Pasar al contenido principal

28.000 eurazos por dejar el coche en un parking... ¡9 años!

No seas criticón, seguro que la dueña del vehículo ha estado muy ocupada todo este tiempo.

Imagen de perfil de Javier Prieto
28.000 eurazos por aparcar

La propietaria de un coche ha sido condenada a pagar 28.000 eurazos por abandonarlo en un parking mallorquín durante... ¡9 años! Pero, ¿ qué ha hecho la señora durante ese tiempo? Pues suponemos que muchas cosas, excepto recuperar su bien (poco) mueble.

Cagadas muy cómicas aparcando el coche

La historia, digna de emitirse en el programa de Iker Jiménez, comenzó el 24 de marzo de 2009. Aquel día Inmaculada M. estacionó su Volvo en un aparcamiento subterráneo situado en la Plaza Bisbe Berenguer Palou en en el centro de la capital balear. Y hasta hoy.

La empresa concesionaria, que vio cómo pasaban las hojas del calendario, trató de localizar a la dueña del vehículo. Sin embargo, sus esfuerzos fueron baldíos y en 2012, cuando presentaron una denuncia contra ella, la deuda ya ascendía a 21.627 euros.

  Los nueve trucos para que tu coche esté seguro en un parking

Bueno, el caso es que la dama no dio señales de vida. Ni respondió a los requerimientos, ni a las comunicaciones legales, ni tampoco hizo acto de presencia en los juzgados. El relato resulta kafkiano porque la sociedad del parking no podía retirar el vehículo de sus instalaciones puesto que no era suyo.

Un año más tarde, en 2013, la mujer fue sentenciada a abonar una 'factura' de  28.000 euros. Pero tampoco hubo respuesta por parte de la misteriosa fémina del Volvo. Y mientras, la mejor plaza del aparcamiento, espaciosa, cómoda y próxima a las barreras de entrada, ocupada por esa tartana. 

Ante la continuada incomparecencia de la conductora, los responsables del parking le solicitaron al juzgado la ejecución de la mora. Pero tampoco consiguieron mucho: la titularidad del vetusto coche. Evidentemente, la tasación de semejante hierro no cubría, ni de Blas, la cuantía pendiente de cobro.

Y así llegamos al final de la historia. Como el coche ya es legalmente suyo, la semana pasada llamaron a una grúa que lo traslado a un desguace. ¿Y de Mercedes M? Pues, nada de nada.

Imagen portada: campovillarangel vía Pixabay.

 

 

 

Lecturas recomendadas