Prueba: Mercedes Clase E All Terrain 2017

A favor: espacioso, con más habilidades y protecciones de aparcamiento extra. En contra: su imagen está muy vista y podría ser disuasoria para algunos compradores.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Ver galería
8 10

Nuestro veredicto

¿Qué es esto?

Es obvio, ¿no? Se trata del Mercedes Clase E All Terrain: la variante familiar del Clase E con más altura al suelo, algunos adornos estéticos, cuatro ruedas motrices y el apellido Todo Terreno. Llega con dos opciones de mecánicas de gasóleo y expande la gama más allá de los sedán y familiares habituales. Por si no está lo suficientemente claro, apunta directamente al Audi A6 Allroad y al Volvo V90 Cross Country que veremos a principios del año que viene.

Si tuviéramos una bola de cristal, podríamos adelantar que este Mercedes pronto ofrecerá más motores e incluso que habrá un Clase C similar. Pero, por el momento, esto parece un tibio ejercicio de experimentación, como meter un dedo del pie en el agua. Sólo va a venderse en Europa y únicamente con propulsores diésel. Ni gasolina ni híbridos. Si es un éxito, esto puede cambiar. Personalmente, esperamos que, efectivamente, cambie y veamos un Clase E 63 V8 Biturbo All Terrain. Con modo Drift. Para derrapar en la nieve, ya me entiendes…

Este Clase E se eleva 29 mm más que el familiar sobre el suelo: hay 14 mm extra que provienen de unos neumáticos 245/45, lo que supone un perfil relativamente alto, y otros 15 mm los da la suspensión, que se ha subido. La amortiguación neumática es de serie y esa misma suspensión se alzará otros 20 mm si utilizas el selector para clavarlo en el modo TT. Por encima de éste hay un programa para trepar por las rocas, con una altura máxima al suelo de 156 mm.

Por cierto, tanto los datos de su ficha técnica como sus precios están por confirmarse.

¿Qué tal en carretera?

Como hemos dicho, no hay motores de gasolina ni híbridos. En Mercedes parecen haber pensado que esto es un coche de la vieja escuela y tendrá compradores de la vieja escuela. Probablemente, llevan razón. El Clase E All Terrain es un vehículo para el campo. Pero en plan guay, porque en principio sólo estará disponible con un propulsor de 194 CV (E 220d 4Matic). Con un par de 400 Nm desde 1.600 rpm, debería bastar para sacar un remolque de caballos de un prado húmedo. Y con un consumo -en la variante familiar, sin sistema 4x4, que es la referencia que tenemos- de 4,3 l/100 km, es una mecánica muy razonable (más adelante, llegará otra con seis cilindros).

Ver galería

Quizá su uso no sea tan agradable como el del 350d, repleto de fuerza en cada tramo del cuentavueltas, pero es mucho más sensato, eficiente y silencioso… hasta que te toca estirarlo. Algo que tendrás que hacer con cierta frecuencia. Aunque espera. Es un motor de gasóleo, hace su trabajo y lo hace bien. Está equipado con la caja de cambios automática de nueve marchas, que realiza una labor estupenda para que no te des cuenta de lo ocupada que está por sí misma.

¿Mola conducirlo? Millones, pero no en el sentido que estás pensando. La frase que más se ajusta aquí es ‘la forma se ajusta a la función’. Imagina la clase de persona que va a llevarlo. Ponte en su lugar. ¿Lo tienes? Bien, entonces estarás tan encantado como nosotros de que el Clase E All Terrain no tenga la viveza de un compacto, de que gire con corrección y de que apenas ponga énfasis en un comportamiento hábil.

Desde luego, se trata de un coche familiar muy capacitado, pero la única manera en la que el Mercedes Clase E All Terrain llegará con ganas al vértice de una curva es si quieres ver cómo se las apaña el vehículo fuera del asfalto… y en versión light. Qué, por cierto, es una situación acertada. Los neumáticos de perfil relativamente alto y la suspensión suave y de recorridos largos ofrecen una actuación adorable. No querrás exprimirlo, ya que no es para eso; de alguna forma, te invita a adoptar su ritmo tranquilo de vida.

Ocasionalmente, una de estas ruedas pesadas y enormes te mostrará lo pesada y enorme que es vibrando sobre una junta de dilatación, pero eso es todo. Perfectamente estable, silencioso y refinado, el All Terrain se conduce muy satisfactoriamente. Es la palabra que mejor lo describe: satisfacción.

Ver galería

Así que este Clase E planea por ahí, con la suspensión susurrando sobre la pista, tus preocupaciones acalladas en un silencio elástico. Ah, y también puede salir del asfalto. Mucho mejor de lo que imaginas, pero pasa siempre con algo equipado con una generosa altura al suelo y cubiertas medio decentes. Incluso teniendo esto en cuenta, el All Terrain es impresionante. Escoge el programa de conducción Todo Terreno y la amortiguación, como te explicábamos, subirá a los 156 mm a una velocidad hasta 35 km/h, por si necesitas pasar por un sitio plagado de piedras. Lo hemos conducido en las profundidades de un bosque austriaco; te sorprendería los sitios a los que es capaz de llevarte.

¿Y en el interior del Mercedes Clase E All Terrain?

Es igual que el del Clase E familiar, lo que significa el mayor piropo que puedes ofrecer ahora mismo. Está muy bien y te da un montón de tecnología… y de la posible confusión que va con ella. Nos preguntamos si los propietarios de este Mercedes All Terrain serán de los que encontrarán que la doble pantalla y las numerosas ayudas a la conducción son un poco demasiado.

El diseño del habitáculo y su ejecución es perfecta; muchos de los sistemas (mantenimiento en el carril, head up display… la mayoría de ellos son opcionales) pueden desconectarse fácilmente. Cuesta un poco acostumbrarse a unas levas en el volante que se accionan con el pulgar, el ángulo muerto que causan el pilar A y el retrovisor es demasiado grande. Pero una vez lo tienes todo controlado, te haces con las levas y te das cuenta de que el dispositivo de infoentretenimiento se maneja mejor desde la ruleta que desde la zona táctil, estarás más cómodo.

En las plazas traseras, las cosas son más sencillas. No habrá quejas de los pasajeros, ya que existe un montón de espacio. Los asientos se pliegan con facilidad, el portón del maletero es eléctrico (si te gusta eso) y hay un sinfín de opciones. Nos mola el cuero bitono en marrón. Con pintura verde oscuro para el exterior.

¿Qué tal el mantenimiento y la fiabilidad?

Por el momento, no están muy claros, ya que Mercedes no ha anunciado los precios del All Terrain. Se supone que costará unos 2.500 euros más que la versión equivalente del Clase E familiar, lo que significa alrededor de 57.500 euros.

Unas emisiones de CO2 y un gasto de carburante razonable ayudarán a mantener las cifras a raya… Y esperemos que los acuerdos de leasing (en los que Mercedes es muy competitiva) lo conserven igualado en este apartado con el Clase E familiar.

Aunque si, como nosotros, crees que la marca está recortando una gran porción del pastel que podría llevarse restringiendo su All Terrain a un único modelo tope de gama con un precio de entrada un poco alto, quéjate a tu concesionario más cercano. Puede que suponga una diferencia.

Así que el veredicto es…

La compañía se ha subido al vagón Allroad con resultados predeciblemente impresionantes. Y no hay sorpresas. El Mercedes Clase E All Terrain no es revolucionario, pero reenfoca la dinámica para ofrecer una experiencia de conducción más relajada, por lo que podemos decir que es el Clase E familiar más persuasivo de los que hay: sigue teniendo espacio y ahora cuenta con habilidades extra y más protecciones al aparcar. Puede que su estética sea un problema para algunos compradores, pero nosotros escogeríamos este modelo antes que un Mercedes GLE cada día de la semana. Y antes que cualquier familiar de los que pululan por ahí.

Sus rivales

Audi A6 Allroad

De 63.400 a 75.610 euros

El Audi A6 Allroad es el coche perfecto para aquellos que necesitan un SUV, pero no quieren uno. Su último lavado de cara se llevó a cabo en 2015; cuenta con habilidades muy decentes sobre el asfalto… y también fuera de él.

Tags

  • Off Road
  • Mercedes