetivos se traducen en 162 estrellas, menos que las del juego original, pero estos eventos se pueden jugar una y otra vez, modificando ciertos parámetros, por lo que su jugabilidad es muy alta.

Más allá de eso, DriveClub de realidad virtual cuenta con circuitos en seis países: Escocia, Noruega, Canadá, Chile, India y Japón. En cada uno de ellos hay cinco carreteras de montaña, tres trazados urbanos y un circuito clásico, este último novedad en este nuevo título. Teniendo en cuenta que estos circuitos se pueden trazar al revés y que los clásicos cuentan con tres configuraciones, nos salen 114 variantes diferentes: ¡perfecto para no aburrirse en un mismo trazado!

En lo que nos interesa a nosotros: ¡hay 88 coches reales! Recreados con todo lujo de detalles. Se puede encontrar desde un Ferrari LaFerrari hasta un Koenigsegg Agera, pasando también por coches más 'normales'. Tras el análisis del DriveClub VR, parece claro que la jugabilidad arcade se mantiene y mejora gracias a las novedades que ya incorporó más tarde el DriveClub, como por ejemplo el modo simulación que consigue un mayor realismo en el comportamiento de los coches. Pero aquí el protagonismo se lo lleva las sensaciones que provocan las gafas de realidad virtual en un simulador de conducción como este.

 

Ver galería

 

Sin duda, a este género las gafas le van como anillo al dedo. Ahora todo resulta más real, por ejemplo: nada más entrar al coche podemos ajustar la altura del asiento y la cercanía a los pedales, así como inclinarnos hacia delante. También cambia el interfaz clásico, que se incluye dentro del navegador del coche. El objetivo es conseguir una inmersión fiel y real en el interior del coche, como si estuvieses de tramo en una carretera del norte de Canadá. Lo importante es esto: la sensación de pilotar y sentirse dentro del habitáculo es buena y resulta muy interesante el hecho de girar la cabeza para ver el navegador, los retrovisores o, por ejemplo, hacia donde va la curva para poder trazar de una manera más óptima: un simulador de conducción como debe ser.

¡Tan real es que incluso podrás necesitar Biodramina para no marearte entre tanta curva! El juego cuenta con muchos detalles emocionantes que antes no serían tan importantes. Por ejemplo, la manera en que cambia la luz entre el día y la noche y como eso se traduce en el habitáculo: la iluminación del cuadro, el efecto de las luces en el trazado. Todo esto está muy logrado y consigue que realmente te sientas en el interior de un coche. 

DriveClub VR es un título revolucionario ya que da un paso hacia delante a la hora de hacerte sentir un auténtico piloto, aunque no todo es oro lo que reluce: con esta tecnología, los gráficos no son tan brutales como a los que estamos acostumbrados actualmente, especialmente en lo que se refiere a los detalles paisajísticos. Pero en general este nuevo juego de realidad virtual ha convencido a los expertos y no me cabe duda que tu interés por esta nueva tecnología va a crecer muy rápidamente cuando otros grandes juegos opten por ella. ¡Yo probablemente se lo pida a los Reyes Magos!

Tags

  • Videojuegos de Coches
  • DriveClub