Prueba Seat Ibiza Cupra: ¿Utilitario? No, ¡pequeño cohete!

La prueba del Seat Ibiza Cupra resulta emocionante como cada centímetro de su carrocería. Es la versión más potente del modelo en sus más de 30 años de historia.

Ver galería

¿Qué es esto?

Pues en la prueba del Seat Ibiza Cupra verás que es más importante de lo que parece. En el apartado estético la renovación ha sido minúscula, pero en el apartado mecánico se vuelve a las características de la vieja escuela que gustan más. Algo parecido a lo que ocurre con el Seat León Cupra.

¿Arrancamos?

Lo más importante es el nuevo motor turbo 1.8 TSI de 192 CV con una caja de cambios manual de seis velocidades. No suena muy emocionante, pero el anterior motor 1.4 venía con una aburrida caja automática de doble embrague. Este propulsor y su nueva caja de cambios son mucho mejores. Te lo aseguro.

¿Y qué hace que el Seat Ibiza Cupra sea más emocionante de conducir ahora?

No te pierdas: El Seat Ateca Cupra, cada vez más cerca

Aunque el motor no sea lo mejor que tiene este coche, es muy fácil llegar a las 4.500 rpm y que te pegues al asiento mientras haces ruido. Además, el cambio de marchas manual no entrará en el Salón de la Fama, pero sí cumple a la perfección con lo que se le debe pedir al coche: sentirle vivo en tus manos. Esto ocurre cuando agarras la palanca del cambio y vas engranando marchas. Mucho más divertido que el anterior cambio automático.

¿Y cómo se conduce y se comporta?

Hemos tratado más a fondo este tema en la comparativa entre el Seat Ibiza Cupra y el Volkswagen Polo GTI, pero te diré que el Ibiza Cupra es capaz de mantenerse estable cuando entras en una curva deprisa. Incluso demasiado deprisa. Se siente muy estable. Quizás su bajo centro de gravedad ayude.

No es tan juguetón como puede serlo el Ford Fiesta ST, pero cumple a la perfección con lo que le propongas, ya sea llevar los niños al colegio o hacer una conducción deportiva con los amigos.

¿Buen coche entonces?

Desde luego que sí. Su precio de 18.150 euros (con campaña de descuento de Seat) ayuda y mucho. Por ejemplo es más barato que el Polo GTI que te comentaba antes. Además, Seat ha hecho muy buen trabajo dejando el coche muy equilibrado en todos los aspectos menos en uno. La deportividad. En este pequeño compacto, no pierde nada y siempre está ahí para cuando quieras salir de la monotonía.

Ver galería

Tags

  • Seat
  • Pruebas