Etiqueta DGT: todo lo que necesitas saber para conocer tu coche

Pasa de etiquetas. Espera: de ésta, no.

¿Conoces todos los detalles de la etiqueta DGT? Ahora que las restricciones anticontaminación están a la orden del día y que planes como Madrid Central pronto cerrarán el paso a las grandes ciudades de los vehículos menos ecológicos, ha llegado el momento de que entiendas cómo se ha clasificado nuestro parque móvil... y qué tipo de vehículo conduces a diario. Una pista: si en el motor puedes leer la palabra ‘Barreiros’, no pierdas el tiempo. 

¿Qué es la etiqueta de la DGT?

¿Sabes cómo va a afectar a España el ciclo WLTP?

La conocida como etiqueta, pegatina o distintivo ambiental de la DGT es la nueva clasificación que Tráfico -que culpa a la falta de agentes y WhatsApp de la siniestralidad en carretera- ha establecido para distinguir a unos vehículos de otros con arreglo a su respeto al medio ambiente. Se trata de un adhesivo que debe ir colocado en la parte inferior derecha del parabrisas de modo que sea fácilmente legible desde el exterior, exactamente igual que la pegatina de la ITV 2018. Y no: la parte inferior derecha no es la ventanilla trasera de tu coupé. Ni una esquina de la luna trasera. Por mucho que tus vecinos se empeñen en colocarla donde les parece mejor. 

¿Cómo es la etiqueta de la DGT?

A nivel visual la etiqueta DGT tiene forma circular y en su interior se pueden encontrar hasta cinco bloques informativos: en primer lugar hallarás el código que identifica tu vehículo de acuerdo a la clasificación prevista por la Dirección General de Tráfico y que puede ser ‘0’, ‘Eco’, ‘C’ o ‘B’; a su derecha hay un código QR que contiene una completa serie de datos como el año de fabricación de tu automóvil, la marca y el modelo, el tipo de combustible que utiliza, su potencia fiscal, el nivel de emisiones y la autonomía en el caso de que se trate de un coche eléctrico; bajo dicho elemento se encuentra la matrícula y el tipo de carburante empleado; abajo del todo está el logotipo de la entidad emisora y, salvo en las pegatinas de 0 emisiones, también puede encontrarse a la izquierda un código que identifica el número de serie de la pegatina junto a otro de barras. 

¿Cómo puedes conseguir la etiqueta de la DGT?

No te pierdas: así puedes consultar tus puntos DGT

Hace ya dos años que la propia DGT se encargó de hacer llegar varios millones de pegatinas a los propietarios de una buena porción del parque móvil español pero, al tratarse de una identificación voluntaria, no fueron muchos quienes se preocuparon de colocarla en el vehículo. ¿Quieres tener tu etiqueta DGT y no la recibiste o la has perdido? Existen varias vías para conseguirla: la más sencilla de todas es acudir a una oficina de Correos en la que, a cambio de 5 euros, podrás hacerte con tu ejemplar presentando previamente el permiso de circulación. Otra forma de hacerte con ella es consultando aquí la red de talleres que pueden servirla o haciendo una visita a un gestor administrativo. ¿Has leído nuestra noticia sobre las ciudades españolas que van a prohibir el diésel? Todas tendrán en cuenta las pegatinas para permitirte acceder a ellas. La necesitas. 

¿Cuáles son las distintas etiquetas de la DGT?

Aunque a priori pueda parecer algo compleja, en realidad la clasificación que la etiqueta DGT hace del parque automovilístico español es bastante sencilla: 

  • 0: dentro de la categoría más limpia se encuentran los vehículos eléctricos de batería, los eléctricos de autonomía extendida -como el BMW i3 REX-, los coches híbridos enchufables con un rango eléctrico superior a los 40 kilómetros y los de pila de combustible. Y no se trata exclusivamente de automóviles: dentro de este cajón entran también las furgonetas ligeras, los vehículos de transporte de mercancías, los de más de ocho plazas, las motocicletas, los ciclomotores, los triciclos y los cuadriciclos ligeros. 
  • Eco: en este apartado entran aquellos turismos, furgonetas ligeras, vehículos de transporte de mercancías y también los que tengan más de ocho plazas que, a su vez, utilicen para su propulsión un sistema híbrido no enchufable, enchufable con una autonomía eléctrica inferior a los 40 kilómetros, gas natural o gas licuado de petróleo -GNC, GNL o GLP- cuyo motor de combustión cumpla con la normativa aplicable a los catalogados como ‘C’. 
  • C: se trata del escalón más respetuoso con el medio ambiente entre los vehículos de combustión tradicional y que incluye a los bloques de gasolina adscritos a la normativa Euro IV, V y VI y los diésel Euro VI. Sí, eso se traduce en turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de 2006 y diésel a partir de 2014. ¿Y los artefactos de más de ocho plazas o destinados al transporte de mercancías? A partir de 2014, indistintamente del combustible que empleen.
  • B: el último peldaño de la categorización de la DGT incluye dentro de sí a los vehículos menos ecológicos... dentro de un orden. Dentro de los vehículos de gasolina encontraremos los adscritos a la normativa Euro III y entre los diésel los pertenecientes a las Euro IV y V, que se traduce en coches y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir del año 2000 y de gasóleo a partir de 2006. Los de más de ocho plazas y destinados al transporte de mercancías la lucirán si su matriculación es posterior a 2005. 

 

No es tan difícil, ¿eh? Y por si te lo estás preguntando... el que tu coche no esté incluido dentro de ninguna de las categorías descritas no es precisamente una buena noticia: su circulación será prohibida en las principales áreas metropolitanas españolas muy pronto. 

Lecturas recomendadas