Carriles cruzados: ¿Qué son y cómo debemos circular por ellos?

carriles cruzados

Gustavo López Sirvent

La cortesía es la clave para circular por este tipo de vías

Muchas veces, por despiste, por prisas o por el mismo sentido de la circulación no nos damos cuenta de nuestras maniobras en las distintas vías por las que circulamos. Es por ello que hoy te vamos a explicar uno de los múltiples accesos o incorporaciones a autovías o autopistas: los carriles cruzados. ¿Sabes qué son y cómo hay que circular por ellos? Sigue leyendo...

Quizá no tengas referencias teóricas de lo que son este tipo de carriles, pero en la práctica puede ser que los utilices a menudo. Por este motivo, la Dirección General de Tráfico avisa estos días de esta calzada, que en realidad es un tipo de carril que unifica uno de aceleración y otro de deceleración, especialmente en autopistas y autovías. Y ahí radica el peligro.

La DGT facilitó datos de 2020 en los que hubo hasta 57 accidentes con 87 víctimas en este tipo de carriles en vías interurbanas. Este tipo de rieles suelen instalarse en tramos donde, por falta de espacio, es imposible cimentar entradas y salidas independientes. Además, la normativa técnica que tiene debe especificar una longitud efectiva máxima de 1.500 metros.

El peligro se produce porque en un tramo corto confluyen vehículos procedentes de dos flujos distintos de tráfico del mismo sentido: uno realiza una maniobra de entrada a una vía, y otro de salida. Además, otro punto complicado es que, en muchas ocasiones, tienen distintas velocidades marcado por la vía por la que circulas. 

El órgano rector del tráfico en España ya advierte: “las colisiones laterales y los alcances son los siniestros más frecuentes en este tipo de carriles”.

¿Cómo debes circular por los carriles cruzados?

Una vez ya sabes de qué hablamos, vamos a responder la pregunta. La DGT recomienda que, si vas a incorporarte a la vía principal, conduzcas igual que en cualquier otro carril de aceleración convencional, “progresivamente y respetando la señalización y prioridad de los que ya circulan por ella”, reza la normativa de Tráfico. 

El conductor que pretende continuar su camino sin abandonar el carril de trenzado va a tener prioridad sobre aquellos vehículos que salen de la autovía o autopista, “aunque deberá facilitarles la salida en la medida de lo posible”.

La Dirección General de Tráfico te aconseja poner los cinco sentidos sobre este tipo de carreteras, que vayas adecuando la velocidad al tráfico que te encuentres, que respetes la señalización y puedas mantener una distancia de seguridad y separación suficiente para los vehículos que se incorporan o salen. 

Y un último consejo que nos da la DGT, y que parece obvio pero que en la práctica no lo es, sugiere: "la cortesía, facilitando siempre que sea posible las maniobras que pretendan hacer los otros conductores. De esta manera contribuiremos a dar seguridad y fluidez a la circulación y resolveremos antes las situaciones conflictivas”.

Etiquetas: Motor