Pasar al contenido principal

El Tesla Roadster retó a Koenigsegg. ¡Y Christian aceptó el juego!

Un pique que no sabemos donde tendrá su límite.
deportivo electrico

Cuando Christian von Koenigsegg escuchó que el Tesla Roadster sería capaz de acelerar de cero a cien en 1,9 segundos, el desayuno se le atragantó. El creador de Koenigsegg lleva la búsqueda de las máximas prestaciones al máximo nivel, casi obsesivo. Quiere tener los coches deportivos más rápidos, los que más aceleran, los más salvajes. Por lo que el Tesla Roadster fue un reto para Koenigsegg. Un reto que aceptaron con gusto.

Te interesa: alucina con el motor Koenigsegg TFG

"Teníamos nuestro futuro trazado, hasta que nos enteramos de las prestaciones del Tesla Roadster y pensamos: 'maldita sea, esta gente quiere guerra.' Christian von Koenigsegg se ríe. "Seguro que será muy pesado, ¿pero con ese nivel de aceleración? Madre mía, es frustrante."

Puedes pensar que el hombre detrás de la compañía que fabrica los coches más rápidos del mundo podría no estar preocupado por un pequeño coche eléctrico. Pero sí, se preocupó. "Pensamos, 'esto no puede ser!'. Nos preguntamos si era viable crear algo así y descubrimos que sí, por lo que nos pusimos manos a la obra."

Así que reunió a sus ingenieros y les lanzó el reto. "En dos días ya habíamos pensado algunas cosas interesantes." Comentaba Christian. "La forma más sencilla, por decirlo de alguna manera, era combinar la transmisión 'direct drive' con la hibridación y la tecnología del motor freevalve. Todo esto en un diseño peculiar."

 

 

Christian se enfadó consigo mismo por haber necesitado esa 'patada en el culo' de Tesla para empezar a pensar. Pero esto demuestra que la competencia es muy sana y hace que el mundo avance a una mayor velocidad. "Estamos hablando de un 0-400 km/h en 14 segundos. El coche puede derrapar por encima de 350 km/h."

El objetivo de Christian no fue tirar de electricidad y de su par instantáneo, sino intentar exprimir al máximo la tecnología de os motores de combustión, llevando su densidad de potencia más allá que la de un motor eléctrico. 

"Por ejemplo, si ignoramos el consumo de combustible por un momento, tenemos una relación de compresión bastante alta para nuestro V8 turbo: 9,5 a 1 con 1.6 bares de presión. Si bajamos eso a 8,8 a 1, podríamos aumentar la presión a 2,2 bares, que serían unos 600 CV extra sin poner más estrés en el motor, ya que su límite de presión no sube."

"Y además el aumento de consumo de combustible no es más que un 5%." Parece claro que la tecnología de Koenigsegg nos va a llevar a ver vehículos ridículamente veloces, apoyados también en la electricidad. El Koenigsegg Gemera, con su tres cilindros de 600 CV y sus motores eléctricos ya consigue una aceleración similar a la del Tesla Roadster. ¡Y esto no ha hecho más que empezar!

Y además