Un Alfa Romeo 2000 GT con motor Ford puesto a punto por Alfaholics y otros coches de Fast X

Coches de Fast X

La nueva entrega de Fast & Furious, Fast X, ya está en cines y llega con una interesante selección de coches. Esto es lo que hemos podido saber de ellos.

La nueva entrega de Fast & Furious, llamada Fast X, cuenta con muchos coches interesantes. Uno de ellos es un llamativo Alfa Romeo 2000 GT, el cual tiene un motor Ford de 2,3 litros y fue afinado por Alfaholics. En definitiva, un coche realmente especial.

Texto original de Vijay Pattni

El Alfa Romeo 2000 GT Veloce era muchas cosas, pero entre sus cualidades no estaba la de ser una unidad móvil de desactivación de bombas. Afortunadamente, los productores y fabricantes de coches detrás de Fast X, la película más explosiva de 2023, han agregado una función más a este espectacular Alfa Romeo.

Lo han hecho con la ayuda del especialista líder mundial en Alfa, Alfaholics, y el motor de un coche compacto. En declaraciones a TopGear.com, el coordinador de especialistas de Fast X, Alex King, confirma que este coche naranja es muy especial.

King ya tuvo algo de experiencia con el Ecoboost de 2,3 litros de Ford en la nueva película de Indiana Jones. “Lo colocamos en lo que parece un Mercedes de la década de 1940, pero hicimos trampa: en realidad es un Mercedes de 1957 cortado por la mitad y extendido aproximadamente 30 cm. Le pusimos un motor turbo de 2,3 litros con una caja de cambios Mazda”, comenta.

“Debido a que funcionó magníficamente, hicimos lo mismo con el Alfa de Han en Fast X: el 2000 GT Veloce. Ese coche es una locura”, añade. Calcula que produce alrededor de 283 CV, lo cual es mucho debido al peso ligero del coche. "Fuimos a Alfaholics para la geometría y la suspensión. ¿Por qué irías a otro lado?", apunta.

De hecho, Alfaholics, una empresa familiar con sede en North Somerset, ha estado fabricando fabulosos Alfa Romeo durante años y también construye el poderoso GTA-R. También tuvieron un 2000 GT estándar, eso sí, “porque si abres el capó, quieres ver un motor Alfa Romeo”, dice.

Otros coches de serie usados -o volados por los aires- en Fast X incluyen un batallón de Dodge Charger para esa escena de desactivación de bombas en Roma, un Lamborghini dorado -por supuesto-, un Porsche 911 de la generación 997 disfrazado para parecerse a un GT3, y una buena cantidad de Hummer H2.

Fast X

Sobre estos últimos, King detalla: “Teníamos algunos motores LS3 embalados y listos para usar si necesitábamos poner algunos en los Hummer H2 para una secuencia en Roma, pero no fue necesario porque hicieron lo suficiente. Cuando podemos, los dejamos de serie porque eso ahorra tiempo y dinero”.

Sin embargo, naturalmente, todos los ‘Hero Cars’ -los más modificados y mejor acabados-, excepto el Alfa de Han, tienen motores V8; un motor de confianza para el socio estadounidense de King, Dennis McCarthy. Ha construido una tonelada de maquinaria para Fast & Furious a lo largo de los años, y con los dos, puedes obtener prácticamente cualquier cosa que los productores necesiten.

“Dennis y yo hemos hecho varias películas juntos y sabemos de lo que es capaz el otro”, dice King. “Él me deja seguir con mis cosas, me envía cosas y yo le envío otras dependiendo de cuáles sean los requisitos”, agrega.

Esta vez, los requisitos eran tener muchos coches desechables porque, a menos que no sea demasiado obvio, Fast X es una película muy explosiva. "Tienes compras, pruebas, alquileres de fondo, contrataciones... ¿quizás entre 200 y 300 coches?" Calcula King sobre cuántos coches ha requerido Fast X. Todo obtenido a través del extenso libro de contactos de King y McCarthy.

Dodge Charger de 1970, el coche predilecto de Dominic Toretto en la saga Fast & Furious
Dodge Charger de 1970, el coche predilecto de Dominic Toretto en la saga Fast & Furious

“Muchos de mi equipo estuvieron en competición, algunos en Fórmula 1, y conocerán a alguien”, comenta. “Todos están en ese mundo, donde dirán 'espera, déjame llamar a fulano de tal'. Comprar cosas es muy divertido y las traemos de todas partes. Y no es solo un coche, compramos seis, siete u ocho, y todos son diferentes”, detalla.

Lamentando la fascinación de la industria automovilística con los distintos niveles de equipamiento y los restyling, King dice: “Uno será una serie ligeramente diferente, el otro tendrá llantas diferentes, parachoques, faros y demás. Piensas, ¿por qué no pueden simplemente dejar los coches en paz?"

Por supuesto, la película no ha dejado en paz a los coches. “Creo que debemos haber destruido al menos 50 o 60 coches. Sin embargo, podría estar muy equivocado con esa cifra, ¡podría ser una estimación conservadora!”, declara.

Afortunadamente, al coche de Han le fue mejor. “El 2000 GT no se destruyó, lo cual fue bueno”, añade. De hecho, la construcción es tan buena que King está buscando hacerse uno para él. “Compré mi propio motor -Ecoboost de 2,3 litros- y tengo una de las carrocerías Alfa. Voy a construir el mío. Ya te avisaré si lo hago”, advierte.

Estaremos atentos. Mientras, si deseas ver un Alfa Romeo 2000 GT Veloce en servicio como unidad móvil de desactivación de bombas en Roma, Fast X ya está en los cines, así que ya estás tardando en comprarte las palomitas.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: MotorFast and Furious