Pasar al contenido principal

Cómo han conseguido sustituir los móviles a las cámaras de fotos profesionales

Con el LG V30 las fotografías profesionales han pasado a otro nivel.
Publi-reportaje

Imagen de perfil de BrandLab
LG V30 CÁMARA

Durante la última década el móvil ha unificado funciones avanzadas para las que antes necesitábamos dispositivos dedicados: el GPS, la radio FM, la grabadora de voz, la agenda, el despertador, etc.

En los últimos años esta tendencia se ha centrado en las cámaras de fotos y, si bien en principio el objetivo fueron las cámaras de fotos compactas, el nivel de especialización y las mejoras técnicas han puesto en la picota incluso a las cámaras réflex.

El modo retrato de los móviles, en el que el fondo se desenfoca para que el motivo principal gane protagonismo. Durante los últimos dos años se ha depurado mucho este efecto y ya existen móviles que al aplicarlo cuesta distinguir si la foto se ha realizado con una cámara réflex o con un móvil.

LG V30

Ante esta increíble mejora en la calidad de imagen que ofrecen los móviles actuales, no son pocos los profesionales que optan por utilizar móviles de gama alta como el LG V30 para crear sus obras tanto en fotografía, como en vídeo.

Vamos a repasar con más detalle qué características permiten obtener resultados profesionales con la cámara de un móvil y están haciendo que muchos fotógrafos y creadores de vídeo profesionales dejen sus cámaras en casa y elijan el smartphone como única herramienta fotográfica.

Sensores de calidad profesional

Hubo un tiempo en el que los fabricantes solo parecían interesarse en que las cámaras de sus dispositivos tuvieran el mayor número de megapíxeles posible, sin importar la calidad real que ofrecían esos sensores. En esa época era fácil encontrar sensores de 20 megapíxeles o más, mientras que actualmente, la media de megapíxeles en las cámaras de los móviles de gama alta ronda los 16 megapíxeles.

Lentes Crystal Clear del LG V30

¿Por qué teniendo menos megapíxeles las fotos son mejores? Los fabricantes de smartphones encontraron la respuesta en las cámaras réflex que estaban intentando reemplazar: la calidad del sensor.

Los megapíxeles de las cámaras solo son importantes para el tamaño real de impresión, por lo que, si no vas a poner tu foto en una pancarta de publicidad, tanto te da que un sensor tenga 12 megapíxeles o 20 megapíxeles. Lo que realmente importa es la calidad de las celdas fotosensibles del sensor y su eficiencia a la hora de captar la mayor cantidad de luz para que las imágenes resultantes muestren mayor riqueza en los detalles.

Con la calidad de los sensores como base, la carrera de los megapíxeles ya carece de sentido. Por ese motivo ya no encontramos móviles con resoluciones de 20 megapíxeles o más entre las gamas altas, pero sí auténticas joyas de la ingeniería como el sensor HDR de 10 bits que incluye el LG V30.

Cámara trasera del LG V30

Este cambio en la profundidad de bits del sensor de la cámara, que para la mayoría de usuarios no pasa de ser anecdótico, para un usuario profesional supone una diferencia insalvable ya que determina la cantidad de información sobre el color y la luz que el sensor recoge en cada toma. Para poner esta característica en contexto, decir que el estándar Blu-ray utiliza una profundidad de color de 8 bits, por lo que este sensor sería capaz de recoger mucha más información sobre la calidad de vídeo que la que puedes ver en una película en este formato.

El LG V30 viene equipado con un sensor en que cada píxel tiene un tamaño de 1.0 µm, en el que cada uno de estos píxeles es capaz de almacenar 10 bits de información de luz, en lugar de solo 8 bits como es habitual en la mayoría de cámaras de consumo general. Esos dos bits de diferencia permiten almacenar mucha más información sobre el color, proporcionando al profesional un mayor rango dinámico en los colores para trabajar en la postproducción de la imagen.

El secreto está en las ópticas

Antes de que la luz llegue al sensor de la cámara ésta debe pasar por las lentes. Es precisamente aquí donde encontramos la segunda clave para conseguir resultados profesionales con la cámara de un móvil en 2018.Las lentes son las principales responsables de conducir la luz hasta el sensor fotográfico, por lo que contar con unas lentes con buena calidad óptica resulta vital para conseguir imágenes con mejor definición y colores más precisos.

Trasera del LG V30

A diferencia de la mayoría de los terminales que montan lentes fabricadas en plástico, el LG V30 apuesta por la calidad óptica y utiliza lentes de cristal Crystal Clear en la misma disposición que podemos encontrar en un objetivo de cámara réflex profesional.

Esta disposición supone un reto en la miniaturización de los componentes ya que no basta con apilar las lentes una sobre otra. Es necesario respetar las distancias adecuadas entre ellas para que la luz que llegue al sensor no pierda la información o aparezcan aberraciones cromáticas que alteren la fidelidad de los colores.

El uso de cristal en las lentes del LG V30 no solo se limita a los componentes ópticos del interior. Contar con un cristal protector Corning Gorilla Glass 4 en la parte externa de la cámara también es importante para la calidad óptica ya que evita la aparición de arañazos que producirían distorsiones en la captación de luz, además de reducir la nitidez añadiendo sombras o defectos visibles en las fotos o vídeos.

Modo Point of view en el LG V30

Parte del mérito de la calidad fotográfica de un smartphone también radica en la capacidad de apertura del diafragma de la lente para que permita una mayor entrada de luz. Mientras que la gran mayoría de cámaras de los smartphones del mercado ofrecen aperturas de entre f/2.4 y f/2.0, en las gamas más altas se vienen integrando lentes capaces de logra mayores aperturas de hasta f/1.8.

En la cámara principal del LG V30 encontramos una apertura de f/1.6, lo cual aporta una mayor cantidad de luz al sensor, lo que le permite añadir más detalle a las imágenes captadas y reduciendo la aparición de ruido en fotografías nocturnas o con mala iluminación.

Leer mas:Estas fotografías de la Tierra transformarán tu forma de ver el mundo

El vídeo en el punto de mira

A estas alturas ya prácticamente nadie duda que los actuales móviles de gama alta están a la altura de las cámaras de fotos más avanzadas, al menos en cuanto a calidad de imagen se refiere. Por lo que ya no extraña a nadie que un fotógrafo profesional use su smartphone como cámara personal de uso diario. Pero, ¿y qué hay de los creadores de vídeo?

A pesar de contar con muchas similitudes técnicas con la fotografía, el contenido de vídeo requiere un tratamiento diferente y específico, por lo que no muchos se han atrevido todavía a cruzar ese puente.

La posibilidad de grabar vídeo en 4K con tu smartphone no es una opción nueva. De hecho, es una característica que ya incluyen la mayoría de móviles de gama media en adelante. La gran novedad es hacerlo en 4K y HDR.

Es aquí donde el sensor de la cámara vuelve a ser la pieza clave y los 10 bits y el HDR unas características que marcan la diferencia entre una calidad amateur y profesional. Pero no es la única en este caso.

Las cámaras de vídeo profesional permiten guardar un registro de metadatos para la posterior representación de los colores en HDR. LG ha optado por una opción mucho más avanzada e innovadora para su actual buque insignia: el Cine Log.

Leer más:El LG V30S ThinQ es la prueba de que la inteligencia artificial va a revolucionar la telefonía móvil

Podemos considerar este formato como una especie de formato RAW para vídeo en el que se captura un gamut de color y rango dinámico mucho más amplio. De ese modo, se aporta mucha más información a la postproducción, donde se trabaja con los valores de vídeo “en bruto” incluyendo la curva gamma de la imagen sobre los que se aplicarán los ajustes de color, contraste y matices.

Trabajar sobre los valores de color y la curva de gamma implica una considerable mejora en los resultados, ya que no se altera la información como sucede en un vídeo cuya imagen ya ha sido procesada por la propia cámara. Como decimos, es un proceso muy similar al que se lleva a cabo al realizar el revelado digital de una fotografía en RAW.

Funciones profesionales avanzadas

Además de apoyarse en cuestiones técnicas, la apuesta de los smartphones para obtener resultados profesionales en vídeo también cuenta con un amplio soporte de software implementando funciones avanzadas de vídeo que no esperarías encontrar en la cámara de un smartphone.

Una de estas funciones avanzadas de vídeo que podemos encontrar en el LG V30 es Point Zoom. Por lo general, en los móviles que permiten realizar zoom durante la grabación de vídeo, este se limita a ampliar la imagen basándose en el punto central del encuadre. Point Zoom permite establecer cualquier punto de la imagen y, mediante un desplazamiento fluido y sin tirones, realizar un zoom hacia ese punto.

Este efecto aporta un toque mucho más cinematográfico a las tomas dándole un aspecto mucho más profesional.

App de Cámara del LG V30

Otra de las funciones destacables del LG V30 es el Modo Cine que aplica diferentes ajustes de postprocesado de imagen directamente sobre los vídeos, acercando a cualquier usuario los ajustes de matiz, contraste y tratamiento del color que acentúa la atmósfera en algunas de las películas y series más populares.

Estos ajustes preestablecidos ponen al alcance de cualquier usuario las técnicas de color y narrativas de los grandes maestros del cine, aportando una calidad visual equiparable a la obtenida por cámaras de vídeo profesional. ¡Y todo ello desde un smartphone!

Todavía nos encontramos en los primeros avances de estas tecnologías de fotografía y vídeo aplicadas a los móviles lo cual nos augura un futuro incierto para las cámaras réflex y cámaras de vídeo de gama de entrada y gama media, obligando a las de gama alta a una elevada especialización para poder hacer frente a la larga sombra de los smartphones que se cierne sobre ellas.

Lo último en Top Gear