Pasar al contenido principal

Viejas glorias: el primer y único Porsche 911 con cuatro puertas

¿Pensabas que el Porsche Panamera fue el primer Porsche con cuatro puertas? Estás muy equivocado.

unico one off one-off proyecto sedan nueveonce clasico

La llegada del Porsche Panamera fue clave para Porsche: por fin un Porsche 911 con cuatro puertas. Un hito que, aunque no supuso una revolución como el Porsche Cayenne, sí que terminó convenciendo a casi todos por su buen comportamiento dinámico y su elevado lujo puertas adentro, un salón rodante con el comportamiento de un auténtico Porsche. ¿Crees que es el primer Porsche de cuatro puertas? Te equivocas.

Es más, hace muuuuchos años que este concepto está inventado. No es de extrañar, tener un Porsche 911 con cuatro puertas es prácticamente el sueño de cualquiera: estética espectacular, prestaciones brutales y la practicidad de poder llevar a la suegra detrás. Esto debió ser lo que también pensó el doctor Willian Dick, el distribuidor de Porsche en San Antonio, Tejas. 

 

 

Corría el año 1967 y el Porsche 911 llevaba ya casi tres años en el mercado. Un coche fantástico para conducir pero dócil y eficaz, especialmente si lo comparamos con otros deportivos de su tiempo. Este distribuidor tenía una gran colección de coches, entre ellos también algún Ferrari y Rolls-Royce. No obstante, para la navidad de 1967 quería regalar a su esposa algo especial, algo único y diferente.

 

Porsche 911 de cuatro puertas: ¡el sueño de un coleccionista!

Dicho y hecho. El señor Dick envió a su manager a Italia para contactar con diferentes carroceros, para obtener ideas sobre un Porsche 911 de cuatro puertas. Finalmente, entre todos consiguieron un diseño más o menos claro de cómo lo querían: la icónica forma del Porsche 911 no daba margen a mucho más y se decidió alargar la carrocería y crear un nuevo pilar B central y mantener la clásica curva del pilar C en la parte trasera.

 

clasico one-off sedan lujo unico

 

Troutman fue el encargado de llevar a cargo la fabricación de este Porsche one-off y para llevarlo a cabo imaginó una solución brillante: para no tener que fabricar puertas traseras a medida, decidió tomar las ya existentes y ponerlas al revés. Es decir, la puerta delantera izquierda se convertiría en la puerta trasera derecha. Y viceversa. El resultado fue bastante más interesante de lo que cabría esperar.

Se quitaron las llantas Fuch para colocar otras más discretas y más propias con el estilo sedán elegante que se pretendía conseguir. El estilo general mantenía la elegancia deportiva del Porsche 911, algo importante para el señor Dick y el interior se terminó en un exclusivo cuero burdeos a juego con el interior. Sin duda, un Porsche Panamera adelantado a su tiempo.

Hoy nadie sabe el paradero del primer Porsche 911 de cuatro puertas y es una lástima, porque el resultado fue bastante impresionante. No sabemos dónde está, pero sí te puedo afirmar que finalmente el Señor William Dick pagó por el más o menos lo mismo que por un Rolls-Royce de la época, ¡una auténtica fortuna!


 

Lecturas recomendadas