Pasar al contenido principal

Los 8 peores muscle cars de la historia

Oldsmobile 442 (1978-1979)

No todo han sido luces en las últimas décadas

Los muscle cars son automóviles con un encanto especial, en los que la potencia y las prestaciones se combinan con un estilo totalmente únicos. Hay muchos que nos encantan, pero, con más de 50 años de historia, también se han lanzado algunos que han resultado decepcionantes. Estos son los 8 peores muscle cars de la historia.

Ford Mustang II

Ford Mustang II

El Ford Mustang nació como pony car, pero también es considerado un muscle car en ocasiones. Su primera generación fue sensacional, pero en los 70 se lanzó el Mustang II, que estaba basado en el Ford Pinto. Era pesado y sus motores eran poco potentes como resultado de la crisis del petróleo -unos 130 CV en los motores V8-, por lo que no llegó a estar a la altura de su nombre.

Dodge Aspen R/T

Dodge Aspen R/T

A finales de los 70, Dodge se propuso lanzar una variante R/T de su Aspen, pero realmente esa deportividad asociada a aquellas siglas solo se hacía entrever en el aspecto visual. Contaba con gráficos en los laterales, llantas especiales, parrilla en color negro… Sin embargo, su motor V8 de 5,9 litros solo ofrecía 170 CV, lo cual es sorprendentemente poco para un motor así.

Dodge Dart (1962)

Dodge Dart 1962

En la primera mitad de los 60, los muscle cars estaban aún naciendo y Dodge se puso manos a la obra con el Dart. Contaba con un V8 de 6,2 litros que ofrecía unos 325 CV e incluso otro bloque de 6,7 litros, pero el rumor de que Chevrolet iba a hacer sus coches más pequeños hizo que Dodge cambiara en el último momento el aspecto del coche, resultando en un modelo de apariencia peculiar.

Ford Gran Torino (1974-1976)

Ford Gran Torino

Dado que fue una de las estrellas de Starsky y Hutch, el Gran Torino la variante más famosa del Torino. Sin embargo, no fue considerado un coche particularmente bueno por su manejo o su elevado peso. Su motor V8 de 7,5 litros desarrollaba unos 260 CV, los cuales no eran suficientes como para moverlo con demasiada rapidez -aunque no lo parecía en las calles de ‘Bay City’-.

Plymouth Hemi Barracuda (1970-1971)

Plymouth Hemi Barracuda (1970-1971)

Es cierto que el Barracuda de principios de los 70 era excelente en su versión con motor Hemi en términos de potencia, ya que contaba con unos 425 CV. Sin embargo, en otros aspectos no era tan bueno. La dirección era imprecisa y la suspensión era demasiado blanda, lo que hacía de su conducción una experiencia mejorable.

Chevrolet Camaro Z28 (1977-1981)

Chevrolet Camaro Z28 (1977-1981)

La versión Z28 del Camaro es una de las más icónicas, pero a finales de los 70 era mejorable. Tras desaparecer esta variante en 1974, se recuperó tres años después, pero su potencia era ahora de unos 185 CV en lugar de los 245 CV de años anteriores. En 1981 se bajó esta cifra hasta los 175 CV por las normativas de emisiones, lo que fue un bochorno para estas siglas.

Oldsmobile 442 (1978-1979)

Oldsmobile 442 (1978-1979)

El Oldsmobile Cutlass 442 de principios de los 70 tenía un aspecto impresionante y buenas prestaciones, cosas que no tuvo su versión de finales de la década. Su aspecto era más convencional y montaba un motor V8 de 5 litros, pero con solo unos 160 CV, muy lejos de los más de 300 que tuvo en los años 60.

Pontiac Grand Prix 2+2 (1986)

Pontiac Grand Prix 2+2 (1986)

Fue creado para cumplir con las homologaciones del NASCAR, pero no se diferenciaba en gran medida del Grand Prix normal más allá de un frontal más aerodinámico o un pequeño alerón trasero. Mecánicamente, se pensó en montar un motor V8 de 180 CV, pero la falta de espacio hizo que hubiera que optar por uno que ofrecía unos 165 CV. Solo se hicieron 1.225 unidades.