Pasar al contenido principal

Proyecto G21: cuando el Toyota Prius era de gasolina

Toyota Prius de gasolina
Así fueron sus 'alocados' inicios.

La marca japonesa Toyota fabrica, si no los mejores coches híbridos, varios de los que siempre entran en las quinielas cuando estás buscando uno para comprártelo. Todo empezó con el Toyota Prius cuando estaba acabando el siglo pasado. Sin embargo, la historia de este modelo y, por ende, de la compañía nipona, pudo haber dado un giro radical. ¿Sabías que el Toyota Prius de gasolina pudo haber sido una realidad? Así es, a través del denominado Proyecto G21, una idea que tenían entre manos en el fabricante asiático.

Proyecto G21: ¿y si el Toyota Prius de gasolina hubiera tirado hacia adelante?

En el caso de que el Toyota Prius de gasolina hubiera salido al mercado quizá Toyota no estaría en la posición en la que se encuentra actualmente. Corría el año 1995 cuando la compañía lanzó un comunicado oficial: Toyota anunciaba que en el Salón de Frankfurt de ese mismo año exhibiría su nuevo prototipo, llamado Toyota Prius.

Lo definían como un coche que daría pie a un nuevo segmento, un pionero. Un sedán que fuese cómodo para sus pasajeros pero que, a su vez, también tuviese un alto grado de respeto por el medio ambiente. Que reflejase las ganas que tenía la marca de liderar las ventas de este tipo de vehículos en el siglo XXI. Lo que es el Prius hoy en día, vamos.

El diseño del prototipo del Toyota Prius de gasolina era diferente al que acabó siendo lanzado al mercado un par de años más tarde. Sin embargo, según Toyota, había sido creado con tres volúmenes muy sutiles para que hasta cuatro adultos de hasta 1,90 cm fuesen cómodos. Aun así, lo realmente novedoso era su propulsor, eficiente hasta decir basta.

Toyota Prius de gasolina

Bautizado como Toyota Energy Management System, o EMS para los más allegados, el sistema estaba formado por un motor de gasolina de inyección directa y 1.5 litros, una caja de cambios CVT y un pequeño generador que almacenaba energía eléctrica. Era capaz de mejorar la eficiencia del combustible gracias a la regeneración de energía y a que el motor se detenía cuando el coche estaba parado.

Tienes su funcionamiento en el gráfico de más arriba y, aunque no era tan sofisticado y avanzado como lo que acabó llegando a producción, ya sentaba las bases de lo que sería el modelo definitivo. Además, era un adelantado a su tiempo en tecnología, con navegador, información sobre el tráfico o pago automático en los peajes. Curioso, como poco.

Buscador de coches

Y además