Renault tiene la clave para hacer eléctricos más baratos: las baterías de LFP

Renault Twingo 2025

Gustavo López Sirvent

La empresa francesa considera que con las baterías de litio-ferrofosfato va a abaratar el coste final de sus vehículos eléctricos en un 20 por ciento. El primero que podría utilizar esta nueva pila sería el Renault Twingo E-Tech, que prevé su salida al mercado en 2026. CATL, LG, Verkor y AESC están implicados en este proyecto.

A pesar de que hasta ahora Renault utilizaba las baterías de níquel-cobalto-manganeso (que seguirá usando), la firma del francesa ha creído oportuno girar el timón, ya que hasta hace poco descartaban a las de litio-ferrofosfato. Ahora, la compañía del rombo considera que estas pilas pueden ser la clave para fabricar coches eléctricos más baratos. 

Según informa Carscoops, la división de baterías del fabricante francés, Ampere, trabajará junto con LG Energy Solution y CATL para producir las baterías LFP. Varios modelos de Renault y Alpine utilizarán las nuevas baterías más económicas, al menos hasta el año 2030. 

Estos nuevos acumuladores de CATL se desarrollarán en su planta en Hungría, mientras que LG Energy Solution producirá sus baterías LFP junto con las celdas NCM que en la actualidad ya elabora en una factoría que tiene en Polonia.

Por su parte, Ampere seguirá abasteciéndose en Francia de las baterías NCM de AESC (en Douai) y de Verkor (en Dunkerque).

Esta asociación de proveedores les va a conceder una reducción de los costes de las baterías en un 20 por ciento, según han anunciado. A lo ya comentado hemos de agregar que se incluye un proceso novedoso de empaquetar las celdas, de las que hablaremos más adelante.

Ambas circunstancias deberían verse reflejadas en los precios finales. Uno de los primeros que podría adoptar las nuevas pilas es el Renault Twingo E-Tech, que saldrá a la venta en 2026 y que podría costar menos de 20.000 euros (o al menos esa es la intención de la empresa gala). Y es que el segmento de los coches pequeños y medianos será el más beneficiado de esta tecnología.

Renault y LG tienen una sociedad ya consolidada y es por ello que la firma coreana se ocupará de parte de la elaboración de las  nuevas baterías LFP, además del desarrollo de otra tecnología clave, la 'Cell-to-Pack'. 

Esta nueva aplicación focaliza su rendimiento en el empaquetamiento de las celdas en un formato ‘tipo bolsa’: Esto quiere decir que la autonomía mejora, el aprovechamiento del espacio es mucho mayor y los costes se disminuyen. Por su parte, la china CATL trabajará desde Hungría su innovadora batería LFP ‘Shenxing’ que permitirá recuperar 400 kilómetros de autonomía en cargas de 10 minutos.

Asimismo, la apuesta de Renault por Ampere es a medio plazo, pero ambiciosa. En la enseña del rombo consideran que su división de baterías eléctricas alcanzará un punto de equilibrio el próximo año y pretende reducir los costes de los vehículos enchufables en un 40% en la próxima generación de esa clase de automóviles.

Otra de las posibilidades que baraja Renault para sus vehículos eléctricos más económicos es echar mano de las baterías de sodio, aunque la rumorología va dirigida a que esta solución tendría otro destino del grupo, en concreto los coches 100% eléctricos de Dacia como el Sandero y el Stepway, si bien no hay confirmación al respecto.

Todo este proyecto parte de la mente pensante del CEO de la compañía gala, Luca De Meo, que busca que los números salgan a través de esta fórmula de baterías. Lo demostró hace poco aliándose con  una empresa de ingeniería china para agilizar el desarrollo del Twingo eléctrico.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: bateríaCoches baratos