Grandes berlinas olvidadas: Aston Martin Rapide

Grandes berlinas olvidadas: Aston Martin Rapide
Foto del redactor Sergio Ríos

Rápido, lujoso y no muy práctico

En esta serie de grandes berlinas olvidadas hemos hablado de muchos fabricantes generalistas que trataron de ofrecer un coche premium, obteniendo mejores o peores resultados. Sin embargo, también hay marcas premium que, sin pertenecer a este segmento, intentaron adentrarse en él. Un ejemplo es el Aston Martin Rapide.

En los años 2000, Aston Martin coqueteó con la idea de lanzar una berlina que aunara la practicidad de este tipo de coches con las prestaciones de sus deportivos. Por ello, empezaron a desarrollar un coche que se asimilaría fuertemente al Aston Martin DB9, pero que se caracterizaría por un mayor tamaño. 

Aston Martin Rapide

De esta manera, el Salón de Detroit de 2006 fue el escenario elegido para mostrar el primer concept del Aston Martin Rapide, que no llegó al mercado hasta el 2009. Lo hizo, eso sí, con una apariencia casi idéntica al prototipo, la cual tampoco era revolucionaria en ese momento.

En general, el diseño prácticamente el mismo del Aston Martin DB9, con la excepción de su mayor longitud. De hecho, se desarrolló sobre su misma plataforma “V/H Architecture”, así que a priori no había grandes novedades en cuanto a la estética. Eso sí, había algunos toques que merece la pena mencionar.

Más allá de la inclusión de dos puertas con un pilar B pintado en color negro, en la firma británica optaron también por seguir una línea del techo baja que replicara en cierto modo la del DB9. Además, se incluyeron elementos nuevos, como las luces traseras del Vantage y unos nuevos grupos ópticos delanteros.

Por otro lado, en el interior del Aston Martin Rapide también había cambios, aunque en general se siguió lo que ya se veía en otros coches de la marca. El rasgo diferenciador aquí fueron las plazas traseras, con dos asientos semi-bucket entre los que se colocó una especie de consola central. Además, los ocupantes podían disfrutar de películas gracias a las pantallas de los asientos delanteros.

De esta manera, el toque final lo aportaba el maletero de 317 litros, que podían aumentar a 886 al abatir los asientos. Asimismo, el amplio equipamiento con conectividad USB y Bluetooth, sistema de sonido Bang & Olufsen de 16 altavoces, faros bixenón y asientos eléctricos hacían que este coche no tuviese que nada envidiar a cualquier otra berlina de lujo.

Ahora bien, este era distinto. El motor del Aston Martin Rapide era un V12 de 5,9 litros que entregaba unos 470 CV y estaba asociado a una caja automática de 6 relaciones. Así, podía alcanzar 303 km/h de velocidad máxima, con un paso de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos. Aun así, más tarde llegaron otras variantes.

En 2013 se lanzó el Rapide S, con un V12 que ahora contaba con 550 CV, lo que redujo el tiempo 0-100 km/h a 4,9 segundos y aumentó la velocidad máxima a 306 km/h. Asimismo, también hubo en 2019 una versión eléctrica, el RapidE, que contaba con unos 600 CV y unos 322 km de autonomía, pero en 2020 se canceló su fabricación.

Aston Martin RapidE
Aston Martin RapidE

No obstante, la versión más radical de esta berlina de Aston Martin llegó en 2018. Se trataba del Rapide AMR, con el V12 de 5,9 litros, el cual ahora entregaba 595 CV y 630 Nm de par máximo. Contaba también con un cambio automático de 8 relaciones, nuevos detalles estéticos y varios ajustes para favorecer el rendimiento, como unos frenos carbocerámicos.

Con todo, esta versión podía llegar a 100 km/h en 4,4 segundos y su velocidad máxima era de 330 km/h. Así, se fabricaron solo 210 unidades y la producción finalizó en 2020, junto a la del propio Rapide convencional.

Aston Martin Rapide AMR
Aston Martin Rapide AMR

Por qué no triunfó el Aston Martin Rapide

En sus casi 11 años de vida comercial, se pudo ver cómo la popularidad de este modelo fue descendiendo. Si bien en 2010 se vendieron en torno a 460 ejemplares en Europa, en 2015 esta cifra estaba en torno a 200 y ni siquiera se llegó a 100 coches en 2019. La idea era fabricar 2.000 unidades al año, pero, con estas cifras, se optó por poner fin a la producción.

Sin duda, pudo haber muchas razones que justificaron este fracaso pero críticas que recibió entonces este modelo como el poco espacio para las piernas y la cabeza de las plazas traseras jugaron un papel. Esto, sumado al alto consumo de su motor V12, hacían que el Rapide fuese más un deportivo que una berlina deportiva, pues se quedaba corto a nivel práctico.

¿Cuánto cuesta hoy este coche?

Aston Martin Rapide

Dado que hablamos de un coche deportivo de lujo relativamente reciente, no podemos esperar ejemplares muy económicos. Además, no es un modelo común, lo que tampoco ayuda a encontrar opciones especialmente baratas. Ahora bien, si buscas un Aston Martin Rapide de segunda mano, podrás optar por varias unidades en nuestro país.

Por lo general, podemos ver que los precios se sitúan entre los 60.000 y los 70.000 euros, lo cual se ajusta al valor de una berlina de lujo nueva. En este caso, hablamos de coches con unos 10 años en su mayoría, pero también es cierto que se trata de un Aston Martin con motor V12, así como de una rareza.

Opinión: ¿Merece la pena comprarlo de segunda mano?

Aston Martin Rapide

Esta cuestión, como siempre, dependerá de ti. Aun así, si lo que buscas es una berlina deportiva práctica, este puede no ser tu coche. Hay alternativas con prestaciones similares y que pueden ser más sensatas para el día a día, pero eso no quiere decir que debas ignorar siempre esta berlina.

Si lo que quieres es algo distinto, atractivo y con un motor con una respuesta y sonido espectaculares, el Aston Martin Rapide te puede interesar. Por supuesto, todo depende de si puedes mantener un coche así, pero puede ser una compra interesante. Además, teniendo en cuenta su escasez, es muy probable que se convierta en un vehículo más codiciado con los años…

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: BerlinasMotor