Pasar al contenido principal

Esta preparación quizá no debió ver la luz jamás...

Sin duda, para gustos, los colores, pero aún así, tras la subasta de este coche de tuning que quizá no debió de ver la luz, quizá nos llevemos alguna sorpresa. Sobre todo si llega alguien y pone sobre la mesa más de lo que costó su transformación.

Y es que, lo peor al ver las imágenes de este coche de tuning que sale a subasta a través de la casa Mecum el próximo mes de noviembre es que se nota que el trabajo no solo llevó cientos de horas, sino que alguien invirtió muchos miles de dólares en él.

La transformación la llevó a cabo Kentucky Cool Cars sobre un Chevrolet Colorado de 2005. Entonces, llevaron el tuning de este coche que sale ahora a subasta casi a un nuevo nivel, porque el pick-up sobre el que se asienta el proyecto apenas es reconocible. 

Convertido en un cabrio por Kentucky's Cool Cars, donde también le pusieron unas puertas suicidas -es decir, se abre cada fila en sentido distinto- y sustituyeron el compartimento de carga por los engranajes necesarios para elevar este tuning que, seguro, jamás debió existir

Sino, el coche de tuning que ahora subasta Mecum y que en su día apareció en varias revistas especializadas en tuning de EEUU, no podría pasar sobre el más mínimo resalto sobre sus ruedas con un cánver exagerado y de 22 pulgadas. 

Como puedes ver en las fotos del tuning que hará saltar las lentillas a más de uno, el interior del Colorado también sufrió alguna alteración, pero sobre todo las puertas lucen un equipo de sonido Pioneer con una etapa de potencia brutal en cada una de ellas. 

Está claro que quien hizo construir, y quien se compre en subasta este tuning que no debió ver la luz, no le gusta pasar inadvertido. En esta especie de pick-up cabrio con la luna frontal recortada, sin techo, pintado de colores iridiscente y miles de vatios de potencia en su equipo de sonido, lo tendrá fácil. 

Buscador de coches

Y además