Pasar al contenido principal

El coche feo de la semana: Kia Opirus

Kia, tú ahora molas.

Imagen de perfil de Alex Aguilar

¿Has tomado la decisión de empezar este lunes con toda la energía positiva posible? Pues tengo una mala noticia: toca echar un ojo a nuestra sección con el coche feo de la semana... que en esta ocasión está protagonizada por el Kia Opirus. Deja de mirarme así, ahora tu día sólo puede ir a mejor. Necesariamente. 

Los 5 mejores prototipos de Kia: ¿low cost? ¡Ja!

Aunque pueda parecerte imposible, en el pasado Kia no tuvo berlinas tan atractivas como el Optima actual... o el espectacular Stinger. A lo largo de la pasada década -qué viejo me he sentido escribiendo esto- lanzó al mercado modelos cuya estética no terminaba de encajar con los gustos y necesidades del Viejo Continente. Ni de ninguno, a decir verdad. ¿Conocías de algo el Opirus? Deja que te cuente un poco sobre él. Para que puedas odiarlo con un criterio mucho más elaborado. 

 

VÍDEO: ¡el Kia Stinger GT se atreve con Nürburgring!

 

El Kia Opirus nació en el año 2003, fue la primera berlina de representación de la firma en salir de su país de origen y sustituyó al vetusto Enterprise que, a mis ojos, tenía una imagen mucho más acertada. En el mercado español desembarcó como un modelo de gama relativamente alta a un precio que rondaba peligrosamente los 30.000 euros... con argumentos para ser un superventas de lo más dudosos: sólo se comercializó con un bloque V6 de gasolina y 3,5 litros capaz de entregar 203 CV y 298 Nm de par máximo con un consumo mixto de 11,4 litros cada 100 kilómetros. ¿Quieres conocer sus prestaciones? Su velocidad punta era de 220 km/h y para completar el 0-100 necesitaba unos eternos 9,2 segundos. En serio. Al menos sus generosas dimensiones le daban una buena capacidad de maletero con casi 500 litros. Ejem. 

Prueba del Kia Stinger: el matagigantes que llega de Corea

Pero no creas que quienes mandaban en aquellos años en la marca coreana eran ajenos a la realidad de nuestro mercado: para su renovación en el año 2006 se introdujeron ciertos cambios que hicieron más digerible su parte trasera... a cambio de estropear todavía más su frontal. Por dentro estrenó una nueva consola central y actualizó sus mandos a los gustos europeos con mayor acierto, aunque la motorización seguía siendo un punto débil que le hacía mucho daño a la hora de conseguir cautivar al cliente medio de por aquí: a partir de ese momento calzaría un bloque V6 de 3,8 litros de cilindrada que, en esta ocasión, erogaba 266 CV y 353 Nm de par máximo, suficientes como para alcanzar los 100 km/h en 7,2 segundos -bien- con una punta de 230. ¿Su consumo medio? 10,9 litros cada 100 kilómetros. Prácticamente al mismo nivel que uno de los coches híbridos actuales, vaya. 

 

 

Como es lógico, su vida terminó a finales de la década en España y la marca decidió dar un acertadísimo golpe de timón a sus diseños y planteamiento de producto... que la han permitido convertirse en una de las que mejor oferta tiene dentro del abundante mercado de coches nuevos. ¿Te ha gustado el Kia Opirus? Enhorabuena: eres realmente especial. Para mal, se entiende. 

Lecturas recomendadas