Pasar al contenido principal

Ford Mustang Mach 1: ¿Tiene sentido un coche así en 2022?

Los Ford Mustang Mach 1 desde 1969
Generaciones del Ford Mustang Mach 1.

¿Respuesta rápida? Sí. Ahora viene la explicación.

Un coche deportivo con un motor V8 Coyote de 5,0 litros. Decir estas palabras en 2022 va en contra de absolutamente todo, pero el Ford Mustang Mach 1 se atreve a ello. En un mundo en el que el coche eléctrico y las 'cero emisiones' parecen el futuro, cabe preguntarse si este vehículo tiene sentido.

Prueba del Ford Mustang Mach 1: pura felicidad y vitamina V8

Si somos prácticos y coherentes, seguramente no. Pero siendo prácticos y coherentes, nunca se ha hecho historia. Ford no habría ido a la guerra contra Ferrari en Le Mans, no se habría lanzado a crear el Mustang, no competiría en el WRC... Y como ellos, muchas otras marcas no habrían hecho nada destacable.

Así que, haciendo uso del sentimiento que producen estos coches en quién los pilota (a destacar este verbo y no el de 'conducir'): sí, son necesarios.

El objetivo del Mustang Mach 1: hacerte vibrar

Prueba del Ford Mustang Mach 1
Ford Mustang Mach-1.
Thomas Starck / AUTOBILD
-

 Thomas Starck / AUTOBILD

El nuevo Mustang Mach 1 nació para conmemorar a la primera edición de 1969 y llevarla a un nuevo nivel. Un híbrido de piezas, tecnología y rendimiento del Ford Mustang GT, el Shelby Mustang GT350 y el GT500.

El motor Coyote es, simple y llanamente, herencia de Ford. Era totalmente necesario en un coche así, enfocado en producir emociones al conductor a través de sus 460 CV y 529 Nm de par máximo. Y realmente no busca ser un deportivo de altas prestaciones.

Es un coche que en recta exhibe todo su poder, con un 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y un sonido atronador. Pero en curva, sus más de 1.800 kg no lo hacen destacar. Es un muscle car, no se le puede pedir lo imposible.

Su diseño exterior es imponente y fresco, pero lleno de detalles que se inspiran en el pasado (como los dos huecos en la rejilla frontal, donde el Mach 1 original llevaba faros adicionales), y se ofrece con un cambio de marchas manual y automático.

Hennessey Venom 1000: el Mustang Shelby GT500 definitivo

En definitiva, es un coche que grita 'historia' en cada una de sus líneas. Historia y verdadero gusto por conducir. Sin asistencias de aparcamiento, sensores especiales o control de crucero. Ninguna de esas 'moderneces' tiene cabida en un coche que, aunque es moderno, busca algo diferente.

En definitiva, el Ford Mustang Mach 1 sí tiene sentido en 2022. Igual que lo tendrán todos los deportivos con motores de combustión que vendrán después. Se irán relegando poco a poco a un uso residual, en trackdays o para los fines de semana. Pero siempre tendrán su hueco entre gente dispuesta a pagar por ellos y disfrutar.

Y si no lo encuentras, es porque nunca te has sentado en un coche con un V8 americano. Lo echarías de menos el resto de tu vida, seguro.

Y además

Buscador de coches