9 coches a los que han matado los eléctricos

Dodge Challenger SRT Demon

Los coches eléctricos están ganando terreno de los de combustión y eso ha supuesto la desaparición de muchos de ellos. Estos son algunos de los que nos dicen adiós.

Las últimas normativas han propiciado que los coches eléctricos ganen cada vez más presencia en el mercado, ya que el objetivo es eliminar los motores de combustión. Sin duda, esto ha supuesto la desaparición de interesantes modelos de combustión que nos apasionan, así que estos son 9 coches a los que han matado los eléctricos.

Texto original de Joe Holding

Audi R8

Audi R8

2023 verá la muerte del Audi R8, junto a su motor V10. Es de esperar que alguien en Neckarsulm haya grabado esa obra maestra de 5,2 litros para que el sonido pueda escucharse en lo que sea que reemplace al superdeportivo. Será necesario, porque si hay un sucesor, será eléctrico. Lamentablemente, un motor de 8.700 rpm y 296 g/km de CO2 ya no cumple las normas medioambientales.

Dodge Challenger y Charger

Dodge Challenger SRT Demon

Sí, los icónicos Challenger y Charger se despiden de nuevo, pero lo harán a lo grande: por ejemplo, el Challenger SRT Demon 170 tiene más de 1.000 CV y es el Dodge más rápido de la historia. Bajo la matriz Stellantis, se ha decidido que los muscle cars no son lo suficientemente verdes, por lo que se probará suerte con los muscle car eléctricos. Esperemos que funcione…

Ford Fiesta

Ford Fiesta

Vale, el Ford Fiesta no se deja de vender estrictamente por los eléctricos, pero el cambio hacia estos coches no ayudó. Ford apenas ha cumplido los mínimos con el Fiesta y, dado que es mucho más caro construir algo con una batería, un Fiesta eléctrico tenía todas las papeletas para ser un generador de pérdidas para la marca. No le quedaba otra: tenía que tenía que morir.

Rolls-Royce Dawn y Wraith

Rolls-Royce Dawn

Incluso los coches ultra exclusivos y lujosos como el Dawn y el Wraith no son inmunes al cambio eléctrico, con Rolls-Royce prefiriendo mandar a sus futuros clientes en la dirección del nuevo Spectre. Resulta que la tranquilidad de un V12 de 6,6 litros no era lo suficientemente silenciosa, dado lo discretos que pueden ser los motores.

Renault Mégane RS

Renault Mégane RS

Cuando decimos 'muerto por los eléctricos’ podemos decir 'muerto por las emisiones'. El Mégane RS se va porque los niveles de CO2 son cada vez más difíciles de justificar con las normas actuales. El Renault Mégane todavía existe, pero no la idea de una variante Renaultsport. Las cosas divertidas serán Alpine a partir de ahora, pero al menos, el A290_β nos da algo de esperanza.

Kia Stinger

Kia Stinger

El Kia Stinger se lanzó en 2017 y nos gustó de inmediato: una marca cada vez más exitosa intentaba algo diferente y lo ejecutaba bien. Sin embargo, los tiempos están cambiando y la compañía necesita un nuevo buque insignia, que es el EV6 GT eléctrico. Afortunadamente, las berlinas todavía tienen algo que hacer en la nueva era, pero ese espacio ya se le ha otorgado al Ioniq 6.

BMW i3

BMW i3

¿Un coche eléctrico asesinado por coches eléctricos? El BMW i3 fue uno de los primeros en hacer que todo lo eléctrico funcionara y que lo hiciera genial. Sin embargo, en estos días los coches pequeños tienen poco sentido financiero para quienes los fabrican, así que imagínate hacer uno que además usase un chasis monocasco de carbono. No iba a durar y el i3 era solo un experimento de todos modos. Adiós, campeón.

Hyundai Ioniq

Hyundai Ioniq

El muy competente y algo aburrido Hyundai Ioniq fue famoso por ser el primer coche vendido como híbrido, híbrido enchufable y eléctrico. Sin embargo, una plataforma capaz de ser muchas cosas siempre se verá comprometida, por lo que el Ioniq tuvo que desaparecer. El nombre sigue vivo con el Ioniq 5 y el Ioniq 6, y seguramente se verá en más futuros modelos.

Polestar 1

Polestar 1

El Polestar 1 tenía dos funciones: poner cierta distancia entre la marca incipiente y la antigua empresa matriz Volvo, así como lanzar dicha marca incipiente como una entidad exclusiva para coches eléctricos. Esto lo hizo debidamente... Con un sistema de propulsión híbrido enchufable. Este PHEV de 609 CV entró en producción en 2019, pero su misión acabó en 2022.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: Motor, Listas