Pasar al contenido principal

Este Corvette sirvió de inspiración para el Sting Ray

Corvette Sting Ray
Si llegas a tu destino despeinado, es buena señal.

Mucho se está hablando durante los últimos días del nuevo Chevrolet Corvette 2020. La octava generación del Chevrolet Corvette ha llegado con fuerza gracias a, como buen coche americano, mucha potencia. Pero además tiene otros atractivos que saltan a la vista, como una imagen muy radical o un precio más que competitivo, siendo uno de los coches deportivos con mejor calidad precio que existen en este momento. Pero, ¿de dónde procede el Chevrolet Corvette Sting Ray?

El origen del Corvette Sting Ray

El nuevo Chevrolet Corvette C8 es un hito importante en la historia del modelo gracias a su motor central, pero lo cierto es que nosotros no podemos dejar de mirar esta maravilla construida en 1959. Se trata del Sting Ray Racer de Chevrolet, un prototipo con el que la marca americana mostró cómo sería en términos de aspectos la segunda generación de uno de los mejores coches deportivos americanos de la historia.

La leyenda nos dice que este concept car se construyó sobre la base de un Corvette SS de primera generación, y que fue fabricado a última hora por el equipo de diseño del fabricante con la única intención de mostrar sus aptitudes y su destreza en el diseño de vehículos deportivos. Por nuestra parte solo queda aplaudir. Sin embargo, no todo era diseño, ya que debajo del capó era un modelo de armas tomar.

Contaba con un bloque de gasolina V8 de 4,6 litros de cubicaje y unos 300 CV de potencia, destacaba por fuerza, ahí no cabe discusión. Además, en la imagen se puede ver que tiene un parabrisas corto, perfecto para ser utilizado con casco, un habitáculo relativamente cómodo y un tamaño que tampoco es pequeño para el tipo de coche que es.

Llega con motor central

El modelo actual, una bestia

El Corvette recién presentado, no obstante, es el mejor de todos los tiempos, a la vez que se convierte en el primero con un propulsor en posición central. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 3 segundos gracias a un motor de gasolina turboalimentado V8 de 6.2 litros que entrega casi 500 CV. Además, el par motor máximo supera los 630 Nm. Eso sí, esta aceleración la obtiene solo con un pack opcional al que han denominado Performance.

De todas formas, el Corvette siempre ha sido un coche muy prestacional y deportivo, sin importar la época en la que se encontrase. Y si no, mira nuestra lista de todos los volantes y habitáculos de la historia de este mito americano.

Buscador de coches

Y además