Pasar al contenido principal

El nuevo Ford Shelby GT500 es lo más bruto que verás este finde

Ford Shelby GT500
Domesticable solo en rectas, y casi ni eso...

Es de sobra conocido que existen pocas 'americanadas' con más solera que meterle un motor grande con mucha potencia a un vehículo. El Ford Mustang, sin ir más lejos, es un buen ejemplo de lo que te estoy contando. Uno de los coches deportivos americanos más famosos de siempre unido a una característica intrínseca de la cultura automovilística yanqui. Pero con el nuevo Shelby GT500 se han sobrepasado todos los límites conocidos hasta la fecha. Es el coche más potente de calle construido en toda la historia de Ford, que no es precisamente corta.

El Ford más potente de la historia

Ford Shelby GT500 interior

A principios de este año, la marca estadounidense nos dijo que su inminente Shelby GT500 tendría unos 710 CV de potencia. No obstante, esta predicción acabó siendo un poco... conservadora. Incluso tímida, diría yo. Porque, damas y caballeros, el motor del nuevo Shelby GT500 2020 producirá la friolera de (redoble de tambores, por favor) más de 770 CV y unos 850 Nm de par motor máximo. Con ello se convierte en el Ford más potente de siempre, hablando de los modelos homologados para circular al lado del resto de los mortales, claro.

Tanto es así, que es el bloque sobrealimentado V8 también con más potencia en toda la historia. Esta noticia tiene varias consecuencias inmediatas. Para empezar, puedes jugarte toda tu fortuna, sea mucha o poca, a que será rapidísimo. Segundo: los youtubers están preparados para grabarlo allá donde esté, sin importar cuánto tengan que viajar. Y tercero, y no menos importante. A los encargados de probarlo y escribir sobre él ya se nos cae la baba solo de pensar en pisar el pedal derecho como si no hubiera un mañana.

Rápido no, rapidísimo

Ford Shelby GT500 trasera

A modo de memorándum, el motor del Shelby GT500 2020 es un V8 de 5.2 litros. Con la potencia comentada, promete una aceleración de 0 a 100 km/h que ronde los tres segundos. ¿Y quién va a parar a semejante bicho? Pues el equipo de frenos más potente jamás instalado en un coupé americano. No podía ser de otra forma.

El Shelby GT500 saldrá a la venta a partir de este mismo otoño y llega con algunas mejoras que le hacen mucho más apetecible. Por ejemplo, instala una caja de cambios de doble embrague y siete velocidades que tarda en cambiar de marcha lo mismo que un colibrí en batir sus alas. O más o menos: 100 milisegundos. No es la misma transmisión que la del Ford GT, pero está muy bien afinada. Además, incluye varios modos de conducción entre los que se encuentra uno perfecto para quemar rueda.

Ford Shelby GT500 llantas

La potencia se envía toda a las ruedas traseras y los amortiguadores tienen un tarado que, según asegura Ford, consigue un mejor comportamiento en curva. Para ayudar a manejar todas esas fuerzas G, el Shelby GT500 incluye un gran alerón trasero ajustable; y el propio coche está lleno de elementos de fibra de carbono para aligerar el peso. ¿Cómo preferirías este torrente de potencia, a lo americano o según estándares más transalpinos? ¿Qué tal en un envase del tipo Ferrari 812? Yo, de momento, solo puedo gritar una cosa mientras ondeo mi sombrero tejano: ¡Yeeeeeeehaw!

Buscador de coches

Y además