Pasar al contenido principal

La escasez de baterías para eléctricos se perfila como la próxima gran crisis de la industria automovilística

baterias estado solido 2
Podría reducir la producción mundial de automóviles entre 2025 y 2028

Los fabricantes de automóviles rezan para que se acabe la escasez de semiconductores que ha frenado su recuperación de la pandemia del COVID-19, pero puede haber otro problema en la cadena de suministro a la vuelta de la esquina: a medida que la producción de vehículos eléctricos aumente en los próximos años, es posible que no haya suficientes baterías para todos.

La escasa disponibilidad de baterías ya ha ralentizado la producción de algunos modelos eléctricos.

Elon Musk, CEO de Tesla, ha dicho que las baterías han limitado el crecimiento de las ventas del fabricante de vehículos eléctricos, y Jim Farley, CEO de Ford, dijo en octubre que el suministro de baterías era la principal limitación para la producción del SUV eléctrico Mustang Mach-E.

Y como la industria automovilística planea aumentar rápidamente la producción de vehículos eléctricos, el problema podría generalizarse. 

"Si hemos aprendido algo de la escasez de chips, es que no se pueden exagerar los riesgos de la cadena de suministro" en la industria del automóvil, asegura Ram Chandrasekaran, jefe de transporte por carretera de Wood Mackenzie. "Es probable que la escasez de baterías siga un camino bastante similar".

En el centro de la amenaza está un posible déficit de materiales clave, como el níquel y el cobalto, utilizados en las baterías que alimentan muchos de los vehículos eléctricos actuales. Cuando los vehículos eléctricos alcanzaron el 1% de las ventas mundiales de automóviles, la demanda de cobalto se duplicó, según Mujeeb Ijaz, fundador y director general de Our Next Energy, una empresa de baterías cuyas celdas no emplean cobalto ni níquel.

"El riesgo de la cadena de suministro asociado al cobalto está en primer plano", comenta. "Eso se va a convertir en el problema".

El Centro de Investigación del Automóvil, con sede en Alemania, prevé que la escasez de baterías reducirá la producción mundial de vehículos en torno a un 4% anual entre 2025 y 2028, con un máximo del 5% en 2026. Esta cifra es ligeramente inferior a la brecha de producción del 7% que la organización predice que producirá la crisis de los chips este año.

Los fabricantes de automóviles que no se aseguren suficientes baterías con antelación podrían enfrentarse a algo más que a un descenso de las ventas. 

En 2025, la Unión Europea empezará a multar a los fabricantes de automóviles que no reduzcan las emisiones de dióxido de carbono de los nuevos vehículos que vendan en un 15% con respecto a los niveles de 2021 o compren créditos a sus rivales para compensar el déficit.

La escasez de baterías seguramente no será igual de dolorosa para todos

Los efectos de la escasez de baterías, sin embargo, probablemente no sean tan amplios como los de la crisis de los chips, subraya Christopher Robinson, director de investigación de Lux Research que se centra en el transporte.

"Mientras que creo que la escasez de chips ha afectado más o menos a todo el mundo en general, creo que habrá algunos fabricantes de automóviles que estén más preparados para esto que otros", añade Robinson.

Hyundai quiere fabricar sus propios chips para protegerse contra futuras crisis, según un español que es uno de sus primeros ejecutivos mundiales

Según Robinson y Chandrasekaran, Tesla es el más preparado. El fabricante de vehículos eléctricos ha sido proactivo a la hora de asegurar el suministro de baterías. En 2016, abrió una fábrica de baterías con Panasonic, y ahora está trabajando en células propias para aliviar su dependencia de los proveedores.

"Están absolutamente muy por delante en términos de suministro de baterías", señala Chandrasekaran sobre Tesla. "Tienen mucho más control sobre su cadena de suministro de baterías ahora mismo que cualquier otro fabricante de automóviles".

Otros fabricantes de automóviles han seguido el ejemplo de Tesla: General Motors, Ford y Volkswagen, entre otros, han gastado miles de millones en fábricas de baterías, han formado empresas conjuntas con fabricantes de baterías y han invertido en empresas emergentes, como QuantumScape y Solid Power, que están experimentando con nuevas químicas. 

"Nuestro objetivo es eliminar el riesgo de la cadena de suministro y controlar nuestro propio destino a medida que aumentamos rápidamente nuestro volumen de vehículos eléctricos", dijo la consejera delegada de GM, Mary Barra, en octubre.

Y además

Buscador de coches