Prueba Seat Ateca FR: ¿el SUV compacto más deportivo?

Con el nuevo Seat Ateca FR se completa la gama gracias a un acabado que imprime al SUV español un carácter más deportivo y dinámico.

9 10

Nuestro veredicto

Aquí tienes la prueba del Seat Ateca FR, la versión más pacífica deportiva que acaba de ser presentada por la marca española (aquí tienes los principales rivales del Ateca FR y la prueba del Seat Ateca normal). En el exterior, los cambios del Seat Ateca FR no son escandalosos: son nuevas la parrilla, ahora en negro brillante, los paragolpes delantero y trasero, el spoiler trasero y unas nuevas llantas en 18 o 19 pulgadas. Además, ahora el color de la carrocería cubre todo el vehículo, es decir, sus partes negras inferiores también se han pintado en el mismo tono de la carrocería, con lo que su imagen gana glamour. También cuenta con algunos elementos cromados, mientras que por dentro, lo que destaca son las nuevas costuras rojas en el volante y en los asientos, así como el pedalier de aluminio.

Nuevo motor 2.0 TSI de 190 CV

El nuevo Seat Ateca FR de esta prueba está disponible con varios motores, tanto en gasolina como en diésel con potencias de 150 y 190 CV, donde destaca la incorporación del nuevo propulsor 2.0 TSI de 190 CV. También hay transmisiones manuales y automáticas DSG de seis y siete relaciones. Además, también habrá versiones con tracción total 4Drive, y algunas a las que se le puede sumar de forma opcional el nuevo control de chasis adaptativo.

Entre las mecánicas diésel, las dos disponibles vienen de la mano del bloque 2.0 TDI. El primero, de 150 CV con Start&Stop, cambio manual de seis relaciones y tracción 4Drive, ofrece unas prestaciones que le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en 9 segundos y alcanzar una velocidad punta de 196 km/h. Consume 5,1 l/100 km de media y emite 129 gr/km de CO2. La segunda variante de este motor está disponible con una potencia máxima de 190 CV, asociado a la tracción 4Drive y cambio automático DSG de siete relaciones. Bastan 7,5 segundos para que el Ateca FR acelere de 0 a 100km/h, y alcanza una velocidad máxima de 212 km/h. Su consumo es de sólo 5,3 l/100 km, es decir 0,2 litros más que su hermano diésel de 150 CV.

Entre los motores de gasolina, que sí he podido catar en esta prueba del Seat Ateca FR, la gama comienza con el 1.4 EcoTSI de 150 CV con Start&Stop y sistema de desconexión de cilindros ACT. Este motor ofrece 250 Nm de par y está disponible en versiones 4x2 o 4x4 y con caja de cambios manual y DSG. En combinación con la caja manual de seis relaciones y tracción delantera, la velocidad máxima es de 201 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos. Tiene un consumo combinado de sólo 5,4 litros/100 km. Si lo quieres con cambio automático, éste será un DSG de siete relaciones, pero eso sí, si eliges este mismo motor con tracción total (4Drive), el cambio manual será igual, de seis relaciones, pero el DSG tiene una menos que el DSG del tracción delantera, es decir, de siete pasa a seis con un consumo de 6,3 litros cada 100 km.

Con 150 CV puede parecer que el Seat Ateca se va a mover torpemente. Nada de eso. Este pequeño motor es realmente sorprendente, gracias a su agilidad al acelerar y su rapidez en subir de vueltas. También es verdad que no hemos probado el coche cargado a tope, que es donde más se puede notar la diferencia con el de 190. Con dos personas a bordo, este último y nuevo motor 2.0 EcoTSI de 190 CV con Start&Stop y ACT, que se estrena con el acabado FR (aunque también se incorpora al acabado Xcellence) se muestra más que solvente. Su entrega de potencia es realmente contundente y parece la mecánica ideal para mover el Ateca FR por la clara aportación de dinamismo y agilidad al SUV. Este bloque va asociado a la tracción total 4Drive y caja automática DSG de siete relaciones. Con esta mecánica, el Ateca se convierte en un SUV compacto verdaderamente deportivo, declarando una velocidad punta de 212 km/h y acelerando de 0 a 100 km/h en sólo 7,9 segundos. Sin embargo, su consumo tampoco se dispara en exceso si pensamos en el tipo de vehículo que llevamos entre manos de 7 l/100 km. Pero lo mejor de todo es su aplomo y su pisada cuando aparecen las curvas. Con un viraje plano y sin prácticamente balanceos, la confianza que da es prácticamente la de cualquier utilitario, lo que le supone convertirse en una auténtica referencia entre los SUV de este tipo.

La tracción total 4Drive utiliza un embrague Haldex de quinta generación, sistema hidráulico multidisco controlado electrónicamente. Su comportamiento, incluso en zonas muy ‘rústicas’ como los recorridos que Seat nos preparó en los alrededores de Segovia y donde pude comprobar personalmente lo bien que funciona este tipo de tracción y los lugares tan escarpados que puede superar el Ateca FR a pesar de ser la variante más deportiva de la familia. 

Prueba Seat Ateca FR: equipamiento de auténtico lujo

En su extenso equipamiento de serie cuenta con: faros Full LED, el detector de ángulo muerto más alerta de tráfico posterior -que nos avisa de los coches que se aproximan por detrás cuando queremos salir de una plaza de aparcamiento-, control de crucero adaptativo con protección de peatones, Top View Camera 360º -visión cenital del vehículo con imágenes 360º del entorno-, asistente de aparcamiento automático, asistente de luz en carretera, dirección progresiva, Pack Apertura de portón manos libres -que incluye portón trasero eléctrico y Pedal Virtual, que activa la apertura del portón con un leve movimiento del pie-, sistema de conectividad Full Link, -que permite conectar el ‘smartphone’ al coche mediante Apple Car Play, Android Auto o Mirror Link-, conexión Aux-In/iPod Connection, reconocimiento de voz y sistema de sonido de 8 altavoces.

La gama de opciones se extiende desde el Control de Chasis Adaptativo (728 euros) hasta el sistema de navegación con pantalla táctil a color de ocho pulgadas (821 euros), o el Connectivity Box (208 euros), ubicado bajo la pantalla, que permite cargar el ‘smartphone’ de forma inalámbrica, con sólo apoyarlo en el hueco específico. 

El precio del Seat Ateca FR más básico, el 1.4 de 150 CV, comienza en los 31.340 euros, que se pueden quedar en menos de 28.000 aplicando descuentos y financiación. Piensa que, por este dinero, vas a tener uno de los mejores SUV compactos deportivos del mercado. Y eso son palabras mayores.

Tags

  • SUV
  • SUV compacto
  • SUV deportivo
  • Seat
  • Pruebas coches

Lecturas recomendadas