Pasar al contenido principal

De la basura a tu coche

Esto es reciclar y lo demás son tonterías...

Imagen de perfil de Noelia López
Seat que funciona con basura

Sabemos de proyectos avanzados para conseguir convertir el zumo de naranja en combustible o del trabajo de Audi por hacer del agua carburante. Pero no por eso el titular deja de sorprendernos: de la basura a tu coche. Y nos quedamos tan tranquilos...

 

En realidad, la ocurrencia no es nuestra, sino de Seat. La marca española trabaja en un proyecto que transforma los residuos orgánicos en biocombustible y, de esta forma, prometen reducir las emisiones de CO2 hasta un 80%.

El proyecto de Seat para transformar basura en biocombustible se llama Life Methamorphosis. Se basa en cinco pasos:

  1. Reciclar la basura. Cada habitante de Barcelona genera unos 1,5 kilos de residuos al día. En total son 2,5 millones diarios de kilos de basura de la que tan solo se recicla el 40%.
    “Con toda la basura orgánica que se genera podemos producir biometano suficiente para mover 10.000 coches unos 15.000 kilómetros cada año”, señala Andrew Shepherd, ingeniero de Seat responsable del proyecto Methamorphosis.
    Seat está llevando a cabo su investigación en el Ecoparc 2 de Barcelona. Allí se selecciona la basura que proviene de los contenedores marrones de residuos orgánicos y lo aprovechable de los contenedores grises. Ésta será la materia prima que se convertirá en biocombustible.
     

    2. Transformar la basura en biocombustible. Una vez seleccionados los residuos orgánicos, comienza el proceso de transformación. En el mismo Ecoparc, se introducen en unos digestores anaeróbicos de 26 metros de altura, (como un bloque de pisos de ocho plantas). Dentro del digestor no hay oxígeno, por lo que empieza un proceso de descomposición que genera unos gases. Después de unos 30 días, se consigue biogás con un 65% de metano. Los restos del material orgánico no convertido en biogás se utilizan como fertilizante.

    3. Refinar y comprimir. En este momento hay una mezcla de metano y dióxido de carbono, pero necesita refinarse para lograr un biometano de calidad óptimo para los automóviles. Tras esta fase de refinado, el gas pasa a comprimirse y almacenarse.

    4. Momento de repostar.  El biometano ya está listo para el uso directo en cualquier vehículo que funcione a gas (aquí tienes todos los coches de gas que se venden en España).
     


    El repostaje del depósito en la gasinera del proyecto no dura más de tres minutos. 

    5. En marcha. Seat está probando la viabilidad de la basura convertida en carburante con tres Seat León y un Seat Arona. Para comprobar el efecto del bioetanol en sus motores rodarán un mínimo de 30.000 kilómetros cada uno.
    “Con este gas renovable abordamos temas muy importantes hoy en día: contribuir a la economía circular, reducir residuos y reducir gases de efecto invernadero, ya que su producción y uso genera un 80% menos de emisiones de CO2 que la gasolina”, concluye Shepherd. 

Y además