Prueba del nuevo Infiniti Q60 2016

Japonés. Infiniti. Lujoso.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Ver galería
7 10

Nuestro veredicto

Texto: Paul Horrell

Perdona, no entiendo la gama Infiniti. ¿Puedes darme un contexto?

Por supuesto. El nuevo Infiniti Q60 2016 es un coupé de propulsión trasera y cuatro plazas. Como cualquier aspirante a marca premium, la japonesa mira la vida a través de las gafas de las automovilísticas del sur de Alemania, así que el Q60 tiene el tamaño de un BMW Serie 4, de un Audi A5 o de un Mercedes Clase C Coupé. Está basado en el sedán Q50… que toma como referencia los Serie 3, A4 y la Clase C sedán.

Ya veo. Necesitas tecnología guay si no quieres que se rían de ti en el patio del colegio. ¿Algún titular en este apartado?

Hablamos de un chasis que ya ha nacido como propulsión trasera, aunque el nuevo Q60 tope de gama tiene tracción total. Estrena un motor V6 de tres litros. Cuenta con dos turbos e inyección directa y ofrece 405 CV. Se incluyen algunas modificaciones para que no haya retraso en la entrega de fuerza, como conductos del escape más cortos y los turbos montados justo al lado de las cabezas de los cilindros. Por cierto, no tiene nada que ver con el V6 del GT-R.

En la lista de opciones (nuestro coche lo llevaba) hay un chasis muy activo. No sólo tiene amortiguación adaptativa, sino una dirección completamente activa. No hay unión mecánica directa entre tus manos al volante y la cremallera de la dirección; en su lugar, un ordenador decide cuál es la cantidad apropiada de giro y cuál es la cantidad apropiada de sensaciones que debe llegar a tus manos. Y el motor actúa en consecuencia.

Jon Nieve de ‘Juego de Tronos’ conduce un Infiniti Q60

Vale, vamos a ir poco a poco. ¿El motor del Infiniti Q60 2016?

Como cualquier propulsor sometido a la rebaja que impone el downsizing, ha perdido un poco de respuesta y de emoción auditiva, al menos, comparado con los de las series VQ, atmosféricos, a los que irá reemplazando gradualmente en toda la gama Infiniti. El acelerador replica con retraso incluso si estás por encima de las 4.000 rpm. Es la típica historia de la llegada de los turbos a la industria: más fuerza, menos chispa. Ah, bueno, por lo menos aún tiene seis cilindros.

Y eso que sube de vueltas con alegría, lo que se ajusta perfectamente a la caja de cambios. Tiene una tercera marcha corta: irá muy bien para los adelantamientos en carreteras secundarias. Los coches alemanes, normalmente, muestran un salto demasiado grande entre segunda y tercera. Es una pena que la transmisión, algunas veces, dude y se aturulle en los cambios a pleno rendimiento.

Imagino que eso conlleva pérdidas de tracción…

Verás, incluso en mojado tienes que provocar este Infiniti Q60 en una curva cerrada para sentir que pones los neumáticos en un aprieto. Pero en la misma situación, apenas tienes información sobre el chasis. Si llegas al límite, la mayoría de las veces sólo subvirará.

Nuevo Infiniti Q60 2016 (XVII)

Así que no hemos ganado mucho con la dirección guay…

Bueno, no ganas mucho cuando estás enlazando curvas a saco. La llamada “sensación” que te permiten los microprocesadores es cutre.

¿Y eso importa?

La verdad es que no. El motor y el comportamiento no son exactamente deportivos. Les va más viajar de modo rápido y enérgico. Y es aquí donde la dirección activa tiene sus ventajas.

¿Suficientes para compensar sus inconvenientes?

En este tipo de coche, posiblemente sí. Para empezar, en los giros cerrados en cuidad es ligera. Y se vuelve más pesada, se centra, para mejorar la estabilidad en carretera. Funciona bien. De hecho, dicho peso y su progresión están correctamente calibrados a cualquier velocidad.

También filtra las interferencias, así que el volante se mantiene estable y el vehículo permanece en línea recta incluso si la carretera está llena de baches. Eso también funciona bien. Es muy relajante y muestra cuánta conmoción llega a tus manos en un Serie 4 que vaya por el mismo tipo de vía.

Finalmente, el sistema se publicita como un paso hacia la conducción autónoma. Otro éxito. Activa el asistente para mantenerte en el carril y el control de crucero y el nuevo Infiniti Q60 te guiará con mucha más sutileza que un Tesla en el modo Autopilot o que un Mercedes con el Drive Pilot, con trazados más erráticos.

Así que estamos ante un GT rápido que se conduce de forma sencilla. Quizá no pertenezca al núcleo de Top Gear, pero le gustará a mucha gente.

Sí, e interpreta ese papel de forma silenciosa. La cancelación del ruido activa ayuda a mantener completamente enmudecidos el rumor de los neumáticos y del viento. Los asientos y la postura de conducción siempre se adaptan a tus formas. Aunque hay una molesta turbulencia de la que es imposible librarse.

¿El interior es lo suficientemente pijo?

El cuero es suave, está cosido de forma preciosa y se amolda al salpicadero y a las puertas. La unidad que condujimos tenía algo que parecía decoración en fibra de carbono, pero en realidad era un tejido de fibra óptica.

Nuevo Infiniti Q60 2016 (XI)

¿Hay dos pantallas táctiles en el Infiniti Q60 2016?

Bien visto. La inferior cuenta con gráficos delicados. Pero la otra, que es la que de verdad importa porque muestra los mapas, es más vasta. Además, el reparto de tareas entre las dos no es muy intuitivo… y tampoco está claro cuándo debes usar las pantallas y cuándo el mando giratorio que hay entre los posavasos. Cuesta un poco más que en otros rivales acostumbrarse a este sistema.

La chapa exterior es intrigante…

Especialmente si el color es rojo caramelo, como en la galería bajo este párrafo. Infiniti ha instalado una nueva cabina de pintura en su fábrica para dedicarla exclusivamente a este tono. Lleva varias capas y parece estar siempre húmedo. Eso resalta el juego de líneas y de diseño. Aunque no te guste el estilo de la marca, tienes que admitir que desafía lo establecido.

Ver galería

Bien, pero estoy pensando si podría aprovechar las ventajas del estilo y de una conducción fácil en un diésel de cuatro cilindros y propulsión trasera.

Pues no, porque sólo hay mecánicas de gasolina para el nuevo Infiniti Q60. Verás, la marca apenas vende coches en Europa y el gasóleo no importa fuera del Viejo Continente. Así que no merecía la pena hacer un motor diésel sólo para nosotros. Podrías decir a la compañía japonesa (como ya hemos hecho en tu nombre) que si hiciera vehículos adaptados a esta región, a lo mejor matricularía más.

Y ¿qué contestaron?

Que hay propulsores de gasóleo en el Infiniti Q30 y en el Q50, así que han hecho un esfuerzo, pero incluso así es difícil conseguirlo.

Por lo tanto… ¿es un coche que nunca veré?

Probablemente. Aun así, es muy interesante. Todavía no conocemos sus precios, pero la gama empieza con un 2.0 de propulsión trasera que podría estar por debajo de los 50.000 euros. El V6 con cuatro ruedas motrices rondará los 60.000, con la dirección activa como opción. Así que sus rivales son el Audi S5 y el Mercedes C43 AMG 4Matic Coupé. Y tampoco ves con tanta frecuencia ninguno de los dos. Si los alemanes no pueden comercializar tantos coupés de gasolina de 70.000 euros, Infiniti tampoco lo hará.

Ficha técnica del Infiniti Q60 2016:

2.997 cc V6 biturbo, cambio automático de siete marchas, tracción total, 405 CV, 474 Nm, 7,5 l/100 km, 0 a 100 en 5 seg., 250 km/h, 1.874 kg.

 

Los rivales del Infiniti Q60 2016

BMW Serie 4

BMW Serie 4

40.700 – 62.000 euros

Un sedán con excelentes inclinaciones deportivas se convierte en un coupé un poco más dinámico y, ahora, con cuatro puertas.

Audi A5

Audi A5

41.400 – 56.620 euros

Audi ha renovado el modelo, que no es más deportivo, pero sí más suave, ecológico y elegante. Perfecto.

Tags

  • coches premium