Pasar al contenido principal

¿Se viene un Toyota Corolla GR? Es posible, y nos encantaría

Sería un buen 'outsider' para los hot-hatch actuales.
Un buen coche híbrido para el día a día

He de reconocer que la idea de que pueda ser lanzado un Toyota Corolla GR; es decir, una versión deportiva de este compacto nipón, me encantaría. A mí y a todos mis compañeros. La estética del nuevo Toyota Corolla es bastante agresiva, si bien incluso con el propulsor más potente le falta esa 'chicha' que a todos nos gustaría que tuviese. Y en Toyota ya han demostrado que cuando se trata de hacer preparaciones deportivas los resultados suelen ser bastante buenos. ¿No me crees? Mira entonces la prueba del Toyota GR Yaris que publicamos hace unos días.

Toyota Corolla GR: es posible que llegue

Puedes dejar de frotarte los ojos, ya que la posibilidad de que haya un Toyota Corolla GR en un futuro próximo es bastante factible. Así lo aseguran al menos los compañeros de la publicación AutoExpress, quienes indican que el propulsor utilizado en el Toyota Yaris más deportivo que ha existido jamás podría llegar a otros modelos de la firma japonesa sin ningún tipo de problemas. Y ahí estaría la nueva generación del Corolla para recibirlo con los brazos abiertos.

¿He dicho 'futuro próximo'? Bueno, en realidad debería haber indicado que esto podría ocurrir en los siguientes años. Porque dicho medio ha asegurado que un hipotético Toyota GR Corolla no vería la luz hasta el año 2023, justo a la mitad de la vida comercial de la generación actual. Menos da una piedra, y yo al menos me conformo. De lo que se trata es de que valga la pena la espera, y todos los rumores apuntan a que así será.

Un buen coche híbrido para el día a día

De esta manera, el Toyota GR Corolla se integraría en la categoría de los hot-hatches que se venden actualmente en nuestro país, y que no está lo que se dice desierta. Así, se sumaría al futuro Cupra León, al Volkswagen Golf R, al Honda Civic Type R, al Hyundai i30 N o al Renault Mégane R.S., por nombrar solo algunos de ellos. En caso de llegar, lo haría con una caja de cambios manual de seis velocidades (¡yuhuuuu!) y con un sistema de tracción a las cuatro ruedas. Recuerdo que aún está por ver el nuevo Ford Focus RS, otro que promete y mucho.

La cuestión es que Toyota debería andarse con pies de plomo con este coche, pues las regulaciones contra la contaminación son muy estrictas. Así, tampoco se descartan dos escenarios probables: el primero es que tenga un sistema de propulsión híbrido, y el segundo es que se fabrique en una serie con una tirada limitada. La cuestión es que por ahora lo único que podemos hacer es echar a volar con nuestra imaginación.

Y además