Pasar al contenido principal

El autoinforme de Tesla: baterías que duran más que los coches y un ratio de colisión 4,5 veces menor

Así afecta la temperatura a la autonomía real Tesla Model 3 calor
¿Se hacen trampas al solitario o es real?

Tesla espera subir su venta de coches eléctricos de 500.000 unidades en 2020 a 20 millones en 2030, y en su carrera por lograrlo asegura que tratará de ahorrar toneladas de emisiones de CO2.

Para demostrar su compromiso, Tesla ha publicado un informe del impacto medioambiental de la compañía en 2020, donde deja datos novedosos como su método de reciclaje de las baterías eléctricas de sus coches, la duración de las mismas, o un ratio de colisión muy por debajo de otros vehículos.

Unas baterías que duren más que el propio coche y con segunda vida

Tesla afirma sin paliativos que "los vehículos eléctricos generan menores emisiones de gases invernadero que los vehículos de combustión", pero matiza que para valorar este parámetro no solo basta con mirar a las emisiones producidas por el uso del vehículo.

Para Tesla, también es importante analizar a la vida útil de los materiales que se usan en el vehículo o cómo se han extraído — entre otros factores que incluyen, por ejemplo, la presunción de que un vehículo eléctrico necesitará cambiar su batería en algún momento —.

La primera planta de baterías para vehículos eléctricos en España: un hito que desata la guerra entre comunidades

La compañía de Elon Musk afirma, sin embargo, que ese no es el caso de sus baterías.

Las de sus vehículos "están diseñadas para durar más que el propio vehículo". Tesla defiende que sus baterías mantienen hasta un 90% de capacidad de retención hasta el momento en que un vehículo es carne de chatarrería, que fija entre los 241.000 y los 320.000 kilómetros.

Si se da esta afirmación por válida, querrá decir que los usuarios de los modelos lanzados por la empresa estadounidense no tendrán, por tanto, que preocuparse de cambiar la batería de sus coches.

Tesla propugna que la longevidad de la batería es la opción más sostenible en cuanto a la vida de sus baterías, pero concede las baterías tendrán que buscar otra vida en algún momento. Por ello, la ha revelado un nuevo método para que las baterías no se conviertan en un problema por su toxicidad, como ha contado El Confidencial.

De acuerdo al informe medioambiental, la empresa reciclará el 100% de las baterías que reciba, y podrá reutilizar hasta el 92% de los materiales utilizados en la misma.

De esta manera, Tesla no solo reducirá su posible impacto por el desecho de baterías eléctricas, sino que disminuirá su dependencia de nuevos materiales como el cobalto, cuyo uso se intenta limitar por costoso y polémico.

Un ratio de 0,2 accidentes cada millón y medio de kilómetros conducidos con el piloto automático

Apuntando a la seguridad como otro aspecto fundamental en su modelo de negocio, Tesla ha compartido datos sobre el número de accidentes en los que han estado envueltos sus vehículos.

Según los datos recogidos por la compañía, un vehículo de Tesla con el piloto automático activado registró 0,2 accidentes cada 1,6 millones de kilómetros recorridos — cifra que compara con los 2 accidentes de media en Estados Unidos para la misma distancia, de cualquier otro tipo de vehículo —.

Con el piloto automático desactivado, los datos de Tesla indican que el ratio de accidentes suben ligeramente por encima del 0,5 cada 1,6 millones de kilómetros conducidos.

El sistema de Autopilot de Tesla, no obstante, ha vuelto a estar bajo el foco este 2021 después de que la Agencia Nacional de Seguridad en el Tráfico estadounidense anunciara en marzo la investigación de hasta 23 accidentes de vehículos Tesla.

Una historia publicada originalmente en BUSINESSINSIDER.es

Y además

Buscador de coches