Pasar al contenido principal

Mercedes-AMG A35, prueba: ¡'menudo' deportivo!

Menudo de tamaño... y menudo de '¡vaya bestia!'

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Prueba Mercedes-AMG A35 [TG]

El Mercedes-AMG A35 de esta prueba necesitó poco más de 80 km para convencerme de que ser un modelo de acceso a gama no tiene el mismo significado en función de donde vengas. Y si vienes de AMG, son palabras mayores. En la teoría, el Mercedes-AMG A35 es el coche ideal para aquellos a los que el Mercedes Clase A 250 se les queda corto y el Mercedes-AMG A45, demasiado grande...

No te pierdas: ¡AMG podría estar preparando un rival para el Cayman!

En la práctica, se parece mucho más al A45... De hecho, hasta la llegada de este último, el Mercedes-AMG A35 es el Mercedes Clase A más potente de la nueva generación. Hace ya casi un año tuve ocasión de estar en la presentación internacional estática del nuevo Clase A y me pareció que a nivel estético este coche ha ganado mucho. 

Más tarde hice la prueba del Mercedes A 200d y me pareció uno de los compactos más interesantes y modernos, con un dinamismo excepcional. Si a esto le añadimos el toque de gracia de AMG, ¿qué podemos esperar? Bien, por suerte no debes esperar mucho más porque he viajado hasta Mallorca para traerte la prueba del Mercedes-AMG A35.

 

Prueba Mercedes-AMG A35

 

Mercedes-AMG A35, prueba: una imagen rompedora

Cuando salí del hotel en el que me alejaba, en Port de Sóller, eran las 8:30 de la mañana. Y allí esperaban, pacientes, los Mercedes-AMG A35 que pondríamos a prueba. Había visto imágenes de él, pero en persona mejora. Porque básicamente es un Clase A (¿os he dicho ya que este coche me entró por los ojos nada más verlo?) con unas chucherías muy apetecibles. 

 

Mercedes-AMG A35

 

Una nueva parrilla AMG con lama doble, faldón delantero AMG Line con flics en las tomas de aire y un splitter adornan el frontal, las llantas de aleación de 18 pulgadas con radios dobles -cuya función aerodinámica ha sido optimizada- enfatizan su perfil y la zaga cuenta con un faldón trasero que incorpora el difusor y doble salida de escape, así como un perfil aerodinámico en el techo.

Junto a mi unidad de pruebas, pintada en el llamativo color 'Sun Yellow' se encuentra la versión Edition 1 del Mercedes-AMG A35, cuyo aspecto es mucho más imponente gracias a las llantas de 19 pulgadas y su color 'azul denim' con detalles en dorado y que estará limitada a 18 meses de producción. 

 

Prueba Mercedes-AMG A35

 

Este incorpora también el alerón trasero fijo como parte del paquete aerodinámico AMG opcional, que aumenta la carga aerodinámica y acentúa su carácter deportivo, a nivel estético y de comportamiento. De ti dependerá si quieres añadírselo o no y darle el toque definitivo. Lo cierto es que aunque mi A35 no lo lleve, no por eso resulta menos tentador… 

 

Prueba Mercedes-AMG A35

 

Mercedes-AMG A35, prueba: deportividad digital

Tras dedicar unos minutos a observar su aspecto exterior, llega el momento de subirse al Mercedes-AMG A35 2019 y en el interior todo es familiar... Y digo familiar porque también hay novedades que saltan a la vista. Es el caso del sistema multimedia MBUX que sustituye al COMAND o el nuevo volante AMG con levas galvanizadas. 

 

Prueba Mercedes-AMG A35

 

Bueno, en realidad en esta ocasión han ido un paso más allá y han incorporado el volante AMG performance, que diferenciarás porque no solo cuenta con los botones del Touch Control integrados, sino también con un mando giratorio con pantalla LCD incorporada desde el que se pueden seleccionar y ver los modos de conducción. Mucho más práctico.

 

Prueba Mercedes-AMG A35

 

Respecto al cuadro de instrumentos, muestra varios estilos de visualización; en el ‘supersport’, por ejemplo, tendrás acceso a diferentes modos mediante los que controlar información relativa a la marcha seleccionada, temperatura del aceite del motor, ajustes del Dynamic Select o las fuerzas G.

Los más circuiteros están de enhorabuena gracias a que Mercedes permite elegir, de manera opcional, el AMG Track Pace, que puede registrar 80 parámetros específicos del vehículo en los circuitos, como la velocidad o la aceleración, los tiempos por vuelta o el sector. Algunos trazados, como Nürburgring o Spa ya están en la memoria del sistema... ¡Tentador! 

 

Prueba Mercedes-AMG A35

 

En esta ocasión no es día de circuito, pero a cambio tenemos por delante 80 km de carreteras de montaña, las de la Sierra de la Tramontana, así que cogemos postura y nos mentalizamos: mi cuerpo se adapta a los asientos deportivos forrados en cuero, así que el proceso es mucho más fácil... 

 

Mercedes-AMG A35, prueba: infatigable...

Encender el motor del Mercedes-AMG A35 de mi prueba es todo lo que necesito para despertarme. Se trata del conocido M 260, pero ha pasado por la mano de gracia de AMG para convertirse en lo que hoy es: este bloque de cuatro cilindros y 2.0 litros turbo ofrece 306 CV de potencia, disponibles desde 5.800 rpm, pero lo mejor es que sus 400 Nm de par salen a relucir desde 3.000 rpm y se mantienen al máximo sea cual sea lo que le exijas.

 

Prueba Mercedes-AMG A35

 

Esto se traduce no solo en una aceleración de infarto -completa el 0 a 100 km/h en 4,7 segundos- sino también en un comportamiento infatigable. La transmisión AMG Speedshift DCT de siete velocidades gestiona los cambios de manera inteligente en los continuos cambios de ritmo de nuestra exigente ruta y gracias a que los frenos son ahora más robustos -miden ahora 350 mm en el frontal y 330 mm en el eje trasero- se siente mucho más confiado en las distancias cortas de frenado. 

Salimos del pueblo en modo 'Confort', pero el día nos pide activar el 'Sport Plus'. A medida que le vamos recortando kilómetros al navegador, el petardeo que me acompaña en esta prueba me motiva a seguir disfrutando del dinamismo de este Mercedes-AMG A35; han aumentado la rigidez torsional de su chasis y esto, junto a la tracción integral 4Matic, hace que hilar curvas sea tan gratificante como seguro... ¡Este coche parece saber lo que hacer y cómo hacerlo incluso en las situaciones más complicadas! 

 

Prueba Mercedes-AMG A35

 

La dirección es firme y directa, por lo que en todo momento sientes tener el control de la trazada. Prueba de ello es también que incluso incorpora un modo conocido como 'Slippery' para momentos en los que nos topemos con una superficie deslizante, así que sacarle de sus casillas será complicado.

 

Mercedes-AMG A35, prueba: conclusión

Conducir el Mercedes-AMG A35 engancha. No solo si quieres exprimir su lado más radical, sino también en una autovía, en modo confort y disfrutando de sistemas como el Distronic o asistente activo de distancia, el asistente de voz 'Hey, Mercedes' o el sistema cinético Energizing, que hace pequeñas correcciones en la posición de la banqueta y el respaldo para garantizar la comodidad de los ocupantes de los asientos delanteros según vaya cambiando su posición.

En situaciones más exigentes como las vividas durante la mayor parte de esta prueba, preferirás estar en el asiento del piloto que de copiloto... De hecho, un ingeniero de Mercedes me había avisado la noche anterior: "mañana no desayunes mucho si no vas a conducir todo el rato". 

 

Prueba Mercedes-AMG A35

 

Durante la ruta me doy cuenta de que no bromeaba. Necesito parar un rato, mientras pienso: "¡Caray! Este coche es capaz de revolverte las entrañas". Todo un deportivo a pequeña escala... El precio del Mercedes-AMG A35 parte de 57.675 euros. No es barato, pero me atrevería a decir que ofrece un comportamiento que no tiene nada que envidiar al del anterior A45. 

Cuando llegue el Mercedes-AMG A45 2019, habrá que ver qué han sido capaces de hacer con él para justificar si merece la pena pagar casi 60.000 euros por su hermano pequeño, el A35. De momento, solo nos queda pensar: "Si esto es lo que AMG entiende por básico... ¡viva la simplicidad!". 

Todo lo que necesitas saber del Mercedes Clase A está en nuestras fichas

Lecturas recomendadas