Pasar al contenido principal

9 coches de carreras no tan evidentes

coches de carreras
Y la mayoría se defendió muy bien...

Podría parecer que no son coches de carreras, pero lo son. Con algunos ajustes estos coches han sido capaces de dominar las curvas de un circuito. Algunos simplemente no fueron creados para la competición y, finalmente, llegaron a ella. Otros simplemente no tienen aspecto de haber pisado el asfalto de un circuito ni en sueños. Aquí 9 coches de carreras no tan evidentes.

No te pierdas: 9 coches inesperados que fueron mejor de lo esperado

El primero de ellos lo conocéis de sobra. El Volvo 850 era muy conocido, y a todos les extrañó que llegará el Volvo 850 BTCC. Según la marca, “muchos pensaron que era una broma”, pero no lo fue. Tampoco fue broma el Jules Proto 6x4, un coche con una estética de ciencia ficción y un motor Chevy 350 V8 bajo su piel. El Mercedes 300 SEL no estaba hecho para la competición, su objetivo era ofrecer un nivel de confort extraordinario y exclusividad a sus ocupantes. Pese a ser apodado el “cerdo rojo”, consiguió un segundo puesto en las 24 horas de Spa.

Si hablamos de peso y corpulencia el Peugeot 806 Procar se lleva la palma. El entusiasta de las carreras belga Pascal Witmeur lo hizo realidad, montando piezas del Peugeot 306 Maxi o el 406 Supertourisme. El Ferrari 308 GTB Grupo B era todo lo contrario al 806, ¡era todo un deportivo! Pero tampoco estaba fabricado para correr en rally. Y es que debía costar mantener las lágrimas al verlo después de una etapa.

El Bowler Defender Challenge participó en la Defender Challenge, una competición monomarca donde podíamos ver unidades del Defender modificadas para la competición. Más extraño era ver compitiendo al SsangYong Musso, una pick-up con motor diésel de 2.2 litros que también pudimos ver en una copa monomarca.

coches de carreras

Toyota Prius GT300. Repetimos. Toyota Prius GT300. Un momento, ¿Toyota Prius? Así es. ¡Y con motor V8 de 5.4 litros! Se trataba de un Prius de carreras, no tenía nada que ver con el Prius que conocemos. Eso sí, ¡también era híbrido! El Brawn BGP001 fue llevado a la vida a partir de las cenizas de la Honda de la Fórmula Uno que se retiró en 2008. Gracias a Jenson Button y Rubens Barrichello consiguieron grandes triunfos.

Buscador de coches

Etiquetas:

Motor

Y además