¿Es el futuro? Honda ha impreso en 3D una camioneta de reparto

¿Es el mejor vehículo de ciudad que se ha podido inventar en toda la historia? Probablemente, SÍ.

Ver galería

El primer coche impreso en 3D por parte de Honda puede ser el embrión de un futuro para el que pocos estamos preparados: coches impresos en casa. ¿Te imaginas ser el propio carrocero de tu coche? No sería algo tan descabellado teniendo en cuenta la tecnología de las impresoras 3D: si un hospital puede fabricar un corazón artificial, ¿por qué no podrás tu construir un coche en casa? Honda ha mostrado al mundo cómo es un coche producido mediante esta técnica y probablemente sea el vehículo urbano más interesante de todos los tiempos...he dicho probablemente.

Te interesa: Rinspeed Oasis: ¿el coche urbano del futuro?

Y es que me parece muy interesante el concepto. En este caso se trata de un vehículo destinado al reparto de pan, sí, algo un poco raro pero que podría ser extrapolable a cualquier otro tipo de vehículo de reparto urbano. Imagina por un momento que puedes producir un pequeño vehículo con un coste de fabricación muy bajo, capaz de meterse por cualquier recoveco urbano y sin gastar ni contaminar gracias a un pequeño motor eléctrico.

Ha sido desarrollado por Honda y Kabuku Inc. y su principal interés es su plataforma modulable mostrada al mundo por primera vez en el Salón CEATEC de Japón. Y es que esta plataforma modular podría ser la base del coche del futuro, capaz de ser carrozado con miles de posibilidades diferentes gracias a las impresoras 3D, adaptando cada coche al gusto del cliente o a las necesidades de las empresas. ¿No te parece una idea brillante?

 

Ver galería

 

El encargado de propulsar este peculiar vehículo impreso en 3D es un pequeño motor eléctrico que solamente produce 15 CV y es capaz de rodar durante 80 km a una velocidad máxima de 70 km/h. ¿Necesitas más para tus repartos urbanos? Lo mejor de todo es que todos estos datos podrían también modulables. ¿Necesitas más autonomía? Pues le metes más baterías y solucionado. En la configuración actual, solamente pesa 600 kg.

Parece evidente que las impresoras 3D jugarán un importante rol en el futuro, en prácticamente todos los ámbitos. Este Honda impreso en 3D probablemente no suponga ningún hito, pero sí que nos permite imaginar una nueva industria del automóvil en la que las fábricas desaparecerán y las marcas solamente venderán los chasis, para que cada uno pueda imprimirse su propio coche en casa a su medida. ¿Vuelta a los orígenes? Sería divertido, ¿no te parece?

Tags

  • Impresión 3D
  • Honda