Pasar al contenido principal

Opinión: ¿cuál es mejor? ¿El Alpina B5 o el BMW M5?

Dos maneras diferentes de entender cómo debe ser una berlina potente…¡sin salir de BMW!

Alpina B5 Bi-Turbo 2017 lateral

Este artículo de opinión no lo voy a orientar de la misma manera que otros en los que repaso las diferencias entre un coche y otro paso a paso, como por ejemplo la decisión de comprar un Jaguar E-Pace o un BMW X1. Hoy me voy a centrar en dos coches que tienen una relación muy especial, me atrevería a decir que única en la industria del automóvil. Estoy hablando del Alpina B5 y del BMW M5, una relación de décadas que hoy en día sigue en plena actualidad.

Justo hoy mi compañera Rebeca Álvarez te ha presentado al Alpina B5 BiTurbo Touring, uno de los familiares más potentes del mundo, basado en el BMW Serie 5 Touring. Yo, en cambio, me quiero centrar en las diferencias entre el Alpina B5 y el BMW M5, más allá de las diferencias entre Alpina y BMW M que te comenté hace un tiempo, aunque muchas de estas también pueden ser extrapoladas a esta pareja.

 

 

¿Cuáles son las diferencias entre un Alpina B5 y un BMW M5? Pues creo que la principal diferencia es su razón de ser, su planteamiento. El Alpina B5 siempre ha sido considerado como un BMW Serie 5 rápido, pero manteniendo el lujo y la discreción de la berlina alemana. En cambio, el BMW M5 siempre ha apostado por una deportividad muy marcada, por una diferenciación más evidente con el resto de la gama para aquellos que quieran un auténtico deportivo pero con cuatro puertas, un maletero y cuatro plazas reales.

Hasta aquí parece que no hay mucha diferencia, pero te aseguro que ese planteamiento es clave para entender ambos modelos. El Alpina B5 quiere ser una berlina ultrarápida, pero manteniendo un cierto nivel de confort y refinamiento, una berlina rápida para volar por las Autobahn a 320 km/h con todo el lujo del mundo, con inserciones de madera y el cuero granulado de la mayor calidad.

 

Vídeo: así se mueve el BMW M5 2018

 

Pero el Alpina B5 no creo que quiera ser un auténtico superdeportivo de cuatro puertas, no creo que pretenda ser el más rápido en Nürburgring, creo que juega en otra liga, en la liga de la velocidad discreta y elegante, de la comodidad, del lujo y de la distinción, pero sobre todo de una manera discreta y sin llamar demasiado la atención, una preparación al más puro estilo alemán, como podría ser Brabus hace unos años, cuando vendían en Alemania en lugar de en Rusia o en Dubai.

El BMW M5 2018, en cambio, pone sobre la mesa un concepto que sobre la mesa parece calcado, pero que en la práctica creo que tiene numerosas diferencias ocultas. El BMW M5 quiere ser un auténtico deportivo y cuenta con un auténtico arsenal de equipamiento y tecnología para lograr ser el más rápido en cualquier circuito. Un sistema de tracción integral con modo drift, asientos duros y deportivos, inserciones de fibra de carbono, un sistema de escape para dejar sordo a tu vecino. ¿Ves por dónde voy?

 

 

Esa es la clave entre uno y otro, la mayor pena es que BMW no ofrezca en el Viejo Continente la posibilidad de comprar un Alpina B5 en el concesionario de la marca, como si ocurre en muchos concesionarios en EEUU. Sería genial poder tener dos berlinas súper potentes pero con dos caracteres muy distintos. Los dos tienen unos 600 CV, los dos tienen un motor V8, pero los dos tienen almas muy distintas. El lujo veloz del Alpina B5 contra la deportividad radical del BMW M5. ¿Con cuál te quedas tú? 

Lecturas recomendadas