Pasar al contenido principal

Drag Race: ¿Tesla Model S Performance o Ferrari F8 Tributo?

deportivos carrera aceleracion
La electricidad está ahí pero los deportivos también mejoran.

No es la primera vez que vemos una drag race entre un Tesla y un Ferrari, una carrera de aceleración entre el Tesla Model S y el Ferrari F8 Tributo donde se ponen frente a frente dos tecnologías muy diferentes. Por un lado el Tesla, un coche eléctrico de referencia, un sedán de lujo súper potente y por el otro el Ferrari, un superdeportivo con un motor de combustión interna súper evolucionado y espectacular. Quizás el mejor motor de combustión de la historia. ¿Podrá contra la fuerza eléctrica?

No te lo pierdas: 5 curiosidades de la fábrica de Ferrari

Esta drag race me parece muy interesante para ver en qué punto se encuentran hoy las tecnologías más avanzadas para acelerar sobre cuatro ruedas. Obviamente la electricidad tiene varias cosas buenas: la principal es su par instantáneo, lo que le permite unas salidas desde parado absolutamente fulgurantes. Lo segundo es que los coches eléctricos más potentes tienen eficaces sistemas de tracción integral electrónica

 

 

Los motores de combustión interna tienen las mismas limitaciones que siempre, pero a cambio son capaces de mantener un nivel de aceleración mayor a mayor velocidad, especialmente si tomamos la referencia de un superdeportivo como el Ferrari F8 Tributo. Aquí el peso es el factor clave: los coches eléctricos pesan demasiado, por lo que arrancan bien pero después poco a poco se van desfondando, mientras que el Ferrari aguanta una aceleración brutal.

El Ferrari F8 Tributo claramente gana a Tesla

Sí, quizás los fans de Elon Musk están llorando pero la realidad es la que es. Es muy interesante analizar bien el vídeo que tienes sobre estas líneas para sacar algunas conclusiones interesantes. La primera es que el Tesla Model S ha evolucionado poco y sigue consiguiendo unas cifras de aceleración que hace 3 años nos sorprendían pero hoy ya no.

Lo segundo es que los superdeportivos actuales ya son capaces de bajar de la barrera de los tres segundos en el cero a cien con una facilidad pasmosa. El piloto solo tiene que activar el programa 'Launch Control' y prepararse para una pegada al asiento sideral. Con 720 CV, el Ferrari F8 Tributo es una bestia parda y con una carga tecnológica brutal para transmitir toda esa potencia y mala leche al eje trasero sin sustos.

 

deportivos carrera aceleracion

 

En aceleración de 0 a 100 km/h el Tesla machaca al Ferrari. Acelera en apenas 2,52 segundos y recorre los primeros 18 metros en apenas 1,57 segundos. El Ferrari acelera peor, con un cero a cien en 2,85 segundos y 1,75 segundos para recorrer los primeros 18 metros. Pero a partir de ahí las diferencias son notables.

El Ferrari sigue acelerando con una ferocidad salvaje. Pasa de 100 a 200 km/h en solo 6,32 segundos, una cifra increíble. El Tesla necesita dos segundos y medio más para conseguir esa cifra. El sedán eléctrico americano consigue la aceleración de 0 a 200 km/h en 11,40 segundos, mientras que el Ferrari hace lo mismo en unos 8 segundos. Ahí radica la diferencia.

Así que podemos respirar tranquilos. De momento, un Ferrari pata negra y con toda la tecnología de 2020 es capaz de superar al Tesla más poderoso en una drag race, aunque está claro que la electricidad es imbatible a la hora de conseguir aceleraciones fulgurantes.

Buscador de coches

Y además