Pasar al contenido principal

Así era el primer Opel Astra OPC

Así comenzó todo

Las siglas OPC, Opel Performance Center, han estado muy ligadas a la compañía en los últimos años. En la actualidad no contamos con este tipo de modelos, destacando eso sí el regreso de las siglas GSI a Opel. Pese a ello queremos recordar cómo era el primer Opel Astra OPC, un compacto deportivo de verdad que conquistó el alma de los clientes más exigentes en 1999, cuando salió al mercado.

Los 10 coches deportivos que están creando tendencia en 2021

Justo antes de cerrar el siglo XX la marca quería lanzar un coche deportivo. Si bien, contaba con los antes mencionados GSI, parece que en Russelsheim querían ir un paso más allá. Para ello recurrieron a los OPC, y el primero en llevar tal fantástica insignia fue el Opel Astra en su generación G

Los cambios fueron profundos, pues no se limitaron a contar con un motor potente. Un primer asalto que vendido en una limitada tirada suscitó gran interés.

Este primer OPC contaba con el bloque 2.0 litros atmosférico de 136 caballos de potencia que, mejorado, desarrollaba 160 CV gracias a algunas modificaciones como un sistema de escape con colectores nuevos y una electrónica retocada.

opel astra opc

Por supuesto se revisó el chasis para dotarle de una puesta a punto específica. El Astra OPC recibía nuevas suspensiones (con muelles 20 mm más cortos delante y 10 detrás) y nuevos brazos. También se instalaba un moderno sistema de frenos con discos más grandes y una dirección más directa. 

El resultado era un coche de apariencia deportiva, gracias a su kit específico en el que el 'gran' alerón posterior era más que llamativo y ayudaba a asentar al eje trasero a alta velocidad. Quizá se le podía achacar que sus rivales más cercanos eran más potentes: por ejemplo, el Peugeot 306 GTI llegaba a 167 CV, el Seat León 1.8 20vt desarrollaba 180 y el primer Civic Type R (EK9) subía a 185.

compacto deportivo lujo altas prestaciones radical

Compactos deportivos

Los coches compactos deportivos son especiales por muchas razones. Probablemente tengan el tamaño ideal, no necesitan motores estratosféricos para ofrecer diversión y están al alcance de (casi) todos. Puede que aquí no esté toda la información que existe, ¡pero sí toda la que te gusta leer!

Con una acogida positiva que debió de sorprender incluso a la gente de Russelsheim, en 2002 llegó un restyling al Astra del que se benefició (y mucho) el OPC, ya que esta variante deportiva pasó por el centro de desarrollo para dar un importante paso adelante.

Llegaba ahora a los 192 caballos de potencia gracias al uso de un turbocompresor. La respuesta del motor era más rabiosa, y entre otros elementos se modificó la admisión y el escape, se añadió un nuevo radiador de aceite y se instalaron pistones forjados.

Así era el primer Porsche Cayenne

Y es que las prestaciones del Astra OPC 2002 no estaban nada mal. Con 240 km/h de punta, se ponía en cabeza de sus rivales más temibles: el Civic Type-R de 200 CV llegaba a 235, el León Cupra a 237. Por su parte, el Golf R32 con su tracción integral podría alcanzar 247 km/h, aunque se podría decir que jugaba en otra liga.

El primer Astra OPC llegó con carrocería de tres puertas, aunque pronto apareció la versión Caravan, algo que fue llamativo en su momento. No se puede decir que fuera un exitazo de ventas, pero sin duda en Opel supieron ver el potencial de este tipo de modelos: las variantes OPC han aparecido en los Opel Astra en todas las generaciones (salvo la actual) y ha tocado modelos de gran volumen como el Vectra u otros tan peculiares como el Zafira o el Meriva.

 

Etiquetas:

Motor

Buscador de coches

Y además