Prueba Seat Ateca 2016 con el 1.0 de 115 CV. ¿Qué pasa aquí?

Un motor 'mil' de 115 CV...

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Ver galería
8 10

Nuestro veredicto

El nuevo Seat Ateca 2016 desmonta por completo las bravatas de un señor que se reía mucho de la marca española. Si estás aquí, seguro que sabes a quién me refiero. El caso es que el primer SUV de Seat (sí, este es de verdad y no la milonga del Altea Freetack), me ha gustado en esta primera prueba por calidad de rodadura, tecnología y aptitudes tanto en asfalto como fuera de él. Sin duda, no debe envidiar nada a los alemanes o a los ingleses. De hecho, más de uno le va a envidiar. Si tu cuñado se ha comprado el nuevo Tiguan (o el Qashqai o el Sportage) y temes que con el Ateca te va a dar las vacaciones, salvo por el maletero, puedes estar tranquilo. En dinámica, confort o asistentes de conducción, le vas a plantar cara... aunque quizá el nuevo Ford Kuga 2017 le ponga las cosas difíciles.

No te pierdas: Seat Arona, el pequeño Ateca

Después del nuevo Ateca llegarán bastantes más modelos MQB: algunos Volkswagen (comenzando con el Volkswagen Tiguan 2016 y probablemente alguno más pequeño basado en el Polo), el nuevo Audi Q2 que ya hemos probado y otros dos Skoda: el Kodiaq, que se basa en el concept Vision S y alguno más.

En fotos, el Seat Ateca parece bastante espacioso: ¿no será un barco?

No. La batalla es la misma que tiene el Seat León de cinco puertas y mide algo menos de 4,4 metros. Pero es cierto que logra unas cotas de habitabilidad bastante dignas. Es más compacto que otros rivales como el Hyundai Tucson, pero mejora cotas como el espacio para la cabeza de los pasajeros. De hecho, puedes hacer vida de familia con un par de adolescentes sin arrepentirte: los asientos traseros pueden ser ocupados por tres personas (el del medio, mejor si no tiene la espalda de Michael Phelps) y su forma y postura son mejor que buenas. Además, hay mucho espacio para la cabeza y los pies. Lo peor es el maletero, en la frontera de los 500 litros (485 en los 4x4) y menos amplio que algunos rivales.

Ah, y si bien no solemos comentar cosas sobre el diseño de un coche -al ser algo tan subjetivo-, el Seat Ateca mola; se distingue de la mayoría de los SUV de su segmento, todos tan rechonchetes. Por dentro es un poco tristón, pero se adaptará perfectamente a tu día a día, aunque tu actividad discurra principalmente en la ciudad (confiesa: es ahí donde va a pasar mucho tiempo...).

El Ateca 2016 más ligero pesa 1.280 kilos, una cifra respetable para un coche así. La pega está en que se trata del pequeño motor 1.0 de 115 CV del que más abajo tienes la prueba (en el Seat Ibiza 1.0 tiene 95 CV) con turbo, que es solo de tracción delantera. El tope de gama es el 2.0 TDI 4Drive de 190 CV con DSG y 4x4, que para la báscula en 1.610 kg. De todos ellos, para mí el más recomendable es el de 150, tanto TDI como TSI (ojo, que según Seat, de los 500 primeros pedidos el 50 por ciento es gasolina...)

Ver galería

¿Qué tal se conduce?

Desde el punto de vista de 'coche', el Ateca no deja de ser un SUV: está elevado y la dinámica no llega a la de, por ejemplo, un Seat León familiar, aunque todo este tipo de datos los tienes en la primera información del Seat Ateca. Sus ingenieros han trabajado mucho para lograr una posición deportiva y la elevación de la consola central lo consigue en buena medida. Gracias a ella, la palanca de cambios es muy corta y su manejo, rápido.

Se podría decir que es de los modelos que mejor va en su segmento. Las versiones de tracción integral llevan suspensión trasera multibrazo, que logra un buen compromiso entre manejo y comodidad. Si quieres conducir alegre, te perdona bastantes fallos. Los balanceos son evidentes, pero es bastante progresivo y además la dirección tiene un tarado muy bueno tanto en 'peso' como en respuesta, por lo que en curvas puedes colocarlo donde quieras. Luego, si pisas a fondo, el eje trasero enseguida recibe fuerza y te permite jugar curva tras curva con él.

En cuanto al Ateca 4x2, tiende más al subviraje y en marcha se siente algo menos trabajado, debido a su eje trasero más simple. Pero a cambio te lo compensa con algo importante: rendimiento. Con el eje trasero multibrazo y todo el sistema de tracción integral, el coche pesa unos 100 kilos más. Así, el Seat Ateca TDI 150 de tracción delantera se comporta prácticamente igual que el TDI de 190.

Las cinco cosas que hemos aprendido sobre el Seat Ateca.

Entonces, las prestaciones están bien...

No tiene nada que envidiar a sus rivales. El nuevo Seat Ateca de 190 CV hace el 0 a 100 km/h en 7,0 segundos. El TDI 150 se queda en 8,3, pero pierde bastantes décimas debido a la falta de apoyo del eje trasero en la aceleración.

Volviendo al Ateca TDI de 190, monta de serie la caja DSG de siete marchas. Es suave y silenciosa y permite aprovechar el par máximo del dos litros, algo de lo que no puede presumir el TDI 150: con este propulsor, por alguna razón no consigue absorber bien las vibraciones. Nada grave, en todo caso.

También he podido probar el Seat Ateca 1.4 TSI de 150 CV. Utiliza la tecnología de desactivación de cilindros (COD) y lo cierto es que es un motor muy suave, que sabe sacar todo el jugo a su par máximo y que no disfruta en la zona alta del cuentavueltas. Esto se debe a unos desarrollos demasiado largos, que te obligan a reducir a tercera e incluso segunda en algunas carreteras con muchas curvas. Es verdad que este motor lo probé con el sistema de tracción integral, una unión tan particular que no va a estar disponible en algunos mercados europeos.

Como te decía antes, queda por ver como irá ese tricilíndrico...

¿Y de capacidades off road, cómo va?

En campo, el Ateca 4Drive no va mal en condiciones de dificultad moderada. La altura libre está bien y no lleva nada extraño en los voladizos que le hagan rozar a la entrada o a la salida de una rampa empinada.

He podido recorrer un circuito off road con él y sorprende lo bien que funciona el control de descenso HDC. Es menos brusco que otros y viene de serie con todos los 4x4. Además, las cámaras de visión 360 (opcionales), permiten controlar posibles obstáculos alrededor del coche.​

Las versiones de tracción integral tienen un ESP con ajustes especiales que permite algo más de patinado de las ruedas... Aunque también tienes que tener en cuenta que las ruedas que monta son 100% asfalteras, por lo que si vas a hacer mucho camino con barro o nieve, tendrás que utilizar unas gomas más específicas. Los tracción delantera no van mal en caminos fáciles con baches, pero básicamente por la altura libre...

Asistentes y conectividad también irán en el pack, ¿no?

En el Seat Ateca tienes casi de todo. Pero muchas cosas serán opcionales. Lo más llamativo es el asistente de atascos, que utiliza un radar, así como sensores visuales que actúan sobre el acelerador y la dirección para mantenerte en el carril. También tienes el asistente que te avisa de que hay un coche en tu ángulo muerto, etc, etc.

Los modelos base cuentan con una pantalla táctil en color pero, si puedes pagarlo, deberías optar por la de ocho pulgadas, que además es de alta resolución y podrás tener acceso a Apple CarPlay, Android Auto y diversas apps de Seat.

Cuenta con tres niveles de acabado: Style, Reference y Xcellence, con diferencias de 2.000 euros entre ellos.

Si una de las labores de Seat es la de situarse por debajo VW y Audi, ¿es que éste es barato?

La verdad es que no. La calidad del habitáculo del Seat Ateca ha dado un gran salto respecto a los modelos que ya conocemos. Vale que no llegue a los niveles de Volkswagen, pero lo hace todo bien. También tienes algunas opciones interesantes en tapizados que lo hacen más alegre. 

Prueba Seat Ateca 1.0 TSI 115 CV

Por fin hemos podido hacer la prueba del Seat Ateca 1.0 TSI de 115 CV. A priori, puedes desecharlo por su escasa potencia, pero si tu vida en el día a día se va a desarrollar en la ciudad puede ser una opción muy recomendable, sobre todo al ver que otros modelos del grupo que comparten bloque, como el nuevo Volkswagen Golf 2017.

Principalmente se va a basar en dos datos como argumento de venta: el primero su consumo. Apoyado en un peso casi 400 kilos (ahí es nada) más ligero que el tope de gama de 190 CV, es decir 1.280 kilos en lugar de 1.610 y un motor muy efectivo, los datos son espectaculares, con una cifra de 4,3 l/100 km. La otra cuestión a tener en cuenta será el precio. No sólo ahorrarás dinero en combustible, sino que el Seat Ateca 1.0 TSI de 115 CV será la versión más económica del SUV hasta el momento y llegará a los concesionarios españoles con un precio inferior a los 20.000 euros con descuentos incluidos.

Como te decía, el coche en ciudad se desenvuelve igual que con cualquiera de las otras motorizaciones, es decir, parece que vas en un coche compacto elevado. En desplazamientos largos en carretera en donde puedes echar en falta más potencia, sobre todo si viajas con carga. Aún así, otra opción interesante que debes plantearte para el Seat Ateca.

Tags

  • Seat
  • Seat Ateca
  • Rivales Seat Ateca
  • Rivales Volkswagen Tiguan
  • MQB
  • Seat Ateca 2016