Prueba del Citroën C3 2016: para llenar tu calle de Cactus

No, cuando decimos que las calles se van a llenar de Cactus no hablamos de una zona verde: ponemos a prueba el Citroën C3 2016, que ahora es mejor que nunca...

Ver galería

¿Prueba del Citroën C3 2016? Si eso parece un C4 Cactus...

Correcto, en Citroën no son tontos y han aprovechado el tirón espectacular que está teniendo su modelo SUV compacto para inspirar en él la imagen de su coche urbanita por excelencia: el C3. ¿Tú no lo harías? Pues mira nuestra experiencia con la prueba del Citroën C3 2016.

Pero el éxito del Cactus está en que es único en su especie, ¿no?

Punto para ti. Es cierto que el secreto del Citroën C4 Cactus es su inconfundible diseño y que en el caso del nuevo Citroën C3 2016 no han podido arriesgar tanto como probablemente les habría gustado. Como puedes ver en las imágenes de la galería de arriba, su frontal sigue las líneas estrenadas en el Citroën C4 Cactus y C4 Picasso, con los grupos ópticos en dos alturas, y una calandra con el doble chevron que se funde con las luces diurnas superiores, "para transmitir originalidad, energía y robustez", nos explican. Las líneas redondeadas de los laterales están rematadas con el sistema de protección para las puertas que ya es marca de la casa, el AirBump, sólo que esta vez son más finos y opcionales, es decir, que de serie sólo los encontrarás en los acabados más altos de la gama.

Además, los refuerzos de plástico que recorren longitudinalmente los laterales en la parte de abajo y los pasos de rueda convergen en la parte inferior de la zaga y 'escalan' un poco sobre ésta, para remarcar tanto la protección de esas superficies como la imagen de polivalencia con toques SUV, que ahora está tan de moda. Por cierto, sólo estará disponible en carrocería de cinco puertas y aquí tienes todas las versiones y precios del Citroën C3 2016.

Ver galería

Entonces, ¿es el C3 2016 más coche?

Absolutamente. Reúne la frescura del diseño del Cactus y la solvencia de un coche construido desde un punto de vista más terrenal... por decirlo así. 

¿Y cómo va?

Francamente bien. No me mires así, déjame que me explique: no va a transmitirte las mismas sensaciones al volante que un Ford Fiesta ST200, pero será un gran aliado en tus desplazamientos diarios gracias a una puesta a punto cómoda, asequible y divertida... si le buscas las cosquillas.

Presiono el botón de arranque (la modernidad manda) y me pongo en marcha con la versión tope de gama. Los propulsores de gasolina del Citroën C3 2016 son los conocidos PureTech con 68, 82 y 110 CV, mientras que en diésel son los Blue HDi de 75 y 100 CV de potencia.

No te pierdas: Así de impresionantes son los tests del Citroën C3 WRC 2017

En la prueba del Citroën C3 2016 he podido conducir tanto el Pure Tech de 110 CV como el de 82. Lo primero que me llama la atención es el trabajo acústico desarrollado para que al interior llegue la cantidad justa de sonido, incluso en aceleraciones fuertes. Buen trabajo también de suspensiones para que el coche busque la máxima efectividad, aunque dentro de unos márgenes destacados de confort, algo cada vez más importante en Citroën.

El nuevo Citroën C3 es ágil, vivo, dinámico, y más si eliges el motor de gasolina PureTech tricilíndrico de 110CV que contagia alegría en su comportamiento. Y todavía puedes llegar un escalón más arriba si le solicitas el ‘modo sport’ al conjunto, mediante un conmutador situado al lado del indicador de marcha automática en la que te encuentras. El cambio automático por convertidor de par de seis relaciones del Citroën C3 es muy correcto, con transiciones buenas y equilibradas en modo convencional, y subiendo más de vueltas antes de cambiar en modo sport. No es un cambio DSG, pero funciona bien.

Sinceramente, con el motor de 82 CV tienes coche de sobra y si ya pasas al 110 CV, los viajes largos serán hasta divertidos. La marca francesa busca conquistar sobre todo al público más joven y por diseño, estilo e incluso precio, puede conseguirlo. 

¿Es cómodo? 

Desde luego. La suspensión es igual de suave que la de las versiones más sencillas del Peugeot 208 -vehículo con el que comparte plataforma-, con la salvedad de que el C3 se traga mejor los baches. Su interior está bien trabajado y los asientos que equipa sujetan muy bien en curvas dándole a tu espalda el cariño que necesita...

Detrás, hay espacio suficiente para dos ocupantes adultos de 1,80 metros, aunque mejor si no llevas el techo panorámico. Eso sí, la parte trasera del asiento del conductor y copiloto son flexibles para minimizar incomodidades. El túnel central es intrusivo, por lo que hace que la quinta hipotética plaza sea algo testimonial. El maletero es bastante práctico con 300 litros de capacidad y una boca de carga por encima de la base. Hay posibilidad de incluir rueda de repuesto normal para completar un buen conjunto.

Ver galería

¿Y por fuera?

Las posibilidades de personalización del Citroën C3 2016 son muy amplias y sólo las tonalidades de la pintura de su carrocería, techo, molduras y llantas permiten un total de hasta 36 combinaciones posibles. ¿Qué significa esto? Que la probabilidad de que acabes conduciendo el mismo coche que tu vecino es muy reducida... y si sucede, es porque alguno de los dos sois muy poco imaginativo.

¿Qué tal el apartado de la tecnología? Seguro que se puede llenar de extras... 

Pues no, y es algo que se agradece, porque lo que tiene, funciona bien. La pantalla de su sistema multimedia es mejor que las que montaban los modelos previos del Grupo PSA -gracias- y ahora puede reproducir la información de tu teléfono en pantalla para que puedas emplear, por ejemplo, tu propio navegador -de nuevo, muchas gracias-. 

Entre su equipamiento, cabe destacar la cámara integrada en la parte trasera del espejo retrovisor interior. Se llama Connected CAM y puede enviar vídeos y fotos al teléfono a través de una aplicación. Además, como se usa constantemente, puede servir para recoger pruebas de cualquier incidente, ya que guarda automáticamente los vídeos cada vez que hay un accidente lo suficientemente grave como para que se active el sistema SOS incorporado en el nuevo Citroën C3. Algo original, novedoso y que cuesta 300 euros como opción en el acabado más alto (Shine) o dentro de un pack para el acabado Feel donde además se incluye, por 500 euros, el encendido automático de luces, el sensor de lluvia y el retrovisor interior monocromo. No está mal.

Conclusión y precios del Citroën C3 2016

En conclusión, un coche perfecto para jóvenes y para los que no lo son tanto, que se quieran mover por la ciudad con alegría pero sin renunciar a los recorridos medios y largos.

Se pueden hacer pedidos desde principios de septiembre y a mediados de noviembre llegarán las primeras unidades a los concesionarios de España. Sin duda, el segmento de los utilitarios se anima con la llegada de este nuevo coche, al que seguirá el nuevo Nissan Micra 2017, y los lanzamientos del Seat Ibiza 2017  y el Volkswagen Polo 2017 entre otros.

Citroën C3 PureTech 68 LIVE 11.750 euros.

Citroën C3 PureTech 68 FEEL 12.850 euros.

Citroën C3 PureTech 82 FEEL 13.500 euros.

Citroën C3 PureTech 82 SHINE 15.950 euros.

Citroën C3 PureTech 110 S&S FEEL 14.900 euros.

Citroën C3 PureTech 110 S&S SHINE 17.350 euros.

Citroën C3 BlueHDi 75 S&S LIVE 14.000 euros.

Citroën C3 BlueHDi 75 S&S FEEL 15.100 euros.

Citroën C3 BlueHDi 75 S&S SHINE 17.550 euros.

Citroën C3 BlueHDi 100 S&S FEEL 16.000 euros.

Citroën C3 BlueHDi 100 S&S SHINE 18.450 euros.

Ver galería

 

Tags

  • Citroën C3 2016
  • citroën
  • Pruebas