Pasar al contenido principal

Chivatazo de larga distancia: se examina en Madrid y le 'soplan' las respuestas desde Marruecos

Autoescuelas, examen de conducir, comprar coche… Así han cambiado por el coronavirus

Se examinaban de la parte teórica para obtener el permiso de conducir, pero su actitud resultó sospechosa para los agentes de la Guardia Civil que vigilaban que nadie hiciera trampas. Descubrieron que estaban recibiendo ayuda del exterior, pero no precisamente cerca, les chivaban las respuestas ¡desde Marruecos!

Según informa la Guardia Civil de Guadalajara, los agentes que se ocupaban de vigilar el transcurso de un examen teórico de conducir sorprendieron a dos alumnos que estaban recibiendo ayuda mientras hacían la prueba. Los aspirantes se comunicaban con el exterior mediante sofisticados equipos técnicos audiovisuales.

Se examinaban en Guadalajara y les chivaban las respuestas desde Marruecos

Según ha informado la Guardia Civil, los agentes que vigilaban las pruebas en la Jefatura Provincial de Tráfico de Guadalajara vieron algo extraño en el comportamiento de dos individuos, de 46 y 29 años.

Esperaron a que finalizara la prueba con el fin de no interferir ni alterar el proceso de exámenes del resto de aspirantes. Pero, una vez concluido el examen, al identificarlos, detectaron que habían utilizado medios técnicos para envío de imágenes y recepción de audio. También comprobaron que no tenían relación entre ellos y que presentaban grandes dificultades para entender y hablar castellano.

Uno de los aspirantes explicó a los agentes que llevaba una mini-cámara con un pequeño agujero en el jersey, para tomar y enviar imágenes de las preguntas a través de un módem a una persona que estaba en Marruecos. Después, recibía las respuestas a través de un auricular.

El otro hombre utilizaba un teléfono móvil declaró sujeto en el pecho para obtener las imágenes a través de un pequeño agujero que tenía en la ropa; también utilizaba un pinganillo para recibir las contestaciones. En este caso, su interlocutor estaba en Madrid; a cambio de las respuestas había pagado 2.000 euros.

Y además

Buscador de coches