Videojuegos de coches: estos son los mejores... en ser frikis

Tus amigos te retirarán la palabra cuando les hables de ellos.

Videojuegos friáis

Normalmente, los mejores videojuegos de coches tienen un puntito friki. Al fin y al cabo, nosotros también somos unos frikis de los coches. ¿Cómo no iban a gustarnos los videojuegos de coches de este tipo? ¡Si están hechos para nosotros! Todos sabemos lo bien que están hechos el Forza o el Gran Turismo, pero hay más opciones en la estantería. Alternativas que te sorprenderían por lo extrañamente raros que son. En TG hemos seleccionado los cinco que más nos han gustado; y no, normalmente no salen muchos coches nuevos.

Jalopy

Jalopy

Cuando te imaginas el viaje ideal seguramente cuentes con un montón de curvas en una carretera de montaña, una comida italiana y un reluciente superdeportivo. Lo que quizás no te imagines es que se trata del Bloque Comunista del Este, que en el plato hay repollo hervido y que el coche es algo parecido a un Trabant. Antes de seguir, debes seguir que la traducción de Jalopy es ‘cacharro’; con eso te lo digo todo.

Pasarás tanto tiempo a un lado de la carretera reparando tu Laika 601 Deluxe como cruzando colinas húngaras o búlgaras. Bueno, a no ser que decidas iniciarte en el interesante arte del contrabando bajo las narices de los guardias fronterizos… para conseguir ‘chuches’ interesantes. Como un filtro de aire que funcione. Ya sabes, lujo del bueno. Como curiosidad, el desarrollador del juego fue diseñador de juegos de F1 en Codemasters entre 2009 y 2014. ¿Le inspiraría a la hora de llevar a cabo este videojuego?

My Summer's Car

My Summer's Car

Ambientado en la zona rural de Finlandia de mediados de los ’90, My Summer Car te hace restaurar y actualizar un Datsun 100A hecho polvo con el objetivo de competir en un rally local. Sin embargo, para llegar a conseguirlo tendrás que ganar dinero haciendo recados como transportar leña, ejercer como taxista sin licencia o meterte en el mundo del contrabando.

Lo mejor es que te obliga a involucrarte al completo en el proceso de restauración, hasta el punto de que casi puedes salir con el título de ingeniero si eres capaz de conseguir el propósito final. Lo único que te faltará serán los callos en las manos y los antebrazos con agujatas… y el salario de un mecánico, claro.

Pero también hay una parte mala. ¡Ay, amigo! Puedes pasarte horas y horas de tu vida restaurando tu amado Summer Car para luego perder todo el progreso conseguido porque te caigas, por ejemplo, en una fosa séptica y falleciste. Eso no lo consigues en el Forza, ¿a que no?

MudRunners: A Spintires Game

MudRunners: A Spintires Game

Nos gusta pensar que los desarrolladores de MudRunner se tomaron como algo personal crear el lodo más pegajoso, sorprendente y realista en la historia de los videojuegos. Si es el caso, entonces se merecen una palmada en la espalda a modo de felicitación.

Afortunadamente, en este videojuego tienes a tu disposición herramientas para evitar fosilizarte de manera permanente. Cuentas con cabrestantes y demás herramientas para poder ser arrastrado a través de la geografía rusa en la que se desarrolla el MudRunner.

Está bien, puede parecer tedioso, pero supone una gran satisfacción salir con éxito de un entorno en el que la conducción fuera del asfalto es más realista que en casi ningún otro juego. Sin embargo, te advierto que el MudRunner requiere la paciencia y la habilidad de un jugador profesional de Jenga.

Drive Girls

Drive Girls

¿Por dónde empezar con Drive Girls? Este juego japonés está inspirado en el anime y se centra en un equipo de chicas que inexplicablemente pueden convertirse en coches. Su misión es vencer a unos insectos robots con espadas… y atropellándolos. Es como ver Transformers, pero como si Megan Fox y Optimus Prime fueran la misma persona.

El modo historia sigue el progreso del personaje principal, Lancier; que se transforma en lo que viene siendo un Mitsubishi Lancer sin licencia. Cuando su amiga Seven pasa a ser un Mazda RX-7 un poco extraño, entiendes de qué va el tema. Lamentablemente, los combates son repetitivos; pero puede ser una buena razón para que los cuatro gatos que tienen una PS Vita sigan manteniéndola en su poder.

Absolute Drift Zen Edition

Absolute Drift Zen Edition

Absolute Drift sabe captar perfectamente la conexión entre un estado zen de calma y hacer un derrape de diez. O al menos esa es la idea. Durante los primeros momentos del juego tuvimos que hacer milagros con un Toyota AE86, coche que elegimos como nuestro modelo JDM apropiado. Eso sí, los mandos pudieron volar en repetidas ocasiones.

Sin embargo, una vez que aprendes a manejar con delicadeza los pisotones al acelerador virtual y los golpes de dirección, su estilo minimalista, los colores pastel y la inofensiva música comienzan a calmarte por momentos. Nos gustan especialmente las huellas de neumáticos, que te hacen sentir como si estuvieras pintando un lienzo en blanco. Si alguien nos hubiera dicho que la meditación iba de quemar rueda en frenadas a saco, hubiéramos empezado mucho antes a meditar.

Y además