Pasar al contenido principal

El Porsche 911 podría ser salvado por los combustibles sintéticos

Poca broma: está en juego la supervivencia de un mito.
Porsche 911

Tan solo han pasado unos pocos días desde que llegase la hora de rendir cuentas anuales en Porsche, y las conclusiones obtenidas son especialmente buenas. No solo porque la economía de la firma de Stuttgart va viento en popa gracias a sus ventas (en la que el 911 922 de esta prueba tiene gran parte de culpa), sino también porque, como acostumbra, la marca no se olvida de sus mitos y asegura que seguirán teniendo un papel protagonista en el futuro. Sí, me refiero al 911. Porque desde el seno de la compañía han afirmado que existen grandes posibilidades de que el Porsche 911 y los combustibles sintéticos estén muy unidos a lo largo de la próxima década. Aunque algunos coches tendrán problemas con los nuevos combustibles como la gasolina E10.

El Porsche 911 y los combustibles sintéticos: la nueva historia de amor

De esta manera, Oliver Blume, el CEO de Porsche, dijo a nuestros compañeros de la versión británica de TopGear que "continuaremos con los motores de gasolina en el 911 y los mejoraremos paso a paso. Seguimos invirtiendo en motores de combustión, es esencial para Porsche. Sobre todo en el 911. Hicimos un análisis muy profundo sobre cuál sería la mejor oportunidad para reducir el CO2 en esos motores y estamos trabajando en un Porsche 911 con combustibles sintéticos".

De hecho, reconoció que "ya estamos realizando pruebas con modelos históricos como el 993 y los resultados son muy buenos. El coste es demasiado alto en este momento y no tenemos la capacidad de producir los combustibles de una manera sostenible. Sin embargo, con la ayuda de socios, buscamos producirlos con energía eólica o solar. Sería muy atractivo para los coches que ya están en el mercado".

Porsche 911 trasera

Además, reconoció que el hidrógeno no es lo suyo. "Es muy caro y no es útil para nuestros coches deportivos", dijo. Lo cierto es que un Porsche 911 con combustible sintético podría derivar de la competición. Podría ser la forma de investigar con ellos todavía más y también podría ayudar a justificar la participación de la marca de Stuttgart en las carreras en un momento en el que están defendiendo la reducción del CO2 en cada etapa de producción y desarrollo de sus coches.

Con la electricidad total también en mente... pero no para el 911

"El 911 no es el concepto de coche para estar completamente electrificado y nuestra estrategia está más centrada en diseñar y desarrollar deportivos con un motor 100% eléctrico o sistemas de propulsión de combustión interna en combinación con un eléctrico. Este último supuesto es el que nos parece más idóneo para el nueveonce", añadió.

Tampoco hay que olvidar que las futuras inversiones de Porsche se dividirán entre la electrificación y la digitalización de sus coches, y otro tercio se destinará a realizar inversiones ligeramente arriesgadas. Como por ejemplo una participación del 15% en la empresa croata de vehículos eléctricos Rimac. En cualquier caso, lo del Porsche 911 y los combustibles sintéticos suena bien. Se mantendría su esencia y filosofía... pero sin contaminar.

Y además