Pasar al contenido principal

Viejas glorias: aquí tienes la historia del Alfa Romeo SZ

No es un italiano al uso. Pero te gusta.

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Alfa Romeo SZ

¿Crees que cualquier tiempo pasado fue mejor y que ningún miembro del ingente listado de coches nuevos le llega ni a la suela del zapato a los grandes clásicos de antaño? Bienvenido o bienvenida al club. Hoy vengo a hablarte del Alfa Romeo SZ que, para muchos, es una de las creaciones más impropias de la marca de coches afincada en Italia. Siéntate y descubre sus secretos con nosotros. Te gustarán... 

 

Alfa Romeo SZ: un nacimiento atropellado

Viejas glorias: Alfa Romeo 33

Si por algo se caracterizó siempre uno de los Alfa Romeo que nadie conoce es, sin duda alguna, la prontitud con la que se produjo su entrada en la cadena de montaje desde que aparecieran los primeros bocetos. Según fuentes oficiales, tan sólo transcurrieron siete meses entre el momento en el que se trazaron sus primeras líneas sobre un papel en blanco y la creación de los primeros modelos de tres dimensiones alumbrados gracias a una tecnología puntera en aquellos años: el diseño asistido por ordenador -¿recuerdas la historia del Nissan 300ZX? Fue el primer vehículo diseñado mediante este complejo sistema-. Su debut oficial ante el público se produjo en el Salón de Ginebra -aquí las novedades de 2018- de 1989 y, sólo unos meses después, el artefacto estuvo preparado para llegar a las manos de sus nuevos dueños. 

 

 

El Alfa Romeo SZ nació fruto de la colaboración entre los estudios de diseño de Alfa Romeo, Fiat y Zagato que, en un primer momento, estaba destinado a ser quien aportara el nombre al modelo. Finalmente se optó por lanzarlo al mercado bajo la insignia de Alfa -¿conoces la Historia del Quadrifoglio Verde?- y las siglas ‘SZ’ que hacían alusión a ‘Sprint Zagato’. ¿Te parece un nombre muy elaborado? No importa: la prensa italiana -e internacional- tardó muy poco tiempo en darle el apelativo de ‘El monstruo’ gracias al cóctel de piezas presentes en el nuevo retoño de los de Milán que, en realidad, no hacía más que conjugar las mejores partes de unos cuantos cohetes de ensueño. 

 

Alfa Romeo SZ: el Frankenstein italiano

El equipo de diseño de este Alfa Romeo tan particular recibió la orden expresa de crear algo "muy especial" que dejara a todo el mundo con la boca abierta... y alguien decidió aceptar el reto. A pesar de contar con una silueta de lo más personal -entiéndase el término en el sentido que se prefiera-, el cascarón del SZ contaba a su favor con dos bazas de lo más sorprendentes: un coeficiente aerodinámico de sólo 0,30 Cx -algo menos resbaloso con respecto al líquido elemento que el Opel Calibra- y una rigidez estructural fantástica gracias al empleo de un bastidor de acero, un techo de aluminio, un alerón posterior de fibra de carbono y unos paneles de carrocería construidos en fibra de vidrio cuya fragilidad era compensada con refuerzos en puntos clave del conjunto como la suspensión. ¿El resultado? Un vehículo sorprendentemente ligero que resultaba hasta un 20% más sólido que un chasis equivalente creado a partir de acero. 

A subasta el primer Alfa Romeo de la Historia

Para darle movimiento al conjunto se optó por un corazón V6 de tres litros y 12 válvulas semejante al ya empleado en los modelos 75 y 164 de la época que, pese a contar con un magnífico e inspirador sonido, sólo era capaz de erogar 210 CV y 245 Nm de par máximo transmitido a las ruedas traseras mediante una caja de cambios de cinco relaciones situada siguiendo un esquema transaxle -como en el Porsche 928, sí- semejante a la empleada en sus familiares anteriormente citados. El resultado era un conjunto deliciosamente embriagador sobre el asfalto... con un chasis que rápidamente destapaba las vergüenzas de una mecánica claramente insuficiente para un deportivo de tan altos vuelos que sólo lograba completar el 0-100 en algo más de siete segundos. 

Al igual que ya ocurriera con el vetusto modelo T lanzado al mercado por Ford, el Alfa Romeo SZ estaba disponible en cualquier color imaginable... siempre y cuando éste fuera rojo con el techo negro y la tapicería interior en color beige. En principio la marca planeó hacer entrar en producción 1.000 unidades que, finalmente, llegaron hasta las 1.036 si se tienen en cuenta los distintos prototipos y vehículos de muestra creados durante su desarrollo. ¿Te parece un éxito haber superado las expectativas? No lo creas: pese al gran interés creado tras su lanzamiento pocas fueron las manos dispuestas a aflojar la pasta que costaba en su momento y, tras sólo dos años a la venta, finalmente en 1991 llegó el final de su vida comercial. 

 

¿Lo prefieres descapotable? Aquí tienes el Alfa Romeo RZ

Alfa Romeo RZ

 

Con el objetivo de ampliar su oferta, nuestros colegas italianos idearon una variante abierta del Alfa Romeo SZ que fue bautizada como ‘RZ’ en honor a un nombre realmente elaborado: ‘Roadster Zagato’. En esencia no era más que una versión sin techo del modelo coupé que, esta vez, traía consigo alguna que otra opción más dentro de su catálogo: los colores amarillo y negro para su carrocería. Se mantuvo en producción entre los años 1992 y 1994 con una tirada estimada de 350 piezas que, finalmente, se quedaron en 278. No creo que sea necesario explicarte la razón, ¿verdad? 

 

Comprar un Alfa Romeo SZ de segunda mano: ¿es posible? 

Si te apasionan los hierros viejos y no tienes miedo de la temible burbuja de los clásicos, existen unidades ahí fuera del Alfa Romeo SZ ansiosas por encontrar un nuevo hogar. Tras varios años de estancamiento, sus precios han comenzado a escalar progresivamente y en este momento es complicado encontrar unidades por debajo de los 70.000 euros. La mejor parte es que, debido a lo particular que es nuestro protagonista, éstas han solido recaer en manos de coleccionistas y expertos en este tipo de aparatos que les han dado un mantenimiento mejor que bueno. Deberías darte este capricho. Nadie sabrá si estás al volante de un auténtico clásico... o de un cacharro para montar en casa. 

 

VÍDEO: los pilotos de Ferrari se dan un homenaje con el Giulia QV

 

¿Te alucinan los Alfa Romeo? Aquí tienes todos los modelos disponibles ahora mismo

Lecturas recomendadas