Pasar al contenido principal

¿Sabías que el coche más caro del mundo está en España?

Entre 60 y 70 millones de euros. ¡Ahí es nada!

Actualizado
Ferrari 250 GTO: ¡vendido por 28 millones de euros!

Seguro que a estas alturas de vida ya lo sabes, pero te lo recuerdo por si no lo sabes: el Ferrari 250 GTO es el coche más caro del mundo y cada vez que uno cambia de mano, la opinión pública se echa las manos a la cabeza. El precio de estos coches puede variar mucho, según el momento y las ofertas puntuales, también por el ‘pedigree’ en competición que tiene cada ejemplar. Lo que quizás no sepas es que el Ferrari 250 GTO más caro está en España, sí amigos, concretamente propiedad del empresario vasco del acero Jose María Aristrain.

Era un secreto a voces entre ciertos círculos selectos del automóvil en nuestro país: la afición de este empresario por los coches de lujo es bien conocida y no la ha escondido jamás. El momento clave fue cuando se compró el Ferrari 250 GTO completamente en secreto, en una transacción que no salió a la luz pública como otros modelos que salen a subasta o que se ponen a la venta en páginas web: como el caso del segundo Ferrari 250 GTO fabricado.

 

 

En este caso la compra se hizo por canales privados, entre coleccionistas, y poniendo sobre la mesa una auténtica montaña de dinero. Se cree que este empresario español pagó 52 millones de dólares, unos 42 millones de euros al cambio. ¡Una fortuna! En este momento, el Ferrari 250 GTO con chasis 5111GT se convirtió en el coche más caro del mundo y, por ende, el coche más caro de la historia. Una maniobra inteligente por parte de este empresario para diversificar sus inversiones: sí amigos, le gustan los coches, pero no esperes que vaya a buscar el pan con este coche.

 

El coche más caro del mundo: 'español'

Y es que los coches clásicos se han convertido en una gran inversión para las grandes fortunas mundiales y, teniendo en cuenta que cada vez hay más multimillonarios, el precio de algunos de estos modelos no hacen más que subir y subir. Los Ferrari clásicos son los mejores ejemplos, pero hay otros: aquí tienes algunos coches clásicos baratos para invertir. Años más tarde, la posesión del Ferrari 250 GTO por parte de un español ha salido a la luz gracias a ‘El Confidencial’, que de paso, también nos ha dejado otro motivo de peso para apostar por este tipo de bienes.

 

Vídeo: así celebro Ferrari su 70 cumpleaños

 

Y es que Jose María Aristrain tiene problemas con la justicia desde el año 2011, cuando la Oficina Nacional de Investigación del Fraude irrumpió en su chalé de las afueras de Madrid. Acusado por un fraude fiscal de 200 millones de euros, al parecer este empresario está intentando vender su Ferrari para hacer frente a los problemas judiciales que se le vienen encima: pide entre 60 y 70 millones de euros, lo que supondría una revalorización cercana al 20%. Es lo que está pidiendo, aunque probablemente, si finalmente lo vende, a buen seguro será por una cantidad ligeramente inferior.

Y lo puede vender ya que es uno de los bienes que no fueron embargados por Hacienda, ya que según la Agencia Tributaria, durante la instrucción estos vehículos se podrían estropear y perder parte de su valor. ¡Ya veo a todos los evasores fiscales y delincuentes económicos comprando coches clásicos de colección para evitar el embargo de Hacienda! Queda por ver finalmente qué ocurre con el Ferrari 250 GTO ‘español’: pongo comillas porque no tengo claro que este coche haya pisado territorio español, quizás directamente se quedó en su residencia de Gstaad, en Suiza, que por cierto, es la casa más cara de toda Suiza. ¡Ande o no ande, caballo grande!

Fuente: El Confidencial

Todos los Ferrari modernos, aquí

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear