Pasar al contenido principal

El 60% de los coches nuevos podrían ser más caros gracias al WLTP

Pero, ¿cómo puede ser esto posible?

Dinero

El precio de los coches puede subir gracias al WLTP. ¿Cómo, cómo, cómo? ¿Todavía no te aclaras con la nueva normativa de homologación WLTP? No eres el único: en el anterior link te explicamos con detalle en qué consiste esta nueva normativa que está volviendo un poco loco a todo el mundo, tanto a las marcas como a los compradores de coches nuevos, que no tienen muy claro cómo les puede beneficiar y, especialmente, cómo les puede afectar de manera negativa. 

Las ventajas son muchas, aunque la principal para el usuario es conocer de una manera más real las cifras de consumos y emisiones reales de su futuro vehículo. ¿Lo malo? Está claro: a día de hoy la fiscalidad está sujeta a los niveles de emisiones contaminantes, por lo que con la normativa actual, si los datos se ajustan a la realidad, se espera un incremento medio de las emisiones en torno al 5%, en el mejor de los casos. ¿Cómo se come eso en la vida real? Pues con una subida del precio de los coches.

 

 

Además, este encarecimiento no solamente puede venir de la mano de los impuestos, sino que las marcas están teniendo que invertir mucho dinero a la hora de adaptar sus vehículos a las nuevas exigencias. Estos costes están siendo asumidos de manera completa por las marcas, pero no está claro cómo puede repercutir al precio final de los coches. Según nuestros compañeros de El Mundo, el incremento de precios será, de media, de entre 750 y 2.500 euros por coche, aunque este dato puede variar mucho dependiendo del tipo de motor.

Lo que parece claro es que la nueva normativa WLPT terminará con una subida de precios en los coches, aunque no parece que vaya a ser dramática: también es posible que las marcas y los concesionarios asuman este sobrecoste a base de promociones para evitar que las cifras de ventas se resientan. ¿Preocupado? ¿Ya estás llamando a un taxi para ir corriendo a tu concesionario más cercano? Tranquilo: el Gobierno ha anunciado una moratoria de dos años a la entrada en vigor de la normativa WLTP en España, lo que supone un alivio para muchos fabricantes que se estaban pillando los dedos en cuanto a los plazos y podría suponer una implantación de los sobrecostes de una manera mucho más progresiva: la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones ya se ha pronunciado de manera positiva sobre esta moratoria.

 

 

Sin duda, el nuevo ciclo de homologación WLTP sigue protagonizando titulares y probablemente, este no será el último. El Gobierno de España, en manos socialistas, ya ha afirmado que la fiscalidad sobre el automóvil deberá adaptarse a los nuevos tiempos y necesidades, por lo que es probablemente que en un futuro cercado algunos impuestos relacionados con el automóvil puedan variar notablemente. ¿Más impuestos a los coches contaminantes? Parece claro que el nuevo ejecutivo quiere dar pasos cada vez más rápidos hacia la nueva transición energética -la subida de impuestos al diésel es un buen ejemplo- y no sería, en absoluto, una sorpresa. ¡Hay que incentivar la compra de los coches eléctricos y este podría ser un primer paso para caminar en esa dirección!

Fuente: El Mundo

Lecturas recomendadas