Pasar al contenido principal

Pros y contras de comprar un coche eléctrico usado

honda e enchufe cargador

Cosas a tener en cuenta a la hora de invertir en un vehículo eléctrico de segunda mano

Los coches eléctricos nuevos tienen, en la actualidad, el gran hándicap de elevados precios en comparación con los de combustión interna o híbridos. De todas formas, parece que el mercado empieza a regularizarse y al aumentar la oferta de coches eléctricos por parte de la mayoría de fabricantes está permitiendo que sus precios empiecen a ser mas asequibles para un mayor público.

Aun así, las estadísticas demuestran que los coches usados han ganado terreno respecto a los nuevos por su inmediatez y, también, por su coste (aunque cada vez se vayan aproximando los precios de unos y otros). En el terreno de los coches usados se abre el abanico de los eléctricos, una opción a tener en cuenta si estás pensando en comprar uno.

Ahora te vamos a exponer los pros y los contras de comprar un vehículo eléctrico usado. Hay que tener en cuenta todos los factores porque el desembolso económico no será bajo y conviene estudiarlos al detalle.

Pros de comprar un vehículo eléctrico usado

1. Los coches eléctricos «envejecen» mucho mejor que uno de combustión, que necesita de más elementos mecánicos para funcionar.

2. Los kilómetros que tenga un coche eléctrico no es tan importante como puede ser en un coche de combustión o híbrido, ya que los motores eléctricos son mucho más simples y son capaces de durar muchos más kilómetros en la vida del vehículo.

3. El precio de recargar una batería es ostensiblemente menor que el de un motor de gasolina o diésel.

4. El mantenimiento de un vehículo eléctrico será menor que el de uno de combustión interna, con lo que el ahorro en el taller va a ser importante.

5. Los coches eléctricos son cada vez más amigos del medio ambiente, al menos en relación con las emisiones directas de gases contaminantes.

6. Mayor accesibilidad a las grandes ciudades.

Contras de comprar un vehículo eléctrico usado

1. Según el modelo que se desee, el precio será más caro que uno de combustión interna de segunda mano.

2. La batería es el elemento más caro, y sustituirla por una nueva en ocasiones puede ser preferible incluso adquirir otro vehículo eléctrico. 

Antes de adquirir un coche eléctrico de segunda mano pregunta cual es la autonomía que marca el fabricante cuando es nuevo y cuanta es la autonomía que marca actualmente, de esta forma podrás calcular el porcentaje de degradación que ha sufrido dicha batería y podrás saber si esa batería está en buenas condiciones o no.

3. La autonomía diaria -en cuanto a kilómetros- de una batería eléctrica puede ser menor (según modelos) que un vehículo de combustión interna.

4. Hay menos oferta de coches eléctricos de segunda mano que de gasolina o gasóleo, con lo que habrá que hilar fino en la decisión final.

5. Con el frío, la autonomía de un eléctrico baja: esto se debe a que la tecnología de iones de litio utilizada puede reducir hasta un 50% la autonomía de un eléctrico. También se ha de tener en cuenta que la calefacción aumenta el consumo y reduce también la autonomía.

6. Escasos puntos de recarga eléctrica a lo largo de todo el país. En la actualidad, las gasolineras ganan por goleada a los puntos de recarga públicos.

Y además

Buscador de coches