El Volkswagen Beetle RSI y otras coches locos que parecían imposibles

¡Cómo nos gustan las locuras con ruedas!

Solo se hicieron 250 unidades

Los coches locos nos gustan, no podemos evitarlo: tienen personalidad y son tan únicos y diferentes que por eso merecen todo nuestro respeto y admiración. El Volkswagen Beetle RSi es un buen ejemplo pero hay más, hoy repaso algunos coches que si el mundo fuera racional jamás se habrían puesto a la venta, pero que gracias a la valentía de los responsables de las marcas, estos coches deportivos tuvieron una oportunidad. ¡Y gracias a eso nosotros los podemos disfrutar!

Volkswagen Beetle RSI

Solo se hicieron 250 unidades

El Volkswagen Beatle RSI es una auténtica locura con ruedas. El Volkswagen Beetle, con su reedición moderna, recuperó la imagen del escarabajo original en un coche simpático, con mucho estilo pero sin ninguna pretensión de ser deportivo y mucho menos con un comportamiento radical. Pero alguien el Wolfsburg debió pensar: ¿por qué no? Y decidieron radicalizar su aspecto y sus prestaciones, rebajaron su suspensión, le metieron el motor VR6 de 241 CV del R32 y le añadieron un enorme alerón. ¡Bendita locura!

Smart Crossblade

Smart Crossblade

Creer que un utilitario deportivo sin parabrisas y sin puertas es una buena idea es de genios. La gente de Smart se lanzó a la piscina sin saber si había gota de agua con el Smart Crossblade, un coche loco pero que no puede molar más y cuya cotización no deja de estar al alza. Vale, no tiene ningún sentido: con apenas 71 CV y un cero a cien en 17 segundos, se puede considerar de todo menos deportivo. ¿Qué es? Pues una locura con ruedas. Y por eso lo queremos.

Renault Spider

Renault Spider

Hay momentos en la vida en los que te pegas un homenaje. Un viaje a las Maldivas, una cena en un tres estrellas Michelin, la compra de un capricho de cuatro ruedas demasiado caro, etc. El capricho de Renault fue el Spider, un roadster biplaza con motor sobre el eje trasero, 150 CV y apenas 930 kg de peso. Sin dirección asistida, ABS o calefacción, era un coche muy radical con un único objetivo: divertir al volante. Fue fabricado por Alpine y se podría considerar como el hijo del Alpine A110 original y el padre del actual.

Dodge Challenger Demon

Dodge Challenger SRT Demon

Los americanos son especialistas en crear locuras sobre ruedas, aunque en la mayoría de los casos, las mayores bestialidades no provienen directamente de una marca. Pues bien, el Dodge Challenger Demon es la excepción a esa regla. Su motor V8 de 852 CV ya es una locura en sí mismo, pero es en los pequeños detalles donde este ‘muscle car’ te deja con la boca abierta. Puede convertirse en un monoplaza si el dueño lo desea, cuenta con neumáticos de drag que aumentan la adherencia al doble y es capaz de salir catapultado gracias al sistema Torque Reserve. ¿El resultado? Acelera de cero a cien en 2,3 segundos.

Mercedes-AMG G63 6x6

Los coches que más se han revalorizado en menos tiempo - Mercedes-AMG G63 6x6

El Mercedes-AMG G63 6x6 no es un todoterreno normal, para nada. Si el mundo fuera lógico, el G63 6x6 no existiría. Un Mercedes Clase G sí tiene sentido: un todoterreno potente e imparable para ser el rey fuera del asfalto. Un Mercede Clase G firmado por AMG con un gigantesco motor V8 de más de 500 CV ya tiene menos sentido. Si a eso le metes una suspensión con mayor recorrido y neumáticos gigantescos entonces ya no tiene ningún sentido. Y si en lugar de cuatro, le metes seis ruedas, pues tú dirás. Ahora bien, ¡mola infinito!

Morgan Three-wheeler

Morgan Threewheeler
Morgan 3 Wheeler Ginebra frontal

El motor desarrolado por S&S rinde 115 CV

Morgan 3 Wheeler Ginebra detalle

La carrocería se puede decorar con elementos de estilo 'Royal Air Force'

Morgan 3 Wheeler Ginebra lateral

Una única rueda trasera se encarga de la propulsión

Morgan 3 Wheeler Ginebra volante

Minimalismo a tope. Perfecto para 'track days'

Pasamos de un coche con seis ruedas a otro con tres ruedas: el Morgan Threewheeler es un deportivo atípico. Nació con el objetivo de rendir homenaje a los vehículos de tres ruedas desarrollados por Morgan desde sus inicios, en los años 30, 40 y 50. La verdad es que el coche no puede ser más curioso y no puede ser más simpático. Con el motor colgado sobre el eje delantero, estéticamente es absolutamente espectacular. ¿Debe ser agradable de conducir? Lamentablemente nadie nos lo ha dejado todavía.

Jeep Grand Cherokee Trackhawk

Jeep Grand Cherokee Trackhawk

Hablando de preparaciones podríamos meter muchos coches locos en esta lista, por ejemplo el Land Rover Defender Ares Design con un motor V8 que probé hace unos meses. En mi lista de coches locos, hay otro todoterreno que entró recientemente por derecho propio: se llama Jeep Grand Cherokee Trackhawk y es el SUV más loco del mercado. No es como un Porsche Cayenne Turbo, que tiene una puesta a punto fantástica y un marcado carácter deportivo. En este caso hablamos de un SUV de lujo, tranquilo y para viajar, al que algún genio le ha metido un V8 sobrealimentado con 707 CV bajo el capó. ¿El resultado? Loco, muy loco.

Y además