Schaeffer fabrica el motor eléctrico más pequeño del mundo que se ubica en la rueda

Jungo es el primer vehículo en utilizar el motor eléctrico más pequeño del mundo.

Gustavo López Sirvent

Aunque ahora su rendimiento y capacidad son pequeños, el fabricante alemán aspira a revolucionar los coches eléctricos en un futuro cercano con su motor eléctrico de cubo

A pesar de que el camino no sea expedito, el éxito no se entiende sin progreso. Tecnología, ciencia, investigación son los pilares en los que se sustentan las propuestas para los nuevos coches eléctricos. Partiendo de esa base, hablaremos de los motores eléctricos, que persiguen lo más difícil todavía: que sean más pequeños para que ocupen menos, pero sin perder eficacia y durabilidad.

Os presentamos los motores eléctricos de cubo de Schaeffler. Este propulsor, en lugar de situarse en el centro del vehículo o en los ejes motrices, se sitúa en la rueda, creando así un diseño más maniobrable, ágil y que ahorra espacio. No solo integra el estator y el rotor, sino también la transmisión y un freno por fricción. Se ubica alrededor del cojinete de la rueda en el interior de la llanta. 

Tiene otras bondades como su eficacia gracias a la eliminación de las pérdidas por fricción y la transmisión de potencia mecánica, que se reducen al mínimo al integrar el motor y la caja de cambios en la llanta de la rueda. Esto permite una relación potencia-peso mejorada, lo que significa que los vehículos pueden tener un rendimiento más alto con una menor cantidad de energía consumida.

Los motores de cubo de rueda de Schaeffler también son muy silenciosos, lo que reduce la contaminación acústica en las zonas peatonales y en las calles de la ciudad.

Lo que no es tan pequeño es el inconveniente que tiene. Sus prestaciones son más bien limitadas, ya que el sistema está diseñado para una llanta de 14 pulgadas. Además, si nos ceñimos a su rendimiento, vemos que varía entre 7 y 26 kW nominales, pero que puede alcanzar un pico de 60 kW.

¿Te interesa? Así es el motor eléctrico de Koenigsegg

Si este motor llega a tener una carga baja, cada bloque eléctrico puede desarrollar entre 9,5 y 35 CV, una cifra que asciende hasta los 82 CV. Según el fabricante alemán, cuatro motores de este tipo pueden producir un mínimo de 38 CV y máximo de casi 330 CV. A estos datos se le puede añadir que cualquier modelo puede disponer de tracción total. 

Asimismo, cada motor eléctrico de cubo, al contar con su propia caja de cambios, el par generado se transmite directamente a cada rueda.

Jungo, empresa alemana de desarrollo y tecnología, ha sido de las primeras en apostar por este motor, que irá instalado en un vehículo multifuncional dedicado al barrido de calles comerciales. A la espera de una mejora de eficiencia para poder instalarlo en coches en un futuro no muy lejano, ese mercado puede ser válido para ese tipo de vehículos. 

Conoce cómo trabajamos en TopGear.