Pasar al contenido principal

3 mentiras y 3 verdades sobre el coche eléctrico en España

Coches eléctricos aparcados

Pixabay

A continuación encontrarás las que nosotros consideramos que las 3 mentiras y las 3 verdades sobre el coche eléctrico que actualmente circulan por España.

El coche eléctrico ya es una realidad. Han llegado para imponerse en un mercado donde aún es mayoritario el motor de combustión interna. Sin embargo, los eléctricos también son la opción que más está creciendo en los últimos años, y esto nos lleva algunas conclusiones que a veces resultan no ser ciertas. Aquí tienes 3 mentiras y 3 verdades sobre el coche eléctrico en España.

En el artículo hemos reunido las que nosotros consideramos que son las tres conclusiones reales y las tres conclusiones falsas a las que muchos conductores han llegado en España, sin importar si son usuarios propietarios de un vehículo eléctrico o si, directamente, jamás han tenido la oportunidad de conducir o viajar en uno de ellos.

Mentiras

No ofrecen suficiente autonomía

Empecemos por las mentiras y, como no podía ser de otra forma, por la más arraigada: la de la autonomía insuficiente. Muchos conductores creen que los coches eléctricos ofrecen una autonomía limitada, muy inferior a lo que cualquier usuario medio necesita en su día a día. Pero, lo cierto es que los rangos que manejan de media los eléctricos modernos son muy superiores a lo que crees.

De media, los coches eléctricos cuentan con unos 300 kilómetros de autonomía aproximada. Los hay que ofrecen rangos inferiores y otros con mucho más alcance, como el Mercedes EQS, que homologa 743 kilómetros con una sola carga. Sin embargo, está demostrado que un usuario medio recorre menos de 100 km al día, por lo que un eléctrico común cubre de sobra esa necesidad.

No se puede viajar con ellos

Otra de las grandes mentiras sobre el coche eléctrico en España es que no se puede viajar con ellos. Esta falsa creencia está ligada principalmente a la autonomía limitada, pero también a que muchos usuarios creen que no existen una red de carga pública viable.

Si bien es cierto que esta infraestructura de carga aún está en expansión, con cierta planificación ahora se pueden realizar viajes por carretera con un eléctrico. Requerirá de algunas paradas para recargar la batería, pero recuerda que los Superchargers de Tesla ahora están abiertos a propietarios de otras marcas, y esta es una red más extensa de cargadores disponible en el país.

No son fiables

La tercera mentira que hemos seleccionado para este artículo es la que habla acerca de su escasa fiabilidad. Muchos son los que opinan que esta tecnología provoca muchas averías y, por consiguiente, que no puedas disponer del coche siempre que lo necesites.

Está bien, es una tecnología novedosa, pero no tanto como para que sea poco fiable. De hecho, los sistemas de propulsión eléctricos tienen menos componentes y piezas que sufren desgaste, por lo que, matemáticamente, es menos probable que sufran una avería.

Verdades

Siguen siendo caros

Y ahora vamos con las verdades sobre el coche eléctrico en España. Siguen siendo más caros que un vehículo de similares prestaciones con motor de combustión interna. Por ejemplo, el Peugeot 2008 PureTech 130 está disponible desde 26.520 euros, mientras que el Peugeot e-2008 parte desde los 36.820 euros.

Hablamos de una diferencia, en este caso concreto, de más de 10.000 euros. Y, aunque existen ayudas a la compra de coches eléctricos, como el Plan Moves III y sus hasta 7.000 euro de descuento, el e-2008 seguiría siendo más de 3.000 euros más caro que su homónimo con motor de gasolina.

La red de carga pública es aún limitada

Otra de las verdades que también hemos revelado en el apartado de mentiras sobre el coche eléctrico en España: la red de carga pública es aún muy limitada en España. Se encuentra en construcción, en una constante expansión que aún no ha puesto a disposición de los usuarios suficientes estaciones de carga como para abastecer la demanda.

Por otro lado, en muchos casos los puntos de carga anunciados se encuentran inhabilitados o están averiados, por lo que no se pueden utilizar y esto conlleva que un conductor de un eléctrico que tenga poca carga en la batería deba buscar otro cargador sin llegar a quedarse tirado.

Sin planificación no hay ahorro

Por último, la tercera verdad es más que una verdad, es un hecho. Sin planificación, un coche eléctrico no es tan ahorrador como se suele creer. Teniendo en cuenta el precio de la electricidad en los últimos meses, cargar un coche eléctrico dependiendo de a qué hora y en qué tipo de cargador, puede salir casi tan caro como repostar un depósito de gasolina o diésel.

Con tarifas planas en el contrato de electricidad, cargando por la noche o subscribiéndote a planes de carga que ofrecen muchas empresas y operadores de cargadores públicos, puedes ahorrar algo más al llenar la batería de nuevo. Pero, como te decía antes, si no planificas todo esto y eres bastante previsor, un eléctrico puede reportarte ciertos quebraderos de cabeza.

Y además

Buscador de coches