Pasar al contenido principal

¿Qué habría que comprobar al comprar un BMW Serie 1 (F20) de segunda mano?

BMW Serie 1 F20 2011

Uno de los compactos más interesantes en el mercado de ocasión.

El BMW Serie 1 de segunda mano es un caramelito en el mercado de ocasión: mucha oferta y precios más que interesantes para un vehículo premium como este. 

Combina imagen, calidad interior y un gran comportamiento dinámico, además de motores eficientes y ciertas opciones de altas prestaciones perfectas para petrolheads con un presupuesto reducido. 

Ahora bien, como todos los coches, se saben algunos fallos de fiabilidad en la generación F20 que deberías tener en cuenta antes de comprarlo. Hoy te recopilo algunos de ellos y te aconsejo qué debes comprobar al comprar un BMW Serie 1 usado.

Lo primero, comprobar motor

BMW 118d motor
BMW 118d motor

Es obvio y siempre debes hacerlo: escuchar bien el motor para ver si hace algún ruido raro. En un BMW Serie 1 de segunda mano, con más razón. 

No se puede decir que la gama de motores del BMW Serie 1 no sea de gran calidad, pero hay algunos fallos que son bastante comunes en diferentes modelos del compacto bávaro. Por lo general no suelen ser problemas graves y muchos de estos, que venían de fábrica, ya se solucionaron en su día y no tienen por qué dar más problemas. 

Debes afinar el oído al arrancar la mecánica y en sus primeros momentos arrancados. Si se produce una especie de ‘chirrido’ raro es muy probablemente que el damper esté fallando. ¿Es grave? Se trata de una polea del cigüeñal que el BMW Serie 1 ha dado más de un quebradero de cabeza. 

No es una avería supercara, pero si tiene este fallo quizás deberías echarte para atrás. Por lo demás, lo típico de cualquier coche, comprobar que el motor funciona correctamente y que no aparece ningún humo raro por el escape.

También da la lata la dirección

bmw serie 1 interior m sport
bmw serie 1 interior m sport

Otro de los fallos clásicos del BMW Serie 1 es el desgaste irregular en el eje delantero, especialmente con algún tipo concreto de neumáticos como los runflat

Cuando pruebes el coche, debes comprobar, antes que nada, que la dirección está alineada y que el coche, con el volante recto, no deriva hacia ningún lado. Es probable que ahí no haya ningún fallo, ya que fue algo que ocurría al principio y muchos propietarios ya se encargaron de cambiar los neumáticos y alinear la dirección: si ocurre, podría desvelar un mantenimiento con poco cariño

Además, si este BMW tiene más de 100.000 km, también debes comprobar la precisión de la dirección y si hace algún ruido raro al girar, especialmente a velocidades bajas. Se han documentado fallos de desgaste en la caña o en la rótula de la dirección.

BMW Serie 1 de segunda mano: embrague

BMW 120d F20 2011
Un Serie 1 generación F20 con el facelift de 2015

El embrague es un elemento de desgaste en cualquier coche, pero en el BMW Serie 1, a partir de los 100.000 kilómetros, si nunca se ha tocado, puede fallar en un porcentaje elevado de vehículos. 

Comprobar que no patina es fácil y te llevará un momento: comprueba en una prueba dinámica breve que todo funciona como debe. El fallo en el cambio menos común en los modelos con cambio automático, pero de todos modos también deberás comprobar que todo está en su sitio. 

Sería aconsejable que en caso de contar con un cambio automático y muchos kilómetros a sus espaldas comprobar si se ha realizado algún tipo de mantenimiento sobre la caja. En caso negativo, sería interesante hacerlo para asegurar que no habrá problemas de ahí en adelante.

Busca amortiguadores sin fugas

El BMW Serie 1 es uno de los coches nuevos con un comportamiento dinámico de primera y uno de los responsables es su amortiguación con un tarado firme y noble. 

No obstante, con el paso de los kilómetros se han reportado numerosos fallos en fugas del líquido de los amortiguadores, por lo que deberás comprobar que las tiene y que, en carretera, ofrece un comportamiento duro pero también noble y sin movimientos raros. 

Debes intentar comprobar que la suspensión no rebote, lo que podría dar síntomas de unos amortiguadores desgastados. Para ello, es recomendable hundir la suspensión y ver cómo reacciona: si se producen dos rebotes es probable que los amortiguadores estén en las últimas.

BMW Serie 1 usado: también los frenos

BMW Serie 1 F20 2011

Por último, los frenos. Otro elemento de desgaste que deberás comprobar a fondo en un BMW Serie 1 de segunda mano, especialmente si superas la barrera de los 100.000 kilómetros. 

Se conocen desgastes importantes en los latiguillos y las pastillas de freno del Serie 1, pero la verdad es que no creo que sea nada mucho más importante que el de cualquier otro coche. 

Debes comprobar varias cosas: la principal es que el coche frene con contundencia. Es un modelo con un buen poder de frenada y debería clavarse al hundir el pedal central. 

Comprueba que no se produce ningún ruido raro a la hora de tocar el freno: esto podría significar que las pastillas estén muy gastadas y podrían estar dañando el disco. Comprueba visualmente que éste se vea en buen estado, sin marcas importantes. 

Los gasolina son apuesta segura

Comprobando todos estos elementos, el BMW Serie 1 de segunda mano solamente tiene que darte alegrías. Es un compacto de primera, con un gran comportamiento dinámico y que, en líneas generales, salvo por cuatro elementos de desgaste, es fiable. 

Las versiones de gasolina suelen ser ligeramente más fiables que las diésel, pero es cierto que la diferencia de consumo entre uno y otro (además de una  mayor oferta) puede hacerte decantar por una mecánica de gasóleo: tampoco es mala opción, siempre y cuando no haya ruidos raros y el mantenimiento esté al día.

Y además

Nuestros mejores vídeos